PEN­TE­COS­TÉS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HER­NAN­DO URI­BE C., OCD* her­nan­dou­ri­be@une.net.co

El vien­to me es tan fa­mi­liar co­mo la luz. Hay mo­men­tos en que an­he­lo el vien­to con to­da el al­ma. Me en­can­ta ver có­mo es­tá vi­va la na­tu­ra­le­za por­que el vien­to so­pla, me ha­ce sen­tir vi­vo, me ha­bla de lo inefa­ble, de lo que no tie­ne nom­bre, de Dios. El vien­to me lle­na de fe­li­ci­dad cuan­do res­pi­ro.

Vien­to es es­pí­ri­tu, es­pí­ri­tu es vien­to. Don­de hay vien­to, hay es­pí­ri­tu, don­de hay es­pí­ri­tu, hay vien­to. En los He­chos de los Após­to­les (2, 2) lee­mos: “De re­pen­te vino del cie­lo un rui­do co­mo el de una rá­fa­ga de vien­to im­pe­tuo­so, que lle­nó to­da la ca­sa en la que se en­con­tra­ban”. El Es­pí­ri­tu San­to es el vien­to im­pe­tuo­so que lle­na nues­tra ca­sa co­mún, el cos­mos, el co­ra­zón.

Lo in­tuía León de Greiff al es­cri­bir en su poe­ma ‘ Ba­la­de­ta’: “Quie­to el vien­to, ca- lla­do: por­que otra voz se oía / tan cris­ta­li­na y frá­gil / co­mo ja­más lo fue­ra / la voz de los bul­bu­les”.

La de­li­cia de ma­dru­gar a es­cu­char la voz cris­ta­li­na y frá­gil del bul­bul, del rui­se­ñor que es el Es­pí­ri­tu.

Un día Ni­co­de­mo, ma­gis­tra­do ju­dío, fue a vi­si­tar a Jesús en la no­che con es­te sa­lu­do: “Ra­bí, sa­be­mos que has ve­ni­do de Dios co­mo maes­tro, por­que na­die pue­de rea­li­zar las obras que tú rea­li­zas si Dios no es­tá con él”.

Con­mo­vi­do, Jesús ha­ce a Ni­co­de­mo es­ta con­fi­den­cia: “El vien­to so­pla don­de quie­re, y oyes su voz, pe­ro no sa­bes de dón­de vie­ne ni a dón­de va. Así es to­do el que na­ce de Es­pí­ri­tu” (Juan 3, 8). Ni­co­de­mo es­pe­ra­ba la luz de una an­tor­cha, y apa­re­ció el sol. Día em­bria­ga­dor, des­lum­bra­mien­to to­tal.

Pen­te­cos­tés es el mis­te­rio de los misterios, el mi­la­gro de los mi­la­gros, con­se­guir que los hom­bres por amar­nos nos en­ten­da­mos, co­men­zan­do ca­da uno por sí mis­mo. “Al pro­du­cir­se aquel rui­do la gen­te se con­gre­gó y se lle­nó de es­tu­por al oír­los ha­blar ca­da uno en su pro­pia len­gua” ( He­chos 2,6). Pen­te­cos­tés acon­te­ce en no­so­tros cuan­do por amar­nos sa­be­mos quié­nes so­mos y tra­ba­ja­mos uni­dos por el bien co­mún.

Hom­bres del si­glo XXI, ne­ce­si­ta­mos vol­ver­nos sen­si­bles a la pre­sen­cia del Es­pí­ri­tu, úni­co que pue­de col­mar las as­pi­ra­cio­nes del co­ra­zón, la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de en­ten­der­nos por­que nos ama­mos ha­cien­do uni­dad con quie­nes vi­vi­mos, la fa­mi­lia, la em­pre­sa, el co­le­gio, el ba­rrio, el par­ti­do, la ciu­dad, el país, el mun­do.

Pen­te­cos­tés acon­te­ce siem­pre. “To­dos, es­tu­pe­fac­tos y per­ple­jos, los oí­mos ha­blar en nues­tra len­gua las ma­ra­vi­llas de Dios”. El Es­pí­ri­tu, la ma­ra­vi­lla de ha­cer pre­sen­te en el tiem­po la eter­ni­dad. El pro­di­gio de la es­pi­ri­tua­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.