LA OTRA CON­TRA­RRE­LOJ

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FER­NAN­DO VE­LÁS­QUEZ fer­nan­do­ve­las­quez55@gmail.com

Mien­tras el pa­sa­do do­min­go Nai­ro Quin­ta­na era de­rro­ta­do por Tom Du­mou­lin en el Gi­ro de Ita­lia, en Co­lom­bia ex­per­tos en otras ca­rre­ras con­tra el cro­nó­me­tro tam­bién ven­cie­ron a la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca, to­do ello gra­cias a la trein­te­na de de­cre­tos-le­yes ex­pe­di­dos a mar­chas for­za­das, an­tes del ven­ci­mien­to de los seis me­ses se­ña­la­dos en el ac­to le­gis­la­ti­vo 1 de 2016 (¿se acuer­dan del bár­ba­ro tex­to de­rro­ta­do por los vo­tan­tes en las ur­nas?), cu­ya fa­rra­go­sa tex­tu­ra lin­güís­ti­ca re­nie­ga de nues­tro idio­ma y se pa­re­ce más a las dic­cio­nes del len­gua­je cu­bano.

En gran par­te de esas nor­ma­ti­vas, en el apar­ta­do de los “con­si­de­ran­dos”, se ju­ra res­pe­tar lo po­co que que­da del te­nor muer­to de la Carta Mag­na de 1991 y el Nue­vo Acuer­do Fi­nal (léa­se: la ver­da­de­ra ley fun­da­men­tal del Es­ta­do); ade­más, se pre­tex­ta desa­rro­llar el men­cio­na­do ac­to le­gis­la­ti­vo y, có­mo no, ve­lar por la paz que, di­ce el ar­tícu­lo 22 de la pi­so­tea­da ley de le­yes, es un de­re­cho y un de­ber de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to. Así mis­mo, en el acá­pi­te ini­cial de al­gu­nos de esos tex­tos apa­re­cen di­ver­sos nu­me­ra­les des­ti­na­dos a exa­mi­nar “re­qui­si­tos for­ma­les de va­li­dez cons­ti­tu­cio­nal”, “co­ne­xi­dad y ne­ce­si­dad es­tric­ta (ur­gen­cia ma­ni­fies­ta)”, “re­qui­si­tos ma­te­ria­les”, etc., los cua­les mues­tran có­mo los tar­dos re­dac­to­res su­plan­ta­ron, de una vez por to­das, a la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, pa­ra de­jar­la “ama­rra­da” (¡co­mo res que va al ma­ta­de­ro!) a ta­les mo­ti­va­cio­nes.

Una mues­tra, pues, de que esos ins­tru­men­tos no na­cie­ron a la vi­da con la pre­ten­sión de que los con­tro­le la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, sino pa­ra cum­plir las exi­gen­cias de sus be­ne­fi­cia­rios: los que­ru­bi­nes que aho­ra, en el re­no­va­do par­na­so co­lom­biano, se su­man a los San­tos, Cris­to el nue­vo pro­fe­ta y má­xi­mo após­tol de la paz , Benedetti (¿qué pa­só con las in­ves­ti­ga­cio­nes en su con­tra?), Ba­rre­ras, He­nao, Re­yes, Gil y Ce­pe­da, De la Ca­lle, Ja­ra­mi­llo, San­tia­go o Ley­va, y to­da esa jau­ría de ini­cia­dos a los que, por su­pues­to, así re­cla­men abo­len­gos, nun­ca in­clui­ría la San­ta Ma­dre Igle­sia en su be­llo san­to­ral.

Des­de lue­go, sin en­trar en los abs­tru­sos e in­des­ci­fra­bles con­te­ni­dos (que ha­rán eno­jar a más de uno, por­que ma­te­ria­li­zan la en­tre­ga del Es­ta­do al gru­po de fi­li­bus­te­ros que, con su nue­vo ro­pa­je, ha­ce cam­pa­ña po­lí­ti­ca en las re­des so­cia­les con las imá­ge­nes dul­ces de ni­ños y mu­je­res ol­vi­da­das), tam­bién se des­ta­ca la de­plo­ra­ble téc­ni­ca le­gis­la­ti­va em­plea­da: así, en uno de esos ama­si­jos de pa­la­bras, el De­cre­to 902, se cuen­tan ca­si cien­to diez con­si­de­ran­dos me­dian­te los cua­les se di­ce de­fen­der las “me­di­das pa­ra fa­ci­li­tar la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma ru­ral In­te­gral con­tem­pla­da en el Acuer­do Fi­nal” en ma­te­ria de tie­rras y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en lo ati­nen­te al “pro­ce­di­mien­to pa­ra el ac­ce­so y for­ma­li­za­ción y el Fon­do de Tie­rras”.

Tam­po­co se ol­vi­de el De­cre­to 898 (¡tie­ne 78 con­si­de­ran­dos!) que, de pa­so, mo­di­fi­ca la es­truc­tu­ra ge­ne­ral de la Fis­ca­lía, en el cual se en­cuen­tra el tí­tu­lo más ex­ten­so nun­ca vis­to en una nor­ma­ti­va en el mun­do, lla­ma­do a in­gre­sar al li­bro so­bre “La historia de la es­tu­pi­dez hu­ma­na” de Paul Ta­bo­rí oa un mu­seo de ar­queo­lo­gía ju­rí­di­ca: ¡ cien­to cua­ren­ta y cua­tro pa­la­bras! ¡ Ne­ce­si­ta­mos 45 años de tra­jín por el mun­do del De­re­cho pa­ra ver­lo y, hoy, “gra­cias a la vi­da”, tu­vi­mos ese pri­vi­le­gio!

En fin, ca­be co­le­gir, aho­ra los gran­des de­rro­ta­dos en es­ta nue­va ges­ta lle­va­da a ca­bo no pre­ci­sa­men­te des­de el al­tar de la Pa­tria, son el país, las ins­ti­tu­cio­nes, la téc­ni­ca le­gis­la­ti­va y la pro­pia con­vi­ven­cia. De nue­vo San­tos (atra­gan­ta­do de tan­to ex­pe­ler sa­pos) pro­pi­cia la es­to­ca­da fi­nal y, tras él, el caos, la de­silu­sión y el des­or­den. Los mis­mos que ter­mi­na­rán por se­pul­tar los ver­da­de­ros an­he­los de paz de un pue­blo can­sa­do de que lo hu­mi­llen en to­dos los es­ce­na­rios, por los mis­mos que di­cen de­fen­der­lo; con­de­na­do a la men­ti­ra, la co­rrup­ción, la gue­rra, la im­pro­vi­sa­ción y el olvido.

¡Nai­ro, por lo me­nos, com­pi­tió sin arro­gan­cia y lleno de dig­ni­dad y, de pa­so, les dio a aque­llos san­dios una be­lla lec­ción de pun­do­nor de­por­ti­vo!

De nue­vo San­tos pro­pi­cia la es­to­ca­da fi­nal y, tras él, el caos, la de­silu­sión y el des­or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.