EL AL­CAL­DE Y LA RA­ZÓN PÚ­BLI­CA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO COR­TÉS RODAS fran­cis­co­cor­tes2007@gmail.com

El al­cal­de Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez, co­mo fun­cio­na­rio, de­be acep­tar los re­que­ri­mien­tos que im­po­ne la ra­zón pú­bli­ca cuan­do se in­vo­lu­cra en la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. Un fun­cio­na­rio no pue­de, ba­sa­do en ra­zo­nes per­so­na­les, en sus creen­cias re­li­gio­sas, en su con­cep­ción particular del bien, re­cha­zar a per­so­nas o gru­pos en even­tos pú­bli­cos y ciu­da­da­nos, por­que con­si­de­re que per­te­ne­cen a una gue­rri­lla que “no le ha cum­pli­do al país. Las Farc tie­nen que en­tre­gar to­das las ar­mas y to­do el di­ne­ro que re­ci­bie­ron pro­duc­to del nar­co­trá­fi­co, de las ren­tas ile­ga­les y de to­do lo que han he­cho”, di­jo. ( El Co­lom­biano, 02.06.17). Co­mo particular pue­de ha­cer es­te re­cla­mo, pe­ro co­mo fun­cio­na­rio de­be ac­tuar ba­jo las res­tric­cio­nes que la ra­zón pú­bli­ca apli­ca en el “fo­ro po­lí­ti­co pú­bli­co”.

Un ejem­plo de ac­tua­ción se­gún la ra­zón pú­bli­ca lo ilus­tra John Rawls con la Su­pre­ma Cor­te de los Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do es­ta de­ci­de un ca­so se­gún la Cons­ti­tu­ción, se es­pe­ra que sus jue­ces de­jen de la­do no so­lo sus in­tere­ses y con­cep­cio­nes mo­ra­les per­so­na­les, sino cua­les­quie­ra va­lo­res re­li­gio­sos, fi­lo­só­fi­cos y mo­ra­les. En el ca­so del Po­der Ju­di­cial, los le­gis­la­do­res, el Eje­cu­ti­vo, cuan­do es­tán cum­plien­do los de­be­res de su ofi­cio en las cir­cuns­tan­cias apro­pia­das, de­ben ac­tuar se­gún ra­zo­nes, va­lo­res y pro­ce­di­mien­tos in­cor­po­ra­dos en la Cons­ti­tu­ción y en las le­yes.

La ac­tua­ción del Al­cal­de pue­de ca­li­fi­car­se co­mo un des­co­no­ci­mien­to del Acuer­do de Paz. Cuan­do pre­sen­ta, an­te la pren­sa, co­mo ra­zón pa­ra su no asis­ten­cia al fo­ro, “que las Farc tie­nen que en­tre­gar to­das las ar­mas”, etc. evi­den­cia ese des­co­no­ci­mien­to. La de­ja­ción de las ar­mas es un pro­ce­so pro­gre­si­vo que se ha ve­ni­do cum­plien­do ba­jo la ob­ser­va­ción de las par­tes y de la ONU, aho­ra pos­ter­gar­do por 20 días. Re­cha­zar a Pas­tor Ala­pe por­que las Farc no han en­tre­ga­do a hoy to­das las ar­mas y el di­ne­ro es equi­vo­ca­do. Ala­pe es uno de los in­te­gran­tes de­sig­na­dos por las Farc pa­ra mo­vi­li­zar­se a ni­vel na­cio­nal en cum­pli­mien­to de ta­reas re­la­cio­na­das con el Acuer­do. El Al­cal­de de­be con­tri­buir a crear un am­bien­te pro­pi­cio a la paz y abs­te­ner­se de boi­co­tear­la.

En la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca los al­tos fun­cio­na­rios del Es­ta­do de­ben ac­tuar se­gún la ra­zón pú­bli­ca e in­cluir nor­mas de ra­zo­na­mien­to y es­tán­da­res de evi­den­cia que per­mi­tan la jus­ti­fi­ca­ción pú­bli­ca y la com­pren­sión por par­te de los de­más ciu­da­da­nos ra­zo­na­bles. Los ar­gu­men­tos ad ho­mi­nem, la gri­te­ría y vul­ga­ri­dad en los me­dios, la me­dio­cri­dad ar­gu­men­ta­ti­va en Fa­ce­book o Twit­ter, los in­sul­tos y se­ña­la­mien­tos, no son lo más ade­cua­do pa­ra una so­cie­dad que as­pi­ra a cons­truir un es­pa­cio pú­bli­co pa­ra la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca.

An­te el he­cho po­lí­ti­co de la ne­go­cia­ción, los acuer­dos, su im­ple­men­ta­ción le­gis­la­ti­va y eje­cu­ti­va, el apo­yo in­ter­na­cio­nal, su va­li­da­ción cons­ti­tu­cio­nal, de­be­mos pre­gun­tar a los fun­cio­na­rios que nos re­pre­sen­tan y a quie­nes as­pi­ran a car­gos de re­pre­sen­ta­ción: ¿Qué que­re­mos co­mo so­cie­dad? ¿Exa­cer­bar el odio y la ven­gan­za con­tra las Farc? ¿Pro­fun­di­zar la po­la­ri­za­ción? ¿Con­ti­nuar la vía de la gue­rra que su­po­ne el des­po­jo, el des­pla­za­mien­to y la vio­len­cia? ¿O es po­si­ble cons­truir la po­lis, la ley, a par­tir del diá­lo­go, la to­le­ran­cia, la ra­zón pú­bli­ca?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.