Doc­tor Goo­gle ayú­de­me: ¿se­rá que es­toy en­fer­mo?

En vez de ir al mé­di­co, al­gu­nos es­cri­ben en el bus­ca­dor sus sín­to­mas pa­ra des­en­tra­ñar qué pro­du­ce aquel ma­les­tar. Les lla­man “ci­ber­con­dría­cos”.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por HE­LE­NA COR­TÉS

¿Le preo­cu­pa que ese do­lor de ca­be­za sea el re­sul­ta­do de un tu­mor ce­re­bral, o que el ador­me­ci­mien­to en la pier­na de su hi­jo lo es­té cau­san­do un cán­cer? Es po­si­ble que us­ted sea un ci­ber­con­dria­co: una per­so­na que bus­ca com­pul­si­va­men­te en In­ter­net in­for­ma­ción so­bre los sín­to­mas reales o ima­gi­na­rios de una en­fer­me­dad.

El tér­mino, se­gún Fun­déu, fun­da­ción que re­suel­ve du­das gra­ma­ti­ca­les y or­to­grá­fi­cas ase­so­ra­da por la RAE, vie­ne del neo­lo­gis­mo mé­di­co “cy­ber­chon­dria”, y en es­pa­ñol na­ce de la com­bi­na­ción del pre­fi­jo ci­ber, que ha­ce re­fe­ren­cia al mun­do di­gi­tal, e hi­po­con­dría, afec­ción que pa­de­cen aque­llos que ma­ni­fies­tan una preo­cu­pa­ción cons­tan­te y an­gus­tio­sa por su es­ta­do de sa­lud.

Si bien los ex­per­tos acla­ran que no es un diag­nós­ti­co ofi­cial de los ma­nua­les de trans­tor­nos men­ta­les, la pa­la­bra fue re­cien­te­men­te in­clui­da en el Dic­cio­na­rio de Ox­ford En­glish.

En 2003, un ar­tícu­lo de la re­vis­ta Jour­nal of Neu­ro­sur­gery and Psy­chiatry, afir­mó que el tér­mino ci­ber­con­dria fue uti­li­za­do en 2001 en un ar­tícu­lo del dia­rio in­glés The In­de­pen­dent pa­ra des­cri­bir “el au­men­to de la an­sie­dad por en­fer­me­da­des de­bi­do al ex­ce­si­vo uso y con­sul­ta de webs de sa­lud”.

La BBC tam­bién lo uti­li­zó en abril de 2001, así co­mo el li­bro de Elai­ne Sho­wal­ter, de 1997, quien afir­ma que in­ter­net es una nue­va for­ma de di­fun­dir ideas pa­tó­ge­nas, que

nu­tren los mie­dos de aque­llos que su­fren ci­ber­con­dría e hi­po­con­dría en ge­ne­ral.

Se­gún Fredy Ro­me­ro, psi­có­lo­go clí­ni­co, la hi­po­con­dría se pre­sen­ta cuan­do “hay pen­sa­mien­tos ob­se­si­vos y exa­ge­ra­dos fren­te a un te­ma cor­po­ral. Por lo ge­ne­ral es­tas per­so­nas “ca­tas­tro­fi­zan” su con­di­ción y es­to se pue­de tras­la­dar al te­ma di­gi­tal. Lo ma­lo es que en In­ter­net to­da la in­for­ma­ción pa­re­ce igual de re­le­van­te”.

Ca­da vez más con­sul­ta­do

Al­gu­nas en­cues­tas rea­li­za­das en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos de­mues­tran que la bús­que­da de in­for­ma­ción so­bre la sa­lud en lí­nea es ca­da vez más co­mún y su uso au­men­ta.

Un es­tu­dio po­bla­cio­nal de­mos­tró que el 61 % de los nor­te­ame­ri­ca­nos y el 52 % de los eu­ro­peos ha con­sul­ta­do In­ter­net pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con la sa­lud en al me­nos una oca­sión.

En Co­lom­bia, se­gún el in­for­me Coms­co­re de 2016, el cre­ci­mien­to en con­su­mo de vi­deos de sa­lud y be­lle­za des­de 2014 es de 280 % y el de las apli­ca­cio­nes que con­tem­plan te­mas de sa­lud es de un 53 %.

