SIN PRE­JUI­CIOS LI­TE­RA­RIOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DIE­GO ARIS­TI­ZÁ­BAL des­deel­cuar­to@gmail.com

Es­ta se­ma­na leí un ar­tícu­lo muy in­tere­san­te en el su­ple­men­to cul­tu­ral de El País de Es­pa­ña, Ba­be­lia, so­bre los ni­ños y los li­bros que es­tán le­yen­do en las es­cue­las, so­bre có­mo los pa­dres, maes­tros y edi­to­res es­tán me­tien­do la mano más de la cuen­ta, te­nien­do co­mo pa­rá­me­tros lo que pa­ra ellos es bueno o ma­lo, se­gún sus pre­jui­cios.

En un li­bro be­llí­si­mo que es­cri­bió el fran­cés Paul Ha­zard, “Los li­bros, los ni­ños y los hom­bres”, que ha­bla jus­ta­men­te de es­te mis­mo asun­to: el de­seo his­tó­ri­co de los adul­tos de pre­ten­der en vano im­po­ner sus gus­tos a los “inofen­si­vos” ni­ños, a las po­bres cria­tu­ras que es­tán ex­pues­tas en es­te mun­do tan cruel, hay un en­sa­yo que me pa­re­ce elo­cuen­te y que una vez más de­ja en al­to la re­bel­día afor­tu­na­da de los in- fan­tes. Si hay al­go cla­ro es que ellos siem­pre se de­fen­de­rán de los gran­des: “Tran­qui­li­cé­mo­nos, los ni­ños no se de­jan opri­mir sin re­sis­ten­cia; que­re­mos do­mi­nar, pe­ro ellos quie­ren ser li­bres: es un be­llo com­ba­te. En vano les da­mos el li­bro que me­re­ce nues­tros plá­ce­mos por una se­rie de cua­li­da­des ad­mi­ra­bles; así co­mo, muy pe­que­ñi­nes, de­jan caer el re­loj cu­yo tic­tac ya no les in­tere­sa, con el mis­mo ade­mán dis­gus­ta­do de­jan caer el li­bro que ha­bía de ha­cer­los más sa­bios que Pi­co de la Mi­rán­do­la y más jus­tos que Sa­lo­món”.

A ve­ces, me da la im­pre­sión de que quie­re im­po­ner­se cier­ta asep­sia li­te­ra­ria, co­mo si un­tar­se de cier­ta mier­di­ta mien­tras se ex­plo­ra fue­ra gra­ví­si­mo. Y en­ton­ces los adul­tos, tan preo­cu­pa­dos siem­pre por ha­cer­les to­do más fá­cil a los ni­ños, ter- mi­nan por em­ba­rrar­la con cu­ra­du­rías ex­tre­mas que to­can, sin pu­dor, la cen­su­ra. Por eso me gus­tó lo que di­jo la au­to­ra de “Ma­no­li­to ga­fo­tas”, El­vi­ra Lin­do, en el ar­tícu­lo de Ba­bel: “No con­si­de­ran (las edi­to­ria­les) que la in­fan­til y ju­ve­nil sean li­te­ra­tu­ra, no se tie­ne res­pe­to al gé­ne­ro. Siem­pre hay al­go de con­des­cen­den­cia, es co­mo si los au­to­res de ju­ve­nil tu­vie­ran que es­cri­bir si­guien­do las ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas que re­quie­re ca­da edad. Es una pe­na, por­que no­so­tros leí­mos lo que nos dio la ga­na, li­bros ex­ce­len­tes, ma­los o re­gu­la­res, pe­ro uno de nues­tros pri­me­ros ac­tos de so­be­ra­nía fue de­ci­dir el li­bro que íba­mos a leer. Es­ta in­tro­mi­sión con­ti­nua en la vi­da ín­ti­ma del ni­ño me pa­re­ce que no le ayu­da a ha­cer­se un adul­to”.

Yo creo que si al­go re­cor­da­mos quie­nes ya su­pe­ra­mos los pre­jui­cios li­te­ra­rios, es el des­cu­bri­mien­to de ese pri­mer li­bro eman­ci­pa­dor, el li­bro des­cu­bier­to por nues­tra pro­pia cu­rio­si­dad, sin me­dia­cio­nes, al me­nos sin preám­bu­lo, sin una ro­me­ría de pa­la­bras. La li­te­ra­tu­ra tam­bién es­tá car­ga­da de pre­sen­te, y el pre­sen­te, cuan­do lo ale­ja­mos de pu­ri­ta­nis­mos ri­dícu­los, nos mues­tra siem­pre nue­vas for­mas de leer

A ve­ces, me da la im­pre­sión de que quie­re im­po­ner­se cier­ta asep­sia li­te­ra­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.