“La es­pe­ra­da com­pa­re­cen­cia del ex­di­rec­tor del FBI po­dría abrir pa­so a un im­peach­ment (pro­ce­so de des­ti­tu­ción) al pre­si­den­te de EE. UU. Se­rá lar­go el ca­mino pa­ra pro­bar con cer­te­za si re­ci­bió pre­sio­nes”.

La es­pe­ra­da com­pa­re­cen­cia del ex­di­rec­tor del FBI po­dría abrir pa­so a un im­peach­ment (pro­ce­so de des­ti­tu­ción) al pre­si­den­te de EE. UU. Se­rá lar­go el ca­mino pa­ra pro­bar con cer­te­za si re­ci­bió pre­sio­nes.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

Es­te es un jue­ves 8 de ju­nio que pue­de pa­sar a la his­to­ria: el ex­di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, se pre­sen­ta an­te la Co­mi­sión de In­te­li­gen­cia del Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra co­rro­bo­rar si re­ci­bió pre­sio­nes del pre­si­den­te Do­nald Trump con el fin de fre­nar la in­ves­ti­ga­ción so­bre los ne­xos con fun­cio­na­rios ru­sos de al­to ni­vel del ge­ne­ral Mi­chael Flynn, quien ape­nas ofi­ció 24 días co­mo con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad de la Ca­sa Blan­ca.

Ha­ce mu­cho tiem­po que so­bre el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se no pen­día un es­cán­da­lo que ca­da vez se ha vuel­to más afi­la­do, más hi­rien­te. Ayer, en una pri­me­ra jor­na­da, el di­rec­tor Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia, Dan Coats, y el de la Agen­cia Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad, Mi­chael Ro­gers, ne­ga­ron ser su­je­tos de pre­sio­nes por par­te del je­fe del go­bierno.

La si­tua­ción ac­tual pro­vo­ca un no­to­rio des­gas­te a Washington, pe­ro muy en par­ti­cu­lar a la fi­gu­ra de Trump. Va­rios con­gre­sis­tas com­pa­ran la cri­sis pre­sen­te con epi­so­dios co­mo el Wa­ter­ga­te, que ter­mi­nó con la re­nun­cia de Ri­chard Ni­xon, en 1974. “Es­ta pe­lí­cu­la ya la ha­bía­mos vis­to”, di­jo el se­na­dor re­pu­bli­cano John McCain 20 días atrás.

Es que tras la com­pa­re­cen­cia de Co­mey hoy se le­van­ta una es­te­la de ver­sio­nes so­bre los víncu­los de Mi­chael Flynn con in­flu­yen­tes fi­gu­ras y em­pre­sas ru­sas de las cua­les re­ci­bió pa­gos su­pe­rio­res a USD 50.000 por ofi­ciar co­mo con­fe­ren­cian­te en 2015, emo­lu­men­tos que no fi­gu­ra­ron en su de­cla­ra­ción al fis­co.

La “tra­ma ru­sa”, co­mo han lla­ma­do en el es­ce­na­rio me­diá­ti­co de EE. UU. la su­pues­ta “coor­di­na­ción” en­tre los ase- so­res de Trump y los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos, pa­ra afec­tar la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton, sa­ca am­po­llas no so­lo por el he­cho mis­mo de la po­si­ble cons­pi­ra­ción sino por una alian­za iné­di­ta en­tre per­so­na­li­da­des de dos po­ten­cias his­tó­ri­ca­men­te an­ta­gó­ni­cas.

Por eso el cre­cien­te re­pro­che de la opi­nión pú­bli­ca a un ac­to cen­su­ra­ble en lo éti­co, pe­ro so­bre to­do en la pers­pec- ti­va de sus gra­ves im­pli­ca­cio­nes pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal. ¿Con­fia­rían los ciu­da­da­nos en un go­bierno que di­lu­ye sus prin­ci­pios en em­pre­sas de es­pio­na­je con­tra la de­mo­cra­cia y las ins­ti­tu­cio­nes pro­pias?

La au­dien­cia de es­ta ma­ña­na pue­de lan­zar un nu­ba­rrón so­bre la Ca­sa Blan­ca, so­bre la fu­tu­ra sol­ven­cia po­lí­ti­ca y moral del go­bierno y so­bre la so­li­dez y cre­di­bi­li­dad de la fi­gu­ra de un Do­nald Trump que des­de el día mis­mo de su po­se­sión le­van­tó una ola de pro­tes­tas y que con sus sen­ten­cias pro­vo­ca­do­ras tie­ne una po­pu­la­ri­dad bas­tan­te ho­ra­da­da.

La gran in­cóg­ni­ta es­tá en la con­tun­den­cia y pro­fun­di­dad del tes­ti­mo­nio de Ja­mes Co­mey an­te la Co­mi­sión de In­te­li­gen­cia del Se­na­do. En to­do ca­so no se­rá una ba­ga­te­la re­tó­ri­ca. El ex­je­fe del FBI tie­ne ga­na­da repu­tación de aje­dre­cis­ta me­tó­di­co, y se ad­vier­te que re­mi­tió un tex­to de sie­te fo­lios de la mano del cual hoy de­ta­lla­rá las con­ver­sa­cio­nes con el pre­si­den­te Trump.

El do­cu­men­to, que al­gu­nos me­dios ya pre­sen­tan co­mo fil­tra­do, con­tie­ne los por­me­no­res de los tres en­cuen­tros per­so­na­les y las seis lla­ma­das te­le­fó­ni­cas que sos­tu­vie­ron am­bos. Ayer, una fra­se de Trump a Co­mey le dio la vuel­ta al pla­ne­ta: “Ne­ce­si­to leal­tad, es­pe­ro leal­tad”. Es­tá por ver­se si el fo­guea­do ex­di­rec­tor del FBI la ra­ti­fi­ca y la ca­ta­pul­ta es­te jue­ves, su­ma­da a otros co­men­ta­rios del pre­si­den­te que po­drían abrir pa­so a que el Con­gre­so con­si­de­re la aper­tu­ra de un pro­ce­so de des­ti­tu­ción, im­peach­ment. El se­na­dor Chuck Schum­mer ya ad­vir­tió la tras­cen­den­cia y gra­ve­dad del mo­men­to: “la his­to­ria nos ob­ser­va”

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.