Mo­ra­li­tos, el nue­vo ícono de los sal­tos

El Colombiano - - DEPORTES - Por LUZ ÉLIDA MO­LI­NA MA­RÍN

En los Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro-2016 Se­bas­tián Mo­ra­les Men­do­za lle­gó a la fi­nal de tram­po­lín 3 me­tros. Des­de en­ton­ces se con­vir­tió en el nue­vo re­fe­ren­te de los cla­va­dos en el país, dis­tin­ción que ra­ti­fi­ca ca­da que com­pi­te den­tro o fue­ra de Co­lom­bia.

Ha­ce unas se­ma­nas fue el rey del Grand Prix en Puer­to Ri­co, y du­ran­te el pa­sa­do fin de se­ma­na se con­so­li­dó co­mo el me­jor del Na­cio­nal In­ter­li­gas dispu­tado en Me­de­llín.

Es­tos triunfos no son fru­to de la ca­sua­li­dad, ha­cen par­te de la pla­ni­fi­ca­ción que el sal­ta­dor hi­zo en su nue­vo ci­clo olím­pi­co, el mis­mo que es­pe­ra cul­mi­nar con otra ha­za­ña, pe­ro es­ta vez con un fi­nal fe­liz: “es­tar en­tre los cin­co o, por qué no, en el po­dio”, di­ce el deportista que ini­ció un plan es­pe­cial men­tal en el cen­tro de al­to rendimiento For­tuis, con mi­ras a su gran me­ta, una me­da­lla olím­pi­ca.

Se­bas­tián, quien en Río eli­gió la can­ción la Go­ta Fría de Car­los Vi­ves pa­ra lle­nar­se de or­gu­llo pa­trio y con­cen­tra­se en su prue­ba, siem­pre es­tá son­rien­do. Es el en­car­ga­do de la mú­si­ca, los chis­tes y las ocu­rren­cias en los en­tre­na­mien­tos y com­pe­ten­cias pa­ra sa­lir de la ru­ti­na.

De las bro­mas y buen hu­mor no se sal­va ni su no­via Lau­ra Car­do­na, en­tre­na­do­ra con quien lle­va dos años de re­la­ción y le exi­ge más pa­ra que si­ga cre­cien­do co­mo per­so­na y deportista.

Una tram­pa a la fe­li­ci­dad

Mo­ra­les, o Mo­ra­li­to, co­mo le gus­ta que le di­gan, re­cuer­da con al­go de nos­tal­gia cuan­do a los 11 años, lleno de frus­tra­ción y ba­ña­do en llan­to, lle­gó a su ca­sa di­cien­do que no vol­vía a los cla­va­dos y lo cum­plió.

Su ma­má, Glo­ria Ste­lla

Men­do­za, sa­bía que el lu­gar de Se­bas­tián era en la pis­ci­na y por eso le hi­zo una tram­pi­ta pa­ra que re­gre­sa­ra.

Lo in­vi­tó a vi­si­tar a su ami­ga Ma­nue­la Ríos, a quien con­si­de­ra co­mo una her­ma­na, pe­ro ella te­nía en­tre­na­mien­to y les pi­dió que la acom­pa­ña­ran. Nancy, la ma­má de Ma­nue­la, ca­sual­men­te te­nía en su bol­so una pan­ta­lo­ne­ta de ba­ño pa­ra hom­bre, nue­va y de la ta­lla de Se­bas­tián.

“De­be­rías lan­zar­te”, le di­je­ron las tres cóm­pli­ces en me­dio de pí­ca­ras ri­sas. Se­bas­tián lo hi­zo pa­ra dar­les gus­to, pe­ro se re­en­con­tró con su pa­sión y por eso vol­vió a en­tre­nar.

Lo hi­zo con más dis­ci­pli­na pues sus com­pa­ñe­ros le lle­va­ban dos años de ven­ta­ja y así con mu­cho es­fuer­zo y de­di­ca­ción fue es­ca­lan­do, ga­nan­do cla­si­fi­ca­cio­nes a even­tos in­ter­na­cio­na­les y me­da­llas que lo en­cum­bra­ron co­mo deportista con pro­yec­ción.

Aho­ra tie­ne re­co­no­ci­mien­to mun­dial y la exi­gen­cia ha cam­bia­do. Su te­cho es al­to, por eso se pre­pa­ra fuer­te pa­ra al­can­zar sus me­tas. A Bu­da­pest va por me­da­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.