Una en­cues­ta de la con­sul­to­ra En­ga­ge Mu­tual en­con­tró que no so­lo la gen­te del co­mún usa In­ter­net pa­ra bus­car qué re­sul­ta de la com­bi­na­ción de un par de sín­to­mas, tam­bién lo ha­cen los mé­di­cos con fre­cuen­cia: el es­tu­dio afir­ma que en­tre el 47 % y el 70 % de los mé­di­cos y es­tu­dian­tes de me­di­ci­na usan Wi­ki­pe­dia pa­ra acla­rar du­das.

El pú­bli­co, por su­pues­to, lo uti­li­za aún más. Se­gún Ka­ren Tay, ex­per­ta en tec­no­lo­gía e in­clu­sión so­cial, en su blog per­so­nal, “el 5 % de las bús­que­das en Goo­gle se ha­cen so­bre te­mas de sa­lud y 20 % de es­tas son de per­so­nas que men­cio­nan sus sín­to­mas en bús­que­da de un diag­nós­ti­co”.

En 2009 un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Jour­nal of the Ame­ri­can Os­teo­pat­hic As­so­cia­tion –una pu­bli­ca­ción cien­tí­fi­ca re­vi­sa­da por pa­res– afir­mó que nue­ve de ca­da 10 ar­tícu­los de Wi­ki­pe­dia so­bre con­di­cio­nes de sa­lud comu- nes te­nían im­pre­ci­sio­nes.

El do­cu­men­to no da ejem­plos de es­tas inexac­ti­tu­des, sin em­bar­go, un in­for­me que se pu­bli­có en me­dios co­mo BBC y Daily Mail de­tec­tó fa­llas, por ejem­plo, en el nú­me­ro de veces que la pre­sión ar­te­rial de­be ser pro­ba­da an­tes de ini­ciar al­gún tra­ta­mien­to.

Otro in­for­me de la re­vis­ta Eu­ro­pean Jour­nal of Gas­troen­te­ro­logy and He­pa­to­logy en­con­tró que la in­for­ma­ción so­bre pro­ble­mas de oí­do, na­riz y gar­gan­ta de los ni­ños te­nía el do­ble de erro­res en Wi­ki­pe­dia que en eMe­di­ci­ne, un re­cur­so en lí­nea gra­tui­to pa­ra pro­fe­sio­na­les mé­di­cos.

Es­te úl­ti­mo es­tu­dio en­con­tró que en un ar­tícu­lo de Wi­ki­pe­dia pro­me­dio ape­nas el 55 % de los da­tos mé­di­cos fue­ron co­rro­bo­ra­dos por la literatura re­vi­sa­da por otros ex­per­tos.

¿Es­ta­mos más in­for­ma­dos?

Sí, In­ter­net pue­de ser un gran re­cur­so de in­for­ma­ción, pe­ro nun­ca re­em­pla­za el diag­nós­ti­co de un mé­di­co. Cuan­do es­tá en­fer­mo y acu­de a con­sul­ta, el doc­tor pue­de tran­qui­li­zar­lo, tam­bién com­pro­bar sus sín­to­mas y de­cir­le de qué se tra­ta real­men­te lo que tie­ne.

El doc­tor Car­los Mon­to­ya, au­di­tor mé­di­co del Gru­po Emi, afir­ma que cuan­do los pa­cien­tes bus­can en la red da­tos so­bre sus sín­to­mas y po­si­bles en­fer­me­da­des no in­ter­fie­ren en gran me­di­da en la con­sul­ta, “de­pen­de de la an­sie­dad de la per­so­na. Hay que de­cir que la con­sul­ta en Goo­gle pue­de dar otra pers­pec­ti­va, só­lo si se

ha­ce en si­tios con­fia­bles. Pe­ro, en reali­dad, la bús­que­da que me pa­re­ce más ade­cua­da es la que el pa­cien­te ha­ce a par­tir del diag­nós­ti­co. En mu­chos ca­sos, la pre­sen­cia fí­si­ca es fun­da­men­tal”, in­sis­te Mon­to­ya. Por otro la­do, el doc­tor

Jorge Me­jía di­ce que “es­te au­to­diag­nós­ti­co nos di­fi­cul­ta mu­cho el tra­ba­jo a los pro­fe­sio­na­les, alar­ga las con­sul­tas y con­lle­va prue­bas in­ne­ce­sa­rias que los pa­cien­tes, en mu­chas oca­sio­nes, su­gie­ren”.

