ACEP­TA­CIÓN NO ES RE­SIG­NA­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por GONZALO GA­LLO GON­ZÁ­LEZ

Dios mío, si acep­to la reali­dad, me alejo de ba­ta­llas es­té­ri­les, y de ser un amar­ga­do y de un in­con­for­mis­mo pes­ti­len­te.

Por eso cuen­ta el te­nor An­drea Bo­ce­lli que asu­mir su ce­gue­ra fue el pri­mer pa­so pa­ra sa­lir ade­lan­te y triun­far.

Y eso es exac­ta­men­te la acep­ta­ción, no es re­sig­nar­se, es to­mar la reali­dad tal co­mo es y me­jo­rar lo que se pue­de.

No es fá­cil, por­que hay si­tua­cio­nes bien es­pi­no­sas, pe­ro con fe, amor y cons­tan­cia lo­gro su­pe­rar­me.

An­te to­do, Se­ñor, de­bo acep­tar­me a mí mis­mo y que­rer­me co­mo se que­ría Ce­lia Cruz: con una fuer­te au­to­es­ti­ma.

Mi re­to es va­lo­rar­me, no ser víc­ti­ma y es­me­rar­me por dar lo me­jor de mí sin en­vi­diar a los de­más.

En­ton­ces flu­yo, va­lo­ro a los otros y de­jo de es­tar pe- lean­do con­ti­go, Se­ñor, con la vi­da y con la reali­dad.

So­lo es­toy bien cuan­do me amo y acep­to a los otros co­mo son, sin de­jar que na­die abu­se de mí. Gra­cias, Dios mío, por guiar­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.