CON DE­POR­TE SE SANAN LAS HE­RI­DAS DE LA VIOLENCIA

Víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do en­cuen­tran una sa­li­da en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Allí des­apa­re­cen las li­mi­ta­cio­nes.

El Colombiano - - PORTADA - Por DA­NIEL CAR­DO­NA HE­NAO

Des­de cuan­do Ós­car Al

bei­ro Fi­gue­roa, su ma­dre Her­me­lin­da y sus her­ma­nos, de­ci­die­ron sa­lir de su na­tal Za­ra­go­za, en el Ba­jo Cau­ca an­tio­que­ño, hu­yen­do de la violencia que por esa épo­ca -cuan­do él te­nía nue­ve años de edad- azo­ta­ba la re­gión, te­nían la cer­te­za de que en Car­ta­go, a don­de fue­ron, en­con­tra­rían una vi­da me­jor.

El ga­na­dor de la medalla de oro de la di­vi­sión de los 62 ki­lo­gra­mos del tor­neo de hal­te­ro­fi­lia (le­van­ta­mien­to de pe­sas) de los pa­sa­dos Jue­gos Olím­pi­cos de Río-2016, ha­lló, efec­ti­va­men­te, en esas tie­rras del Va­lle del Cau­ca no so­lo la tran­qui­li­dad que tan­to an­he­la­ba sino un me­dio de sub­sis­ten­cia en el de­por­te.

Ca­so si­mi­lar pro­ta­go­ni­zó el ci­clis­ta Ri­go­ber­to Urán, na­ci­do en Urrao, An­tio­quia, quien sien­do ni­ño per­dió a su pa­dre en un he­cho de violencia pa­ra­mi­li­tar. Y, pos­te­rior­men­te, ofi­ció de ci­clis­ta pa­sa­je­ro ven­dien­do chan­ce.

Am­bos eli­gie­ron el ca­mino de la dis­ci­pli­na pa­ra de­jar atrás ese le­ga­do de san­gre y terror que mar­có sus in­fan­cias y, a tra­vés del de­por­te, re­con­ci­liar­se con la vi­da.

Co­mo ellos hay otros que, a pe­sar de múl­ti­ples obs­tácu­los, en­con­tra­ron una mo­ti­va­ción pa­ra sa­lir ade­lan­te con la ayu­da de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

“Cuan­do lle­gan por pri­me­ra vez a los gru­pos de tra­ba­jo po­nen una ba­rre­ra y se les ve lejos de to­do el mun­do. Lue­go, se vuel­ven sen­si­bles y ven la vi­da di­fe­ren­te. El de­por­te les da sa­lud, bie­nes­tar y au­to­es­ti­ma”, di­ce Ja­vier Ló­pez, en­tre­na­dor del pro­yec­to Sport Po­wer 2 de la Fun­da­ción Ar­cán­ge­les (que des­de 2006 ayu­da a las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad a vin­cu­lar­se al mun­do la­bo­ral), pa­tro­ci­na­do por la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos.

Es­ta his­to­ria in­clu­ye tes­ti­mo­nios de có­mo la vi­da les cam­bió a tres per­so­na­jes a par­tir de la prác­ti­ca de atle­tis­mo, voleibol sen­ta­do y goalball.

Una par­ti­cu­la­ri­dad en ellos, y que no tie­nen Fi­gue­roa y Urán, es que to­dos su­frie­ron una afectación fí­si­ca se­ve­ra.

Son ellos Je­sús Ma­ría Gar­cía, des­pla­za­do de Ituan­go que su­frió la pér­di­da de su vi­sión; Jo­sé

Ale­jan­dro Pa­rra, quien pres­ta­ba su ser­vi­cio mi­li­tar co­mo es­col­ta de un co­ro­nel y per­dió sus pier­nas; y Edis Gui­ller­mo Ál­va

rez, un sol­da­do que pi­só una mi­na an­ti­per­so­na en un ope­ra­ti­vo en el Nu­do de Pa­ra­mi­llo.

To­dos víc­ti­mas de un fla­ge­lo si­mi­lar: el de las mi­nas que so­lo en An­tio­quia ha de­ja­do 11.470 afec­ta­dos des­de 1990 (el 22% de los ca­sos que se re­gis­tran en el país), se­gún Pierry

Du­ván Ra­mí­rez, re­pre­sen­tan­te de Uni­ted for Co­lom­bia, en­ti­dad que reha­bi­li­ta ci­vi­les y miem­bros de la Fuer­za Pú­bli­ca. Ellos ha­lla­ron en el de­por­te una es­ca­pa­to­ria a esos fan­tas­mas

FOTO DO­NAL­DO ZU­LUA­GA

An­tio­quia, des­de 1990, re­gis­tra 11.470 afec­ta­dos por mi­nas an­ti­per­so­nal. Mu­chas de es­tas víc­ti­mas ha­lla­ron en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca una sa­li­da pa­ra ol­vi­dar el con­flic­to y se­guir ade­lan­te con sus vi­das. Co­noz­ca tres his­to­rias de su­pera­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.