LA IM­POR­TAN­CIA DE LA PER­CEP­CIÓN CIU­DA­DA­NA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por PIE­DAD PA­TRI­CIA RES­TRE­PO R.* in­fo@me­de­llin­co­mo­va­mos.org

los pro­gra­mas Cómo Va­mos en el país le apos­ta­mos a com­ple­men­tar el análisis de las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas re­por­ta­das por las fuen­tes ofi­cia­les, con información sub­je­ti­va pro­ve­nien­te de las en­cues­tas de per­cep­ción.

Re­cién se aca­ba de pre­sen­tar la Encuesta de Per­cep­ción Com­pa­ra­da de la Red de Ciu­da­des Cómo Va­mos pa­ra el año 2016. De la re­per­cu­sión de sus re­sul­ta­dos, en es­pe­cial des­de las al­cal­días, que­da co­mo un gran re­to ir más allá de las ci­fras de fa­vo­ra­bi­li­dad de los al­cal­des. A los que les va bien es­tán dan­do sa­li­da ca­si ex­clu­si­va­men­te a ese buen re­sul­ta­do, sin pre­ci­sar que hay re­tos cru­cia­les en las ciu­da­des que de­ben ha­cer par­te de la agen­da pú­bli­ca. Y aun­que es cier­to que la fa­vo­ra­bi­li­dad de los al­cal­des está muy co­rre­la­cio­na­da con la sa­tis­fac­ción con la ciu­dad co­mo un lu­gar pa­ra vi­vir, es­to es, que efec­ti­va­men­te es pre­fe­ri­ble que en la ciu­dad ha­ya una bue­na ima­gen del al­cal­de, fren­te a una don­de el al­cal­de no sea bien va­lo­ra­do, esa es so­lo una de las 56 va­ria­bles que a 2016 afec­ta­ron en ma­yor me­di­da la sa­tis­fac­ción con las ciu­da­des.

Pa­ra Me­de­llín, ciu­dad que ocu­pó el pri­mer lu­gar en per­cep­ción de ca­li­dad de vi­da en 2016, se iden­ti­fi­can as­pec­tos so­bre­sa­lien­tes en re­la­ción con las otras ciu­da­des, que es ne­ce­sa­rio man­te­ner en el tiem­po, pe­ro tam­bién re­tos co­mo la sa­tis­fac­ción con la edu­ca­ción pa­ra ni­ños y jó­ve­nes, don­de la ciu­dad se ubi­có por de­ba­jo del pro­me­dio de las ciu­da­des ca­pi­ta­les. Aun­que sue­ne pa­ra­dó­ji­co, qui­zás es­te re­sul­ta­do pue­da apa­lan­car una ma­yor de­man­da so­cial por cambios sus­tan­cia­les en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo que lle­ven a una me­jor edu­ca­ción. De otro la­do, Me­de­llín so­bre­sa­lió con la me­jor per­cep­ción de se- gu­ri­dad en el ba­rrio, lo que en­mar­ca un desafío adi­cio­nal, y es el de la pro­fun­di­za­ción ne­ce­sa­ria pa­ra en­ten­der me­jor lo que hay de­trás de di­cho re­sul­ta­do.

Pa­ra otras ciu­da­des co­mo Bogotá es un re­to re­du­cir el nivel de vic­ti­mi­za­ción, que lle­gó en 2016 a 32 %, muy por en­ci­ma del pro­me­dio de las ciu­da­des ca­pi­ta­les de 19 %, im­pac­tan­do ne­ga­ti­va­men­te la per­cep­ción de se­gu­ri­dad, y me­jo­rar el ser­vi­cio del Trans­mi­le­nio que ob­tu­vo una sa­tis­fac­ción del 18 %, lle­van­do a que la ca­pi­tal re­sul­ta­ra con el más ba­jo pro­me­dio de sa­tis­fac­ción con to­dos sus mo­dos de trans­por­te. Es­tos son so­lo al­gu­nos ejem­plos de la información que es po­si­ble ob­te­ner de las En­cues­tas de Per­cep­ción Ciu­da­da­na de los pro­gra­mas Cómo Va­mos.

Con es­ta información bus­ca­mos ser un puen­te en­tre lo que se pro­po­nen y eje­cu­tan las ad­mi­nis­tra­cio­nes y lo que la ciu­da­da­nía está sin­tien­do y de­man­dan­do pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da en las ciu­da­des. Más allá de lo bien o mal que les va­ya a los al­cal­des en es­tas en­cues­tas, el pro­pó­si­to cen­tral es en­ten­der me­jor las de­man­das ciu­da­da­nas e in­ter­pe­lar tan­to a los go­bier­nos co­mo a los ciu­da­da­nos so­bre el im­por­tan­te pa­pel que ca­da uno jue­ga en la no­ble ta­rea de me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da

*

Hay que ir más allá de la fa­vo­ra­bi­li­dad de los al­cal­des. Hay re­tos cru­cia­les que de­ben ha­cer par­te de la agen­da pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.