MA­NUEL ANTONIO NO­RIE­GA, EL FI­NAL DEL DIC­TA­DOR QUE SU­FRIÓ PA­NA­MÁ

El Colombiano - - OPINIÓN -

Co­la­bo­ró con Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­te­ner los bro­tes gue­rri­lle­ros en Amé­ri­ca La­ti­na. Aus­pi­cia­do por la CIA, ter­mi­nó por con­ver­tir­se en “el hom­bre fuer­te de Pa­na­má”, en­tre 1983 y 1989. Eje­cu­tó a al­gu­nos opo­si­to­res de su ré­gi­men y a otros los sa­có de ca­rre­ra con há­bi­les mo­vi­das po­lí­ti­cas. Cuan­do con­cen­tró el po­der y el ma­ne­jo del ist­mo se alió con los car­te­les de la dro­ga y en par­ti­cu­lar con una fi­gu­ra más si­nies­tra que él: Pa­blo Es­co­bar.

Ayer mu­rió el ex­dic­ta­dor Ma­nuel Antonio No­rie­ga, aque­ja­do por un tu­mor ce­re­bral que lo man­tu­vo en una cri­sis ter­mi­nal du­ran­te las úl- ti­mas seis se­ma­nas. En Pa­na­má, el pre­si­den­te Juan Car­los Va­re­la es­cri­bió en su cuen­ta de twit­ter: “Muer­te de Ma­nuel A. No­rie­ga cie­rra un ca­pí­tu­lo de nues­tra his­to­ria; sus hi­jas y sus fa­mi­lia­res me­re­cen un sepelio en paz”.

No­rie­ga se en­tre­gó el 3 enero de 1990, des­pués de que Es­ta­dos Uni­dos or­de­na­ra la ocu­pa­ción de la ca­pi­tal pa­ra de­rro­car­lo y cap­tu­rar­lo, en una Pa­na­má su­mi­da en una grave cri­sis so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. En 1992 fue sen­ten­cia­do por la jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na a 40 años de pri­sión, por de­li­tos de nar­co­trá­fi­co, al fi­nal re­ba­ja­dos a 20 por co­la­bo­ra­ción y buen com­por­ta­mien­to. En 2010 E.U. lo ex­tra­di­tó a Fran­cia y de allí vol­vió a Pa­na­má a pa­gar por ase­si­na­tos que or­de­nó.

Así ter­mi­na la his­to­ria del mi­li­tar que aver­gon­zó y azo­tó a su país y que pa­só los días fi­na­les en me­dio del ano­ni­ma­to, la cár­cel y la en­fer­me­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.