¿Y POR QUÉ COLAPSAN LAS OBRAS Y EDI­FI­CIOS?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOHEL MO­RENO SÁN­CHEZ joh­mo­reno@une.net.co

Los cons­truc­to­res que desafían los có­di­gos y bur­lan las le­yes que los hom­bres han acor­da­do pa­ra la sa­na con­vi­ven­cia, ol­vi­dan que no po­drán bur­lar las le­yes de la gra­ve­dad y la na­tu­ra­le­za que, inexo­ra­ble­men­te, pa­sa­rán las fac­tu­ras de co­bro a quie­nes cons­tru­yan obras, edi­fi­cios, etc., con ma­te­ria­les de ma­la ca­li­dad o le mer­men ace­ro y con­cre­to a los ele­men­tos que le dan so­li­dez a las es­truc­tu­ras.

Pa­re­cie­ra que no fue su­fi­cien­te la nue­va ley de vi­vien­da, la 1796/16, la “Ley an­tiS­pa­ce” que bus­ca­ba ge­ne­rar me­di­das efi­ca­ces pa­ra pro­te­ger al com­pra­dor, dar se­gu­ri­dad a las edi­fi­ca­cio­nes y for­ta­le­cer la fun­ción pú­bli­ca de las cu­ra­du­rías, por­que tam­bién a los cons­truc­to­res de un edi­fi­cio en Car­ta­ge­na, ape­nas en obra, co­lap­só, “les res­ba­ló la Ley” y murieron 21 tra­ba­ja­do­res. ¿Qué tal que hu­bie­se es­ta­do ha­bi­ta­do?

Tam­po­co han ser­vi­do los de­cre­tos que es­ta­ble­cen los re­qui­si­tos téc­ni­cos pa­ra re­gu­lar cons­truc­cio­nes, mi­ni­mi­zar ries­gos por un sis­mo, evi­tar pér­di­da de vi­das hu­ma­nas o ase­gu­rar la res­ti­tu­ción del va­lor de los bie­nes a los due­ños cuan­do, cual cas­ti­llo de nai­pes, caen por su pro­pio pe­so.

Cuan­do un cons­truc­tor di­se­ña una es­truc­tu­ra que no cum­ple di­men­sio­nes ni las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas que or­de­nan los có­di­gos, y lo que es peor, si los ma­te­ria­les no tie­nen las ca­li­da­des, ni exis­te una su­per­vi­sión du­ran­te el pro­ce­so cons­truc­ti­vo, el re­sul­ta­do fi­nal se­rá una tram­pa mor­tal, una tra­ge­dia anun­cia­da pa­ra la so­cie­dad. Y en­ton­ces ya se­rá tar­de pa­ra ha­blar de re­for­za­mien­tos (que no de re­po­ten­cia­ción) si la es­truc­tu­ra no tu­vo la po­ten­cia re­que­ri­da o no es com­pe­ten­te pa­ra aten­der las car­gas de di­se­ño que or­de­nan los có­di­gos.

Con so­bra­da ra­zón en la an­ti­güe­dad se vi­gi­la­ba con su­mo cui­da­do al cons­truc­tor y, a fin de ase­gu­rar el bie­nes­tar de la hu­ma­ni­dad, el Rey ba­bi­ló­ni­co Ham­mu­ra­bi com­pi­ló en un ex­ten­so có­di­go ha­ce más de 3.800 años, las pri­me­ras le­yes ta­lla­das en pie­dra pa­ra que, quie­nes ejer­cie­ran ese ofi­cio nun­ca las ol­vi­da­ran y que hoy son las pre­cur­so­ras de las vi­gen­tes:

“Si un cons­truc­tor cons­truía una ca­sa pa­ra un hom­bre y su cons­truc­ción no cum­plía con los re­qui­si­tos y se ca­yó una pa­red, ese cons­truc­tor de­be­ría re­for­zar la pa­red a sus ex­pen­sas…”.

“Si des­tru­ye per­te­nen­cias, de­be­rá res­ti­tuir lo que se ha­ya per­di­do y de­be­rá re­cons­truir a su cos­ta la ca­sa que se de­rrum­bó”, etc.

La ingeniería mo­der­na ha acu­mu­la­do sa­bi­du­ría, co­no­ci­mien­to, ex­pe­rien­cia y tec­no­lo­gía su­fi­cien­tes pa­ra no im­pro­vi­sar. Si la es­truc­tu­ra acu­sa de­fi­cien­cias o fe­nó­me­nos patológicos es por­que “es­tá ma­la” y es una ame­na­za.

No es éti­co ha­cer­le tram­pa al ejer­ci­cio de la bue­na ingeniería; la so­cie­dad no tie­ne por qué sa­ber de ca­li­dad de ma­te­ria­les ni mu­cho me­nos du­dar de la es­ta­bi­li­dad de un edi­fi­cio cu­yo di­se­ño y cons­truc­ción fue rea­li­za­do por em­pre­sas cons­truc­to­ras se­rias

La so­cie­dad no tie­ne por qué sa­ber de ca­li­dad de ma­te­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.