ADIÓS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ADRIA­NA COO­PER adrih­coo­per@gmail.com

... qué vas a ser cuan­do seas gran­de y res­pon­dí: es­cri­to­ra. Y es que no hay día que de­je de emo­cio­nar­me con las his­to­rias.

No es un lu­gar co­mún de­cir que ca­si nin­gu­na des­pe­di­da es sim­ple. So­bre­to­do por­que acos­tum­bra­mos a re­cor­dar lo pa­sa­do co­mo una ráfaga de imá­ge­nes en re­tros­pec­ti­va: ¿Con quién ha­blé? ¿A quién co­no­cí? ¿Qué sen­tí?

Era el 15 de oc­tu­bre de 2013. Aquel sá­ba­do pu­bli­qué aquí mi pri­me­ra columna. En ese en­ton­ces la ti­tu­lé “Vol­ver” por­que te­nía que ver con el mo­men­to de la vi­da en el que es­ta­ba: ha­bía re­gre­sa­do a Me­de­llín des­pués de ca­si 10 años por fue­ra. Y aun­que ve­nía con fre­cuen­cia a vi­si­tar fa­mi­lia y ami­gos, no te­nía que li­diar con te­mas dia­rios ol­vi­da­dos: “te­ne­mos ci­ta con el doc­tor só­lo den­tro de 3 me­ses”, “ce­rrá el bol­so pa­ra que no te ro­ben” o “ca­lla­di­tas se ven más bo­ni­tas”.

Vol­ví con la tran­qui­li­dad de las de­ci­sio­nes to­ma­das sin pre­sión y que in­clu­yen to­dos los co­lo­res del es­pec­tro. Y la columna se con­vir­tió en la me­tá­fo­ra de un ca­mino nue­vo que es­ta­ba an­dan­do en una ciu­dad que quie­ro a pe­sar de tan­tos pro­ble­mas que se con­vier­ten en un ejer­ci­cio por tras­cen­der la in­dig­na­ción y el es­cep­ti­cis­mo.

En aquel mo­men­to de­ci­dí es­cri­bir sin ra­bia so­bre te­mas que me mue­ven: la cul­tu­ra en to­das sus for­mas y sin es­tra­to, las for­mas de vi­vir, la na­tu­ra­le­za o el he­cho de cons­truir co­mu­ni­dad. Es­te úl­ti­mo se vol­vió re­cu­rren­te por­que to­da­vía me cues­ta en­ten­der que la gen­te vea la vi­da en tér­mi­nos de yo y no de no­so­tros o que des­co­noz­can el tér­mino jus­ti­cia so­cial. Si ca­da uno pen­sa­ra más en los de­más y fue­ra más allá de la que­ja en re­des so­cia­les o por What­sapp, aquí no ha­bría con­ta­mi­na­ción, tan­to ni­ño abu­sa­do o aban­do­na­do ni tam­po­co ten­dría­mos ba­su­ra en las ca­lles. En es­tos más de tres años por aquí, apo­yé cau­sas per­di­das o in­cluí la voz de per­so­nas que no ha­bían te­ni­do quien la oye­ra por­que no eran fa­mo­sas, po­lé­mi­cas o ape­nas es­ta­ban ga­nan­do ex­pe­rien­cia.

Ca­da se­ma­na re­ci­bí co­rreos de gen­te fe­li­ci­tan­do o con­tra­di­cien­do. Tam­bién hu­bo al­gu­nos que an­te la mo­les­tia que les pro­du­jo leer otro pun­to de vis­ta o no cum­plir cier­ta ex­pec­ta­ti­va, ata­ca­ron que­rien­do en­con­trar el la­do dé­bil. Gra­cias a los lec­to­res que opinaron, com­par­tie­ron li­bros, in­vi­ta­cio­nes o sim­ple­men­te le­ye­ron. Gra­cias a Paul Cha­mah y a Li­na Puer­ta

quie­nes re­vi­sa­ron es­ta columna ca­da se­ma­na pa­ra que sa­lie­ra me­jor. Gra­cias tam­bién a

Me­mo An­jel y al di­se­ña­dor Fe­li-

pe Gon­za­lez por ayu­dar siem­pre. Igual­men­te va mi gra­ti­tud

pa­ra Sergio Restrepo, Esteban Du­perly, Sa­lo­món Ker­tz­man, Ya­mit Pa­la­cio y Lei­la Gue­rrie­ro

que va­rias ve­ces res­pon­die­ron pre­gun­tas, com­par­tie­ron ideas, con­tac­tos, li­bros o ayu­da­ron a bus­car un me­jor tí­tu­lo. Agra­dez­co a El Co­lom­biano su con­fian­za y es­pe­cial­men­te a Ju­lián

Vé­lez por su cal­ma y pa­cien­cia. Me voy de es­tas pá­gi­nas pa­ra de­di­car­le ener­gía a otros pro­yec­tos y tra­ba­jar­le tam­bién con hu­mil­dad y más jui­cio al úni­co sue­ño al que no le ha sa­li­do ni una grie­ta des­de ese día de pri­ma­ria en el que me pre­gun­ta­ron qué vas a ser cuan­do seas gran­de y res­pon­dí: es­cri­to­ra. Y es que no hay día que de­je de emo­cio­nar­me con las his­to­rias.

Com­par­ti­ré con los lec­to­res ideas o ar­tícu­los en otros es­pa­cios fu­tu­ros. Por­que co­mo di­ce esa fra­se: en el ca­mino nos vol­ve­mos a en­con­trar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.