MA­DU­RO BUS­CA ESCONDEDERO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RÍA CLA­RA OS­PI­NA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Se ru­mo­ra, no sin ra­zón, que Ni

co­lás Ma­du­ro, en el ma­yor de los se­cre­tos, bus­ca un lu­gar don­de pue­da re­fu­giar­se, en ca­so de que las co­sas en Ve­ne­zue­la em­peo­ren, aún más de lo que es­tán.

El ti­rano ve­ne­zo­lano quie­re ha­llar un país que le dé tran­qui­li­dad y ga­ran­tías. Di­cen que el pre­si­den­te-dic­ta­dor ya ha con­sul­ta­do con abo­ga­dos in­ter­na­cio­na­lis­tas pa­ra sa­ber qué paí­ses no tie­nen tra­ta­do de ex­tra­di­ción con Es­ta­dos Uni­dos o con la Unión Eu­ro­pea. Co­rrer la mis­ma suer­te del dic­ta­dor pa­na­me­ño

An­to­nio No­rie­ga lo ate­rra. Hoy, el hom­bre du­ro de Ve­ne­zue­la sa­be que sí tie­ne que sa­lir de Ve­ne­zue­la, lue­go de ha­ber­la arrui­na­do y ca­si des­tro­za­do con su des­go­bierno y es­tu­pi­dez, ten­drá que ha­cer­lo ha­cia un lu­gar don­de su per­ma­nen­cia que­de blin­da­da, don­de los ex­ten­sos bra­zos de la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal no lo pue­dan al­can­zar.

Co­mo bien se sa­be, “el que la de­be la te­me”, y ya son mu­chos los muer­tos que Ma­du­ro lle­va a sus es­pal­das. So­lo en los úl­ti­mos 60 días de mar­chas en su con­tra, van 60 ve­ne­zo­la­nos ase­si­na­dos en las ca­lles por atre­ver­se a pro­tes­tar con­tra el ham­bre y la mi­se­ria a que su go­bierno los ha so­me­ti­do.

Tar­de o tem­prano, él y sus acó­li­tos ten­drán que res­pon­der por sus crí­me­nes. El pue­blo ve­ne­zo­lano de­man­da­rá jus­ti­cia y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se­rá ga­ran­te de que es­ta se cum­pla.

Así las co­sas, el mo­men­to de su hui­da pa­re­ce es­tar ca­da día más cer­ca. Ya has­ta los pro­pios cha­vis­tas de pu­ra ce­pa, esos aban­de­ra­dos de la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na, los que creían en los idea­les de Hu­go Chá­vez, se han has­tia­do de ver los des­ma­nes co­me­ti­dos con­tra el pue­blo por el su­pues­to he­re­de­ro del cau­di­llo. No son po­cos los que es­tán ho­rro­ri­za­dos al pre­sen­ciar la es­ca­sez de co­mi­da y me­di­ca­men­tos que su­fre hoy el país y por la bru­tal represión y abu­so de po­der del go­bierno de Ma­du­ro. ¿Qué pa­só con la ri­ca Ve­ne­zue­la de otros tiem­pos?

Re­cien­te­men­te he­mos vis­to a im­por­tan­tes cha­vis­tas, co­mo la fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga, el ex­can­ci­ller Luis Al­fon­so Dá­vi­la, el ex­mi­nis­tro de in­te­rior Mi­guel

Ro­drí­guez, la ex­de­fen­so­ra del pue­blo Ma­ri­pi­li Her­nán­dez y mu­chos más, de­nun­ciar, aun po­nien­do en pe­li­gro su in­te­gri­dad per­so­nal y su li­ber­tad, los des­ma­nes de la guar­dia ci­vil y la po­li­cía y los con­ti­nuos exa­brup­tos de Ma­du­ro.

Se agrie­tan las ba­ses del cha­vis­mo. Pa­ra mu­chos los lo­gros de la Re­vo­lu­ción, el le­ga­do de Chá­vez, ha si­do des­trui­do por Ma­du­ro. El pre­si­den­te-dic­ta­dor, es un trai­dor de la cau­sa. El pue­blo no re­sis­te más y la his­to­ria con­de­na­rá los he­chos qui­tán­do­le bri­llo a su ído­lo. Por eso, a ellos co­mo guar­dia­nes de ese le­ga­do les co­rres­pon­de de­nun­ciar los he­chos.

Tam­bién es cier­to que, co­mo lo ha di­cho el je­fe de la opo­si­ción, Hen­ri­que Ca­pri­les, en en­tre­vis­ta a la revista Se­ma­na, “den­tro de las Fuer­zas Ar­ma­das hay di­vi­sión. Mu­chí­si­mos mi­li­ta­res es­tán en desacuer­do con el go­bierno, por la represión y por la rup­tu­ra del or­den cons­ti­tu­cio­nal”. Igual­men­te Ca­pri­les ase­gu­ra que hay más de 80 mi­li­ta­res pre­sos por su opo­si­ción.

Hoy, Ma­du­ro es de­nun­cia­do por miem­bros de su pro­pio par­ti­do, el ejér­ci­to, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y 76 % de la ago­bia­da po­bla­ción que de­man­da elec­cio­nes in­me­dia­tas.

No es una ma­la idea que rá­pi­da­men­te bus­que un buen escondedero. Yo re­co­mien­do a su buen ami­go Irán, país sin tra­ta­do de ex­tra­di­ción con sus enemi­gos. Des­de allí po­drá ver a Ve­ne­zue­la re­cu­pe­rar­se de su ne­fas­to go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.