La li­ber­tad tar­dó 2 años pa­ra Yei­mi Va­re­la

El ex­de­te­ni­do, quien sa­lió de un cen­tro carcelario en di­ciem­bre pa­sa­do, na­rra las in­con­gruen­cias de la jus­ti­cia ve­ne­zo­la­na.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROLDÁN

“La ex­pe­rien­cia de ser pre­so en Ve­ne­zue­la no se la de­seo a na­die. Ade­más de un sis­te­ma que cul­pa sin prue­bas, no hay co­mi­da ni sa­lud”. YEI­MI VA­RE­LA Ex­de­te­ni­do ve­ne­zo­lano

Yei­mi Va­re­la, con­ser­je de una quin­ta en Ca­ra­cas, don­de el lí­der de de­re­chos hu­ma­nos Gus­ta­vo Tobar so­lía pres­tar es­pa­cios a es­tu­dian­tes que lle­ga­ban a la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na a pro­tes­tar, se su­mó a las lis­tas de de­te­ni­dos por cau­sas di­fí­ci­les de sos­te­ner.

Era la ma­dru­ga­da del pri­me­ro de ma­yo de 2014, y la ola de pro­tes­tas en ese país ya te­nía eco mun­dial. Yei­mi, cu­ya vi­da gi­ra­ba en torno al cui­da­do del lu­gar, es­cu­chó rui­dos en el por­tón. Unos 30 miem­bros del Ser­vi­cio Ve­ne­zo­lano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal (Se­bin), de­rrum­ba­ban la puer­ta y, al ver­lo, lo ame­na­za­ron con fu­si­les en su ca­be­za si no se ti­ra­ba al sue­lo.

Mien­tras tan­to, alla­na­ron esa vi­vien­da, con va­rias irre­gu­la­ri­da­des, una de ellas, que los ofi­cia­les so­lo le mos­tra­ron la or­den a Va­re­la cuan­do ya ha­bían re­vuel­to to­das las co­sas del lu­gar. Los cua­tro tes­ti­gos que se re­quie­ren en es­te ti­po de pro­ce­di­mien­tos cuan­do no es­tá el due­ño (co­mo ocu­rrió en es­te ca­so), no eran ve­ci­nos ele­gi­dos por la per­so­na a car­go, sino que fue­ron lle­va­dos por el Se­bin, e in­clu­so dos eran miem­bros de ese ser­vi­cio.

“Ellos mis­mos le di­je­ron a al­guien por un ra­dio que no ha­bía na­da, que so­lo ha­bía un vi­gi­lan­te, pe­ro la otra per­so­na les or­de­nó que me aga­rra­ran y me lle­va­ran”, re­la­ta el hom­bre, que fue lle­va­do al cen­tro de de­ten­ción del He­li­coi­de, en Ca­ra­cas.

Pa­sa­ron 15 días y su fa­mi­lia no sa­bía de su pa­ra­de­ro. El Go­bierno le asig­nó un abo­ga­do de ofi­cio que no hi­zo na­da por defenderlo, cuan­do lo acu­sa­ban de vin­cu­lar­se con trai­do­res de la pa­tria y de por­tar un ma­le­tín con ga­so­li­na, más­ca­ras y alam­bre, el mis­mo que lue­go se usó pa­ra jus­ti­fi­car de­ten­cio­nes pos­te­rio­res.

Sin una sen­ten­cia, le di­je­ron que por aso­cia­ción pa­ra de­lin­quir, por obs­truc­ción de vías pú­bli­cas y por te­nen­cia de sus­tan­cias in­cen­dia­rias le da­rían 12 años de pri­sión, pe­se a que se­guía en un cen­tro de de­ten­ción.

Va­re­la pa­só dos años de­te­ni­do, vien­do có­mo ese lu­gar se lle­na­ba ca­da vez más de inocen­tes, has­ta que gra­cias al Fo­ro Pe­nal y a una huel­ga de ham­bre que lla­mó la aten­ción del an­te­rior nun­cio de Ve­ne­zue­la, Pie­tro Pa­ro­lin, fue li­be­ra­do el 29 de di­ciem­bre de 2016.

La li­ber­tad ha si­do su ma­yor go­zo. Sin em­bar­go, en­ten­dió al­go por lo que aún tra­ta de lu­char des­de el Fo­ro: “el Es­ta­do ve­ne­zo­lano es­tá con­tra cual­quie­ra que se le opon­ga o que no lo de­fien­da. Allá en el He­li­coi­de que­dan cien­tos de cha­mos que ni si­quie­ra han si­do pre­sen­ta­dos an­te un juez y que pa­gan por pe­nas in­jus­tas”

FO­TO CORTESÍA FO­RO PE­NAL

Yei­mi Va­re­la (cen­tro, ca­mi­sa co­lor ne­gro) ce­le­bró así con su fa­mi­lia la sa­li­da de un cen­tro de de­ten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.