De cual­quier for­ma, al bus­car ayu­da mé­di­ca a tra­vés de In­ter­net, ten­ga en cuen­ta que es­tá li­mi­ta­do por sus pro­pios ses­gos, así co­mo la na­tu­ra­le­za ca­sual de la web.

Ase­so­ría mé­di­ca en Goo­gle

Ha­ce quin­ce años muy po­cos ha­brían con­fia­do en un con­se­jo que no fue­ra de un mé­di­co. Ha­ce diez años, la gen­te co­men­zó a re­cu­rrir a los mo­to­res de bús­que­da pa­ra ob­te­ner con­se­jos que es­te no es­ta­ba en con­di­cio­nes de dar. Aho­ra es­tas pla­ta­for­mas se es­tán en­tre­nan­do pa­ra dar in­for­ma­ción mé­di­ca con­fia­ble.

Des­de 2015, el gi­gan­te Goo­gle agre­gó fun­cio­na­li­da­des a su bus­ca­dor pa­ra que los usua­rios que ras­treen in­for­ma­ción mé­di­ca pue­dan ac­ce­der a me­jo­res fuen­tes a tra­vés de lo que ellos han lla­ma­do el Grá­fi­co de co­no­ci­mien­to o Know­led­ge

Graph, en in­glés, la mis­ma tec- no­lo­gía que per­mi­te ha­cer ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas en el bus­ca­dor, co­no­cer en tiem­po real los re­sul­ta­dos de un par­ti­do, in­for­mar­se so­bre el tiem­po at­mos­fé­ri­co se­gún la ubi­ca­ción, en­tre otras co­sas.

Aho­ra cuan­do la gen­te ha­ce bús­que­das so­bre te­mas de sa­lud en Goo­gle se pue­de ob­te­ner in­for­ma­ción acer­ca de los sín­to­mas y tra­ta­mien­tos, pro­por­cio­na­da por mé­di­cos. El con­te­ni­do in­clu­ye la fre­cuen­cia con la que apa­re­ce una en­fer­me­dad, si es gra­ve o con­ta­gio­sa y las eda­des que sue­le afec­tar.

No obs­tan­te, la em­pre­sa con­fe­só en su blog ofi­cial que no tie­nen la ex­pe­rien­cia pa­ra ha­cer es­to por su pro­pia cuen­ta. Es un enor­me desafío téc­ni­co de­bi­do al gran nú­me­ro de con­di­cio­nes y sín­to­mas, y los so­la­pa­mien­tos en­tre ellas.

Ade­más, la gen­te usa el len­gua­je co­lo­quial pa­ra des­cri­bir los sín­to­mas que la má­qui­na de­be des­ci­frar.

Fi­nal­men­te, la in­ten­ción del usua­rio es a me­nu­do po­co cla­ra. Por ejem­plo, si al­guien es­cri­be “pér­di­da de pe­so”, ¿es­tá tra­tan­do de ba­jar de pe­so o es­tán des­cri­bien­do un efec­to se­cun­da­rio de la me­di­ca­ción?

La ne­ce­si­dad de orientación exis­te y no se tra­ta de sa­ta­ni­zar los con­te­ni­dos de in­ter­net. Es­ta po­dría ser muy útil, si el usua­rio sa­be dón­de bus­car, pe­ro nun­ca co­mo úni­ca vía de in­for­ma­ción ni con la in­ten­ción de au­to­diag­nos­ti­car­se

“La con­sul­ta en Goo­gle pue­de dar otra pers­pec­ti­va, sin em­bar­go me pa­re­ce ade­cua­da só­lo cuan­do el pa­cien­te ya tie­ne diag­nós­ti­co” CAR­LOS MON­TO­YA Mé­di­co au­di­tor del Gru­po Emi

ILUS­TRA­CIÓN ELE­NA OSPINA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.