POR QUÉ LA AU­TO­RI­DAD PA­LES­TI­NA DE­BE SER CU­BIER­TA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DIA­NA BUTTU re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

La reunión del pre­si­den­te Trump es­ta se­ma­na con el pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na, fue pre­sen­ta­da co­mo un es­fuer­zo por par­te del au­tor de “El Ar­te del Ne­go­cio” pa­ra re­ini­ciar el pro­ce­so de paz pa­tro­ci­na­do por Es­ta­dos Uni­dos, pau­sa­do ha­ce mu­cho tiem­po. Pe­ro a me­di­da que se apro­xi- ma el cin­cuen­te­na­rio de la ocu­pa­ción is­rae­lí, el pro­ce­so es­tá mu­cho peor que pau­sa­do. De ca­ra a un go­bierno de­re­chis­ta in­tran­si­gen­te en Is­rael, que no cree que Pa­les­ti­nos de­ben te­ner ple­nos de­re­chos, las ne­go­cia­cio­nes son fu­ti­les.

Da­do el ab­yec­to fra­ca­so de las con­ver­sa­cio­nes ba­sa­das en un mar­co fa­lli­do que fa­vo­re­ce fuer­te­men­te a Is­rael, los pa­les­ti­nos es­tán de­ba­tien­do la ne­ce­si­dad de nue­vo li­de­raz­go y una nue­va es­tra­te­gia.

Mu­chos se pre­gun­tan si la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na jue­ga cual­quier pa­pel po­si­ti­vo o sim­ple­men­te es una he­rra­mien­ta de con­trol pa­ra Is­rael y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. La ines­ca­pa­ble ló­gi­ca es que es ho­ra pa­ra que la au­to­ri­dad se re­ti­re.

Es­ta­ble­ci­da en 1994 ba­jo los Acuer­dos de Os­lo, se pre­ten­día que la au­to­ri­dad fue­ra un or­ga­nis­mo tem­po­ral que se con­ver­ti­ría en un go­bierno ple­na­men­te ope­ra­ti­vo una vez que se otor­ga­ra la con­di­ción de Es­ta­do, lo que se pro­me­tió pa­ra 1999. Su ju­ris­dic­ción ha si­do siem­pre li­mi­ta­da. Es­tá a car­go de un me­ro 18 por cien­to de la Ri­be­ra Oc­ci­den­tal. En com­pa­ra­ción con el con­trol ge­ne­ral de Is­rael de Cis­jor­da­nia ocu­pa­da y la Fran­ja de Ga­za, los po­de­res de la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na son mez­qui­nos.

Pa­ra mu­chos pa­les­ti­nos, sin em­bar­go, el es­ta­ble­ci­mien­to de su pro­pio go­bierno fue un sueño rea­li­za­do. Fi­nal­men­te, aque­llos que ha­bían vi­vi­do ba­jo ocu­pa­ción desde 1967 es­ta­rían li­bres del go­bierno re­pre­si­vo mi­li­tar de Is­rael pa­ra go­ber­nar­se a sí mis­mos. Pe­ro a me­di­da que las ne­go­cia­cio­nes ba­jo Os­lo se ex­ten­die­ron, los obs­tácu­los im­pues­tos por el man­da­to is­rae­lí se hi­zo so­lo más atrin­che­ra­do.

Pa­sé va­rios años in­vo­lu­cra­da en el la­do pa­les­tino de los diá­lo­gos y pue­do dar fe de su fu­ti­li­dad. Los de­le­ga­dos pa­les­ti­nos, quie­nes ne­ce­si­ta­ban per­mi­sos pa­ra en­trar a Is­rael a par­ti­ci­par, ru­ti­na­ria­men­te eran de­te­ni­dos en pues­tos de con­trol is­rae­líes. Cuan­do ha­bla­mos de ley in­ter­na­cio­nal y la ile­ga­li­dad de los asen­ta­mien­tos, los ne­go­cia­do­res is­rae­líes se rie­ron de no­so­tros.

El po­der lo es to­do, de­cían, y us­te­des no tie­nen na­da.

Mien­tras pa­só el tiem­po, se hi­zo cla­ro que el pre­su­pues­to de la au­to­ri­dad y sus prio­ri­da­des en gran par­te es­ta­ban di­ri­gi­dos ha­cia vi­gi­lar a la po­bla­ción pa­les­ti­na. El abru­ma­dor en­fo­que en se­gu­ri­dad, nos di­je­ron, era ne­ce­sa­rio pa­ra la du­ra­ción de los diá­lo­gos de paz. Hoy, una ter­ce­ra par­te del pre­su­pues­to de apro­xi­ma­da­men­te US$ 4 mil mi­llo­nes de la au­to­ri­dad va a la po­li­cía, más que pa­ra salud y edu­ca­ción com­bi­na­dos.

Efec­ti­va­men­te, la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na se con­vir­tió en sub­con­tra­tis­ta pa­ra las fuer­zas mi­li­ta­res ocu­pan­tes de Is­rael.

La in­ter­na­cio­nal­men­te elo­gia­da “coope­ra­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad” en­tre Is­rael y la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na so­lo ha re­sul­ta­do en la de­ten­ción y en­car­ce­la­mien­to de pa­les­ti­nos, in­clu­yen­do a ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos pa­cí­fi­cos. Mien­tras tan­to, los co­lo­nos ar­ma­dos is­rae­líes, so­bre los cua­les la au­to­ri­dad no tie­ne ju­ris­dic­ción, pue­den ate­rro­ri­zar a los pa­les­ti­nos prác­ti­ca­men­te con im­pu­ni­dad.

La ra­zón de ser de la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na hoy no es li­be­rar a Pa­les­ti­na, sino man­te­ner a los pa­les­ti­nos en si­len­cio y aplas­tar el di­sen­ti­mien­to mien­tras Is­rael ro­ba tie­rras, de­rri­ba ca­sas pa­les­ti­nas y ex­pan­de asen­ta­mien­tos. En lu­gar de un Es­ta­do so­be­rano, la au­to­ri­dad se ha con­ver­ti­do en un es­ta­do pro­to-po­li­cial, una cua­si-dic­ta­du­ra, res­pal­da­da y fi­nan­cia­da por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Su lí­der, Ab­bas, quien ahora tie­ne 82 años, ha go­ber­na­do por más de 12 años, la ma­yo­ría de ese tiem­po ba­jo de­cre­to pre­si­den­cial, sin man­da­to elec­to­ral. Ba­jo su pre­si­den­cia, el Par­la­men­to Pa­les­tino se ha vuel­to mo­ri­bun­do y dos ter­ce­ras par­tes de pa­les­ti­nos quie­ren que re­nun­cie

La ra­zón de ser de la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na hoy no es li­be­rar a Pa­les­ti­na, sino man­te­ner a los pa­les­ti­nos en si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.