Ro­ger Wa­ters cues­tio­na el mun­do que es­co­gi­mos

En­tre y pa­sa­ron 25 años. El nue­vo dis­co del ce­re­bro de Pink Floyd ya es­tá dis­po­ni­ble.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por HU­GO A. VÁS­QUEZ ECHA­VA­RRÍA SSTOCK

To­do es sus­cep­ti­ble de ser pues­to en du­da, dis­cu­ti­do, con­tro­ver­ti­do. Y más si te­ne­mos en cuen­ta que el mun­do es­tá en una ra­cha de ma­las de­ci­sio­nes. Es­te es el cal­do de cul­ti­vo per­fec­to pa­ra la crea­ción de Ro­ger Wa­ters, siem­pre tan car­ga­da po­lí­ti­ca­men­te co­mo in­ten­sa en te­mas cul­tu­ra­les y so­cia­les.

Son prue­ba de es­to obras maes­tras del rock co­mo The Wall y el os­cu­ro The Fi­nal Cut, ál­bum en el que to­mó to­do el con­trol crea­ti­vo y creó un ál­bum con­cep­tual mar­ca­do por el go­bierno de la da­ma de hie­rro, Mar­ga­ret That­cher (pri­me­ra mi­nis­tra del Reino Uni­do en­tre 1979 y 1990) y la Gue­rra de las Mal­vi­nas.

En­ton­ces no es ra­ro que, 25 años des­pués de Amu­sed to Death, un dis­co mo­des­to en su ca­rre­ra, Wa­ters vuel­va con un ma­ni­fies­to po­lí­ti­co, Is This The Li­fe We Really Want?, cons­trui­do por 12 can­cio­nes que sue­nan mu­cho co­mo los años más pro­lí­fi­cos de Pink Floyd: es di­fí­cil no en­con­trar so­ni­dos com­par­ti­dos con Ani­mals y con los tra­ba­jos an­tes men­cio­na­dos.

En­tre mu­chos, uno

¿Qué ha­ce que Wa­ters con­vier­ta un te­ma tan usa­do en al­go dra­má­ti­ca­men­te no­ve­do­so? La res­pues­ta es cla­ra: al mú­si­co no le im­por­ta in­co­mo­dar, no le im­por­ta po­ner el de­do en la lla­ga, no tie­ne mie­do de de­cir­le ton­to al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ni de re­cla­mar por los caí­dos en Afganistán.

La can­ción ho­mó­ni­ma es­tá bien or­ques­ta­da, pro­du­ci­da co­mo le gus­ta al ar­tis­ta con ca­pas de rui­do, in­clu­so la voz de Do­nald Trump des­ca­li­fi­can­do a CNN y la voz que en cres­cen­do va agre­gan­do ten­sión a la com­po­si­ción.

“Ca­da vez que el te­lón cae so­bre al­gu­na vi­da ol­vi­da­da, es por­que to­dos es­tá­ba­mos ahí pa­ra­dos, si­len­cio­sos e in­di­fe­ren­tes”, can­ta Wa­ter y fi­na­li­za po­nien­do so­bre nues­tros hom­bros el pe­so de las de­ci­sio­nes que nos han traí­do has­ta acá.

Otra can­ción que so­bre­sa­le es Oceans Apart, una mi­ni­ba­la­da de un mi­nu­to que fun­cio­na a la per­fec­ción de puen­te ha­cia Part of Me Died. Es­to es cla­ve en la ma­ne­ra de es­truc­tu­rar un dis­co, lo que me­jor ha­ce Wa­ters. Las can­cio­nes se

co­nec­tan, cuen­tan una his­to­ria que se hi­la con el cui­da­do de un ar­te­sano que co­no­ce su ar­te. Sin ar­ti­fi­cios apa­ra­to­sos.

Los sen­ci­llos son bien lo­gra­dos: The Last Re­fu­gee es dra­má­ti­co y pro­fun­do, una vi­sión poé­ti­ca del apo­ca­lip­sis. Smell the Roses es una can­ción más roc­ke­ra, con ese ba­jo ca­den­cio­so que ya se oyó en The Dark Si­de of the Moon y la voz in­con­fun­di­ble de Wa­ters con la fuer­za del fi­nal de los años se­ten­ta; in­clu­so la se­lec­ción de los efec­tos en el puen­te de la can­ción an­te­ce­den un so­lo que en otras épo­cas po­dría ser una pie­za de Da­vid Gil­mour, ex­com­pa­ñe­ro de Wa­ters en Pink Floyd

FOTO

El mú­si­co y ac­ti­vis­ta bri­tá­ni­co, Ro­ger Wa­ters, lle­va­ba dos años gra­ban­do y pro­du­cien­do es­te dis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.