EDI­TO­RIAL

A las di­fi­cul­ta­des ju­rí­di­cas se unen las po­lí­ti­cas y la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en el pro­ce­so por par­te de am­plios sec­to­res de opi­nión. Pe­ro el ob­je­ti­vo de desar­me y des­mo­vi­li­za­ción de­be se­guir fir­me.

El Colombiano - - PORTADA -

“A las di­fi­cul­ta­des ju­rí­di­cas se unen las po­lí­ti­cas y la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en el pro­ce­so por par­te de am­plios sec­to­res de opi­nión. Pe­ro el ob­je­ti­vo de desar­me y des­mo­vi­li­za­ción de­be se­guir fir­me”.

En las se­ma­nas re­cien­tes hu­bo de­ci­sio­nes, he­chos y de­cla­ra­cio­nes que ge­ne­ra­ron dudas e in­quie­tu­des so­bre el de­sa­rro­llo de lo que ha da­do en lla­mar­se el “po­sa­cuer­do” de paz con las Farc.

Tal vez el he­cho más re­le­van­te, que dio lu­gar a de­cla­ra­cio­nes pre­ci­pi­ta­das y un tan­to alar­mis­tas, fue la de­ci­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de li­mi­tar, en aras de la vi­gen­cia del prin­ci­pio fun­da­men­tal de la se­pa­ra­ción de po­de­res, el me­ca­nis­mo del fast track. Con es­te pro­ce­di­mien­to se re­cor­tan de­ba­tes y se res­trin­ge el papel del Con­gre­so.

La Cor­te dis­pu­so que el fast track po­día se­guir vi­gen­te pe­ro que no se po­día obli­gar al Le­gis­la­ti­vo a vo­tar en blo­que las ini­cia­ti­vas le­ga­les pa­ra im­ple­men­tar los acuer­dos de paz ni se po­dían su­bor­di­nar sus ac­tua­cio­nes al vis­to bueno del Go­bierno.

Se lle­gó a de­cir que la Cor­te ha­bía “he­ri­do de muer­te” la paz, y que su de­ci­sión jus­ti­fi­ca­ba las alar­mas lan­za­das por al­gu­nos vo­ce­ros de la gue­rri­lla que di­je­ron que el Es­ta­do ha­bía em­pe­za­do a in­cum­plir­les.

Por otro la­do, ha ha­bi­do con­tro­ver­sia so­bre la es­ta­bi­li­dad que ten­drán los acuer­dos, sus ga­ran­tías ju­rí­di­cas y la po­si­bi­li­dad o no de mo­di­fi­car lo con­ve­ni­do en­tre es­te Go­bierno y las Farc. Ante es­to, se apro­bó una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal (Ac­to Le­gis­la­ti­vo 2 de 2017, del 11 de ma­yo) que im­po­ne co­mo de­ber a to­das las au­to­ri­da­des del Es­ta­do “cum­plir de bue­na fe” lo dis­pues­to en los acuer­dos e in­ter­pre­tar la nor­ma­ti­vi­dad vi­gen­te de con­for­mi­dad con los prin­ci­pios allí con­sig­na­dos. Es­te es un ac­to le­gis­la­ti­vo que, cuan­do las ma­yo­rías po­lí­ti­cas cam­bien, pue­de ser igual­men­te mo­di­fi­ca­do, o re­vo­ca­do.

Mien­tras es­to pa­sa­ba, se re­ve­ló la En­cues­ta Ga­llup (pa­ra Se­ma­na, Ca­ra­col Te­le­vi­sión y Blu Ra­dio) en la que por­cen­ta­jes ma­yo­ri­ta­rios de opi­nión ma­ni­fes­ta­ban to­da cla­se de re­ser­vas so­bre lo que se­rá la ges­tión y cum­pli­mien­to de los acuer­dos. El 61,5 % de los en­cues­ta­dos no cree que el Go­bierno va­ya a cum­plir los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos. El 75,7 % pien­sa que las Farc tam­po­co van a cum­plir. El 73,2 % no cree que los acuer­dos va­yan a ge­ne­rar un cli­ma de se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad. El 78,4 no cree que se lo­gre la ver­dad de los crí­me­nes co­me­ti­dos du­ran­te el con­flic­to ni que se va­ya a re­pa­rar a las víc­ti­mas.

A es­ta in­cre­du­li­dad so­cio­ló­gi­ca le van a apun­tar los can­di­da­tos a las elec­cio­nes -le­gis­la­ti­vas y pre­si­den­cia­les- del año en­tran­te, sea pa­ra mo­vi­li­zar la fran­ja in­con­for­me, sea pa­ra apun­ta­lar a los sec­to­res fa­vo­ra­bles a los acuer­dos.

Por aho­ra, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos y “Ti­mo­león Ji­mé­nez” han reite­ra­do que la paz es irre­ver­si­ble y que no hay ries­gos de vol­ver atrás. Se anuncia, tam­bién, que el desar­me de­be­rá es­tar ve­ri­fi­ca­do an­tes del pró­xi­mo 20 de ju­nio, y se pro­rro­ga el pe­río­do de las zo­nas ve­re­da­les tran­si­to­rias de normalización, en cu­yos te­rri­to­rios co­men­za­rán a fun­cio­nar “zo­nas de ca­pa­ci­ta­ción”.

No es muy grave, en prin­ci­pio, ex­ten­der 20 días el pe­río­do de desar­me, sal­vo que esas pró­rro­gas em­pie­cen a vol­ver­se la re­gla. Te­nien­do en cuen­ta que ca­da día con ar­mas es un ries­go. Co­mo el que im­pli­ca, por ejem­plo, su tras­pa­so a otras ban­das o su po­der en ma­nos de gru­pos di­si­den­tes, sa­bien­do que el in­ven­ta­rio so­lo se ha­rá en la fe­cha fi­nal por par­te de la ONU.

Aún queda mu­cho por ha­cer y el Es­ta­do pa­re­ce mos­trar se­ña­les de in­ca­pa­ci­dad en va­rios fren­tes, en­tre otras por­que los com­pro­mi­sos que asu­mió el Go­bierno son in­abar­ca­bles. El gran re­sul­ta­do pa­ra mos­trar, que na­die sen­sa­to pue­de ne­gar, es que en lo que con­cier­ne a las Farc, no ha ha­bi­do más muer­tes ni ata­ques a trai­ción. Se­guir ese ca­mino ha­rá que las di­fi­cul­ta­des sean más ma­ne­ja­bles

ILUS­TRA­CIÓN ELE­NA OS­PI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.