CON EL CRIS­TO DE ES­PAL­DAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AL­BER­TO VE­LÁS­QUEZ MAR­TÍ­NEZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Des­pués del re­gre­so de San­tos de los Es­ta­dos Uni­dos en­con­tró, al pi­sar sue­lo co­lom­biano, la casa en des­or­den y al­bo­ro­ta­da.

Tie­ne aho­ra el Cris­to de es­pal­das. To­do se le com­pli­ca. No fue sino ba­jar la úl­ti­ma es­ca­le­ra del avión pa­ra que se to­pa­ra con el anun­cio de que los grin­gos ya no le da­rán 450 mi­llo­nes de dó­la­res, sino 270. La li­mos­na se de­va­lúa.

Las en­cues­tas de opi­nión le dan una bien­ve­ni­da ácida. Su ima­gen po­si­ti­va es so­lo del 22 % -se­gún Da­tex­co- más ba­ja que la de Sam­per, el mis­mo pre­si­den­te al que qui­so tum­bar por in­go­ber­na­bi­li­dad cuan­do los es­cán­da­los de los nar­co­ca­se­tes. To­dos sus mi­nis­tros son “ra­ja­dos”. Nin­guno su­pera el tres de ca­li­fi­ca­ción. Ade­más, cer­ca de un 82 % es­ti­ma que el país va por mal ca­mino… To­das sus cam­pa­nas to­can a due­lo.

La agen­cia Reuters re­ve­la que Venezuela po­see 5.000 mi­si­les ru­sos tie­rra-aire, cons­ti­tu­yén­do­se no so­lo en el peor ve­cino con tan des­me­su­ra­da fuer­za bé­li­ca y con ga­nas de ca­sar con­flic­tos, sino en el país más ar­ma­do de la re­gión. Eso obli­ga a San­tos a de­jar­se za­ran­dear del bi­po­lar Ma­du­ro.

Los in­for­tu­nios in­ter­nos se le agu­di­zan. En­cuen­tra bue­na par­te del país en pa­ro y huel­gas. Im­por­tan­tes ac­ti­vi­da­des del sec­tor pro­duc­ti­vo y la­bo­ral pro­ta­go­ni­zan esos mo­vi­mien­tos reivin­di­ca­to­rios. El cú­mu­lo de sus com­pro­mi­sos po­pu­lis­tas vio­la­dos, rom­pió la pa­cien­cia de los que ya no so­por­tan más pro­me­se­ris­mo.

Las Fuer­zas Mi­li­ta­res cal­cu­lan que cer­ca de 6.000 hom­bres for­man aho­ra las más pe­li­gro­sas ban­das de­lin­cuen­cia­les y sub­ver­si­vas que cu­bren 160 mu­ni­ci­pios. Y de so­bre­me­sa in­di­ges­ta, el fiscal ge­ne­ral de­nun­cia que hay re­gio­nes del país en don­de la ta­sa de homicidios se ha dis­pa­ra­do. Te­rri­to­rios de­ja­dos por vio­len­tos, son ocu­pa­dos por otros vio­len­tos. En es­te ma­ca­bro juego del bo­te­llón, ¿la paz se va vol­vien­do una en­te­le­quia?

Ti­mo­chen­ko lo es­tru­ja. Le le­van­ta la voz pa­ra em­pla­zar­lo a que “ha­ga ho­nor a su pa­la­bra” pa­ra que el acuer­do con la sub­ver­sión no se hun­da. Pa­re­cie­ra que el je­fe de las Farc adi­vi­na­ra que ya esa pa­la­bra va de­jan­do de ser moneda de bue­na ley…

Lle­ga a la casa pre­si­den­cial y se en­cuen­tra que el Con­gre­so le da vía li­bre a dos ini­cia­ti­vas de su cam­pa­ña pre­si­den­cial, de las cua­les ya es­tá arre­pen­ti­do: ba­jar las con­tri­bu­cio­nes a sa­lud de los pen­sio­na­dos y au­men­tar las ho­ras ex­tras la­bo­ra- les. Si ob­je­ta esas le­yes por in­con­ve­nien­tes, de­mos­tra­rá una vez más su tem­pe­ra­men­to con­tra­dic­to­rio, que ha re­gi­do bue­na par­te de su ges­tión.

Cam­bio Ra­di­cal, otro­ra su gran alia­do en el go­bierno, dis­cre­pa de as­pec­tos tan ca­ros pa­ra el co­ra­zón de San­tos co­mo son la ley de tie­rras, la re­for­ma po­lí­ti­ca, las lis­tas ce­rra­das, los es­ta­tu­tos tri­bu­ta­rios. Con el sol a las es­pal­das, sus an­ti­guos ami­gos co­mien­zan a apar­tar­se de su com­pa­draz­go.

Co­mo epí­lo­go a es­tos días amar­gos, se en­cuen­tra el man­da­ta­rio con una eco­no­mía anémi­ca. De en­ci­ma el Da­ne re­ve­la que la in­ver­sión dis­mi­nu­ye. El ge­ren­te del Emi­sor ha­bla de “lu­na­res” en la eco­no­mía y el mi­nis­tro de Ha­cien­da con­fie­sa que no es­tá a gus­to con su cre­ci­mien­to.

Peor re­ci­bi­mien­to no se le po­día dar al con­tem­po­ri­za­dor man­da­ta­rio

Des­pués del re­gre­so de San­tos de los EE. UU. en­con­tró la casa en des­or­den y al­bo­ro­ta­da. Tie­ne aho­ra el Cris­to de es­pal­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.