UNA EM­PRE­SA ÉTI­CA ES UN BIEN PÚ­BLI­CO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ADE­LA COR­TI­NA * re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

En los años se­ten­ta del si­glo XX se puso de ac­tua­li­dad, más que de mo­da, la éti­ca de la em­pre­sa. Se pre­sen­ta­ba en so­cie­dad con dos bue­nos ava­les: la éti­ca es ren­ta­ble pa­ra las em­pre­sas, por­que una em­pre­sa éti­ca es­tá me­jor ges­tio­na­da que una in­mo­ral, aho­rra en cos­tes de coor­di­na­ción y ge­ne­ra ca­pi­tal sim­pa­tía en­tre los ciu­da­da­nos, pe­ro ade­más una em­pre­sa éti­ca con­tri­bu­ye a crear una bue­na so­cie­dad. Una bue­na em­pre­sa es un au­tén­ti­co bien pa­ra su cuen­ta de re­sul­ta­dos, pe­ro tam­bién pa­ra la so­cie­dad que dis­fru­ta de ella.

Con el cam­bio de si­glo fue el dis­cur­so de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial el que vino a re­for­zar es­ta idea. Una eco­no­mía que quie­ra ser com­pe­ti­ti­va –ve­nía a de­cir- de­be apo­yar­se en em­pre­sas que crean pues­tos de tra­ba­jo, ofre­cen un buen pro­duc­to por un pre­cio ajus­ta­do, ha­cen par­tí­ci­pes a los tra­ba­ja­do­res de la mar­cha de la em­pre­sa y les re­tri­bu­yen con un sa­la­rio jus­to, aña­den va­lor a los accionistas, atien­den a los pro­vee­do­res y se con­vier­ten en la so­cie­dad en la que vi­ven en au­tén­ti­cas ciu­da­da­nas, preo­cu­pa­das por su en­torno so­cial y na­tu­ral.

Pa­re­cía, pues, que un buen vien­to so­pla­ba pa­ra la éti­ca em­pre­sa­rial, has­ta el pun­to de que los em­pre­sa­rios eran me­jor va­lo­ra­dos por la ciu­da­da­nía que los po­lí­ti­cos, co­sa im­pen­sa­ble ha­cía al­gu­nas dé­ca­das; so­bre to­do en un país co­mo Es­pa­ña que, al me­nos des­de el Si­glo de Oro, apre­cia más in­clu­so a los pí­ca­ros que a los co­mer­cian­tes.

Sin em­bar­go, cuan­do es­ta­lló la cri­sis ha­cia 2007 las gen­tes se pre­gun­ta­ban dón­de ha­bía que­da­do en reali­dad la éti­ca, dón­de la res­pon­sa­bi­li­dad. Por si fal­ta­ra po­co, al­gu­nas em­pre­sas que in­ver­tían en ges­tio­nar la res­pon­sa­bi­li­dad re­cor­ta­ron esos gas­tos y co­sas co­mo es­tas hi­cie­ron pen­sar que más se ha­bía vi­vi­do de cos­mé­ti­ca que de éti­ca.

Y es ver­dad que en­tre las cau­sas de la cri­sis cuen­tan un buen nú­me­ro de ac­tua­cio­nes in­mo­ra­les. La fal­ta de trans­pa­ren­cia en la ges­tión fi­nan­cie­ra, uni­da a la opa­ci­dad de los pro­duc­tos, la fal­ta de re­gu­la­ción en unos ca­sos y de con­trol de lo re­gu­la­do en otros, las me­di­das pa­ra fa­vo­re­cer a los ban­cos sin el con­trol del di­ne­ro in­yec­ta­do su­pues­ta­men­te pa­ra fa­vo­re­cer a los ciu­da­da­nos, la im­pre­sión ge­ne­ra­li­za­da y cer­te­ra de que siem­pre aca­ban pa­gan­do los más dé­bi­les, los que no tu­vie­ron cul­pa en que em­pe­za­ra es­te desas­tre. To­do ello, uni­do a la fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad, com­po­ne un con­jun­to de fa­llos éti­cos que han ge­ne­ra­do una cri­sis ge­ne­ra­li­za­da de con­fian­za. Y la con­fian­za es el va­lor su­pre­mo sin el que no fun­cio­na la vi­da so­cial, pe­ro tam­po­co la po­lí­ti­ca y la eco­nó­mi­ca.

Pe­ro jus­ta­men­te lo que vie­ne a mos­trar es­te du­ro cho­que con la reali­dad es que ur­ge po­ten­ciar la éti­ca em­pre­sa­rial, re­cor­dar que la ta­rea de la em­pre­sa es aten­der al bien de to­dos los afec­ta­dos por ella, y que es jus­ta­men­te es­te mo­do de ac­tuar el que au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de per­ma­ne­cer en el mer­ca­do ge­ne­ran­do nue­vos clien­tes. Ges­tio­nar la em­pre­sa éti­ca­men­te abre un me­jor ho­ri­zon­te pa­ra la cuen­ta de re­sul­ta­dos y con­vier­te a la em­pre­sa en un bien pú­bli­co pa­ra la so­cie­dad que tie­ne la suer­te de con­tar con ella

* Ca­te­drá­ti­ca de Éti­ca y Fi­lo­so­fía Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia (Es­pa­ña). Co­lum­na del Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

Una bue­na em­pre­sa es un bien pa­ra su cuen­ta de re­sul­ta­dos, y pa­ra la so­cie­dad que dis­fru­ta de ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.