SO­BRE LA IN­CER­TI­DUM­BRE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRISTINA RES­TRE­PO J. redacción@el­co­lom­biano.com.co

Di­vi­dir el día en 24 ho­ras, el círcu­lo en 360 gra­dos, as­pi­rar al con­trol so­cial a tra­vés de nor­mas, co­mo el Có­di­go de Ham­mu­ra­bi. Des­de Ba­bi­lo­nia, no; des­de mu­chí­si­mo an­tes, el hom­bre ya lu­cha­ba con­tra un monstruo que nos ago­bia co­mo in­di­vi­duos y gru­po: la in­cer­ti­dum­bre.

“La in­cer­ti­dum­bre, fren­te a las vehe­men­tes es­pe­ran­zas y te­mo­res, es do­lo­ro­sa, pe­ro hay que so­por­tar­la si desea­mos vi­vir sin te­ner que apo­yar­nos en con­so­la­do­res cuen­tos de ha­das”: Ber

trand Rus­sell ob­ser­va­ba en la re­li­gión una bús­que­da de la cer­te­za, de un en­torno se­gu­ro. (“Has­ta que la muer­te los se­pa­re” de­ja de ser una má­xi­ma de co­mo­di­dad cuan­do se des­cu­bre que la fe­cha de La Par­ca es, an­te to­do, in­cier­ta). Pe­ro exi­ge la fe. Y no a to­dos se nos da.

Des­cu­bri­mos co­sas y con­cep­tos, los in­ven­ta­mos, los adap­ta­mos y nos adap­ta­mos a ellos, pa­ra re­du­cir la in­cer­ti­dum­bre. Tra­ba­jar en la bús­que­da de lo pre­de­ci­ble –por ejem­plo, uni­ver­sa­li­zar las se­ña­les trán­si­to–, in­ten­tar eli­mi­nar el fac­tor sor­pre­sa, son pro­pó­si­tos esen­cia­les del ser hu­mano…

No obs­tan­te, la ten­ta­ción del “ha­gá­mos­le a ver qué pa­sa” tam­bién ha­ce par­te de nues­tra na­tu­ra­le­za.

La in­cer­ti­dum­bre es una pá­gi­na en blan­co. Pue­de ve­nir en for­ma de au­to­ri­dad mun­dial ( Do­nald Trump aban­do­na el Tra­ta­do de Pa­rís) o de im­pro­vi­sa­ción crio­lla (los Acuer­dos de Paz, lis­tos pa­ra re­ci­bir la pa­ta­di­ta de la bue­na suer­te). O ce­rre­mos el plano: un su­pe­rá­vit de 298 mil 847 mi­llo­nes de pe­sos en Me­de­llín, que prio­ri­za en in­fra­es­truc­tu­ra y se­gu­ri­dad, sin des­ti­nar un pe­so a la cul­tu­ra. Y lo me­jor: con la apro­ba­ción de las ma­yo­rías del Con­ce­jo, por­que “Ajá”.

A los aman­tes or­to­do­xos del fút­bol los ex­ci­ta la adre­na­li­na del azar, des­pre­cian el uso de la tec­no­lo­gía. El foto-fi­nish en la can­cha equi­val­dría a eli­mi­nar la in­cer­ti­dum­bre, o con­fi­nar nues­tros peo­res ins­tin­tos en la pro­fun­di­dad del in­cons­cien­te: ¿qué ha­ría­mos si los ham­po­nes co­mo Ser­gio

Ra­mos (o el sub­se­cre­ta­rio del Se­na­do, Saúl Cruz, pa­ra se­guir con la com­pa­ra­ción de mo­da) siem­pre pa­ga­ran sus cul­pas?

¿Nos gus­ta­ría el mun­do si fue­ra así de jus­to?

La gran pa­ra­do­ja es que el ex­ce­so de cer­te­zas con­duz­ca a la in­cer­ti­dum­bre: no más San­tos pe­ro tam­po­co otro Uri­be. Más pas­tra­nas, ni de vai­nas. Otro Sam­per: trá­ga­me tie­rra.

To­dos los lu­nes son de in­cer­ti­dum­bre. En me­dio de una pa­ta­le­ta, el pre­si­den­te grin­go po­dría ju­gar con el ga­ti­llo que le­gó Ro­bert Op­pen­hei­mer. “El pa­dre de la bom­ba ató­mi­ca” lla­mó Tri­nity a las pri­me­ras prue­bas nu­clea­res, ins­pi­ra­do en los so­ne­tos de John Don­ne. Ni quién es Op­pen­hei­mer y mu­cho me­nos Don­ne, a Trump so­lo le in­tere­sa dón­de es­tá el bo­tón.

Exis­te un re­tro­ce­so peor que la men­ti­ra emo­cio­nal que lla­ma­mos “pos­ver­dad”: es­tar en ma­nos de quie­nes creen que la ver­dad es una so­la. Y que les per­te­ne­ce. Crean es­ta­dos co­lec­ti­vos de fal­sa cer­ti­dum­bre, guia­dos por los im­pul­sos de su in­tui­ción, sub­je­ti­va, egoís­ta, or­di­na­ria. (La in­tui­ción es un pa­so ini­cial, lo sue­le ser pa­ra el cien­tí­fi­co. Que­dar­se en ella es un des­vío de la Ra­zón).

Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja, el Lo­bo, las ma­yo­rías, pre­fie­ren el ca­mino más cor­to: el re­torno al con­sue­lo de los cuen­tos de ha­das

El hom­bre ha lu­cha­do des­de siem­pre con­tra un monstruo que nos ago­bia: la in­cer­ti­dum­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.