EL VOLEIBOL SEN­TA­DO IM­PUL­SA A EDIS GUI­LLER­MO

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - (Wil­son Díaz Sán­chez)

Edis Gui­ller­mo Ál­va­rez ter­mi­nó su turno de cen­ti­ne­la a las 6:00 de la ma­ña­na y la uni­dad mó­vil del Ejér­ci­to a la que per­te­ne­cía se alis­ta­ba pa­ra aban­do­nar el Nu­do de Pa­ra­mi­llo. “Hay que avan­zar”, les ha­bía di­cho el su­pe­rior, lue­go de cum­plir la mi­sión en­co­men­da­da. Lle­va­ban cua­tro días en el lu­gar, al­go inusual, cuan­do una rá­fa­ga de dis­pa­ros los aler­tó. Él co­rrió rá­pi­da­men­te por su ar­ma­men­to y se pu­so en fun­ción de defensa. “Ha­bía re­co­rri­do va­rios me­tros y cuan­do iba por un caminito, ¡boooom!”, re­la­ta el sol­da­do que a las 10:00 de la ma­ña­na y en me­dio de la ne­bli­na fue eva­cua­do en un he­li­cóp­te­ro que lo lle­vó a Me­de­llín. Tras la ex­plo­sión de una mi­na an­ti­per­so­nal per­dió par­te de su ex­tre­mi­dad iz­quier­da (de­ba­jo de la ro­di­lla). Los mé­di­cos del hos­pi­tal San Vi­cen­te de Paúl, don­de es­tu­vo in­ter­na­do tres me­ses, lo­gra­ron sal­var­le la otra pier­na. Ese 19 de no­viem­bre de 2008 su vi­da cam­bió, aun­que él con­ser­va la ener­gía y el en­tu­sias­mo. Llevaba un año co­mo sol­da­do pro­fe­sio­nal, lue­go de pa­gar el ser­vi­cio re­gu­lar en San Ra­fael, An­tio­quia. Du­ran­te su ci­clo co­mo mi­li­tar ac­ti­vo Edis, un hom­bre for­ni­do que hoy tie­ne 29 años, su­frió por la muer­te de un ca­bo y por las he­ri­das de un “par­ce­ro al que le ha­bía pres­ta­do las bo­tas”. “Due­le mu­cho, por­que el Ejér­ci­to es una her­man­dad, me gus­ta­ba mu­cho. Yo que­ría ser co­man­dan­te, esa era mi mi­sión pe­ro las­ti­mo­sa­men­te se pre­sen­tó el aten­ta­do” di­ce mien­tras evo­ca esos días en el mon­te, li­be­ran­do adre­na­li­na. Sus días vol­vie­ron a la ciu­dad, en un ba­rrio de la Co­mu­na No­ro­rien­tal, don­de vi­ve cer­ca de su familia. Con la pen­sión y la in­dem­ni­za­ción se com­pró una casa, a lo que se su­mó el na­ci­mien­to de su hi­jo Ke­vin, quien ya tie­ne 6 años. A di­fe­ren­cia de otros com­pa­ñe­ros que han su­fri­do las con­se­cuen­cias de la gue­rra, Edis ne­ce­si­tó po­co apo­yo si­co­ló­gi­co. Di­ce que ca­da vez que pue­de se con­vier­te en con­se­je­ro de quie­nes tu­vie­ron la mis­ma suer­te en el Ejér­ci­to. Ha­ce cua­tros me­ses, un com­pa­ñe­ro lo in­vi­tó al co­li­seo Ye­sid San­tos a ju­gar voleibol sen­ta­do y se en­ca­rre­tó. Di­cen que es po­ten­te y téc­ni­co. En su ju­ven­tud prac­ti­có fút­bol, pe­ro nun­ca es­te de­por­te. Sus pro­gre­sos lo pro­yec­tan pa­ra lle­gar a la Se­lec­ción An­tio­quia. “Es­to me dis­trae, me da ca­li­dad de vi­da y me per­mi­te com­par­tir con mu­cha gen­te, ha­cer ami­gos”. En­tre­na tres días a la se­ma­na y se ha con­ver­ti­do en to­do un mo­ti­va­dor pa­ra quie­nes tie­nen una li­mi­ta­ción. Su fra­se de ba­ta­lla es: “Va­mos pa’ lan­te co­mo el ele­fan­te”.

FOTO DO­NAL­DO ZU­LUA­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.