LA ES­TÚ­PI­DA E IRRES­PON­SA­BLE DE­CI­SIÓN CLI­MÁ­TI­CA DE TRUMP

El Colombiano - - OPINIÓN - Por BILL MCKIBBEN re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

La gen­te di­ce que si to­do lo que tie­ne es un mar­ti­llo, to­do pro­ble­ma pa­re­ce un cla­vo. Ya qui­sié­ra­mos te­ner tan­ta suer­te. El presidente Trump tie­ne un mar­ti­llo, pe­ro so­lo lo uti­li­za­rá pa­ra des­truir co­sas que otros han cons­trui­do, mien­tras el mun­do lo ob­ser­va con asom­bro y te­mor. El más re­cien­te y per­tur­ba­dor ejem­plo es su de­ci­sión de arra­sar el acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís des­pués de ca­si 200 años de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y más de 20 años de di­plo­ma­cia pa­cien­te que uni­fi­có a to­das las na­cio­nes sal­vo Si­ria y Nicaragua, tu­vi­mos la gran re­ve­la­ción de es­ta tar­de en el Jar­dín de las Ro­sas: no cuen­ten con no­so­tros.

Es una de­ci­sión es­tú­pi­da e irres­pon­sa­ble -el ac­to más ton­to de nues­tra na­ción des­de el lan­za­mien­to de la gue­rra en Irak. Pe­ro no es es­tú­pi­da e irres­pon­sa­ble de la ma­ne­ra nor­mal. En cambio, equi­va­le a un re­pu­dio com­ple­to de dos de las fuer­zas ci­vi­li­za­do­ras de nues­tro pla­ne­ta: la di­plo­ma­cia y la cien­cia. So­ca­va las po­si­bi­li­da­des de nues­tra ci­vi­li­za­ción de so­bre­vi­vir al ca­len­ta­mien­to glo­bal, pe­ro tam­bién so­ca­va a la ci­vi­li­za­ción mis­ma, ya que esa ci­vi­li­za­ción se ba­sa en gran me­di­da en esas dos fuer­zas.

Cien­cia pri­me­ro. Des­de los pri­me­ros años de 1800 he­mos es­ta­do len­ta pe­ro se­gu­ra­men­te des­cu­brien­do el mis­te­rio de có­mo fun­cio­na nues­tro cli­ma - por qué nues­tro pla­ne­ta es­tá más ca­lien­te de lo que de­be­ría ser, da­da su dis­tan­cia del sol. Los in­ves­ti­ga­do­res han tra­ba­ja­do pa­ra des­cu­brir el pa­pel que el dió­xi­do de car­bono y otros ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro jue­gan en la re­gu­la­ción de la tem­pe­ra­tu­ra. En los años ochen­ta, mien­tras los su­per­or­de­na­do­res nos per­mi­tían mo­de­lar el cli­ma con un po­der ca­da vez ma­yor, lle­ga­mos a com­pren­der nues­tro des­tino po­si­ble. Aque­llos gran­des ce­re­bros, justo a tiem­po, nos die­ron la ad­ver­ten­cia que ne­ce­si­tá­ba­mos.

Y aho­ra, en es­te mi­le­nio, he­mos ob­ser­va­do mien­tras la ad­ver­ten­cia se em­pie­za a desa­rro­llar. He­mos vis­to el 2014 cuan­do se es­ta­ble­ció un nue­vo ré­cord glo­bal de tem­pe­ra­tu­ra, el cual fue su­pe­ra­do en el 2015 y de nue­vo en el 2016. He­mos vis­to el hie­lo ma­rino del Ár­ti­co des­apa­re­cer a un rit­mo his­tó­ri­co y me­di­do la de­sin­te­gra­ción tem­pra­na de las gran­des ca­pas de hie­lo de la An­tár­ti­da. He­mos si­do ca­pa­ces de re­gis­trar au­men­tos alar­man­tes en la se­quía y las inun­da­cio­nes y los in­cen­dios fo­res­ta­les, y los he­mos po­di­do vin­cu­lar di­rec­ta­men­te a los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que he­mos ver­ti­do en la at­mós­fe­ra. Es­te es el ejem­plo de ma­yor es­ca­la en la historia del pla­ne­ta del mé­to­do cien­tí­fi­co en fun­cio­na­mien­to. Gen­te ra­cio­nal al­re­de­dor del mun­do en­tien­de. Co­mo lo pro­cla­mó Bloom­berg Bu­si­ness­week en su por­ta­da la se­ma­na des­pués de que el hu­ra­cán Sandy se es­tre­lló con­tra Wall Street, “Es ca­len­ta­mien­to glo­bal, es­tú­pi­do”.

Pe­ro aho­ra Trump (y 22 se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos) es­tá apos­tan­do que to­do eso es­tá equi­vo­ca­do. Trump fa­mo­sa­men­te ca­li­fi­có el ca­len­ta­mien­to glo­bal co­mo un en­ga­ño du­ran­te la cam­pa­ña, y con es­ta de­ci­sión es­tá apos­tan­do que es­ta­ba en lo cier­to: es­tá cre­yen­do su pro­pio en­ga­ño.

Y ese es pre­ci­sa­men­te el mo­men­to que eli­gió Trump pa­ra ha­cer su mo­vi­da, una pro­pues­ta pa­ra so­ca­var nues­tra me­jor es­pe­ran­za pa­ra un futuro via­ble en un in­ten­to ex­tra­ño por res­tau­rar el pa­sa­do. A me­di­da que el go­bierno fe­de­ral in­cum­ple con sus com­pro­mi­sos, el res­to de no­so­tros du­pli­ca­rá el nues­tro. Ya las ciu­da­des y los es­ta­dos se es­tán com­pro­me­tien­do con 100 por cien­to de ener­gía re­no­va­ble. Atlan­ta fue la más re­cien­te en dar el pa­so. Nos ase­gu­ra­re­mos de que ca­da lí­der que va­ci­le y dé ro­deos en cuan­to al cli­ma sea vis­to co­mo otro Do

nald Trump, y nos ase­gu­ra­re­mos de que la historia juz­gue ese nom­bre con el des­pre­cio que me­re­ce. No so­lo por­que no to­mó en se­rio el cambio cli­má­ti­co, sino por­que tam­po­co to­mó en se­rio la ci­vi­li­za­ción

Trump ca­li­fi­có el ca­len­ta­mien­to glo­bal co­mo un en­ga­ño, y con es­ta de­ci­sión es­tá apos­tan­do que es­ta­ba en lo cier­to: es­tá cre­yen­do su pro­pio en­ga­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.