Comey sal­pi­ca a Trump

El ex­di­rec­tor del FBI Ja­mes Comey fue ta­jan­te en su de­cla­ra­ción: hu­bo in­ter­fe­ren­cia rusa en las elec­cio­nes de 2016.

El Colombiano - - PORTADA - Por DA­NIEL ARMIROLA R. AFP

En una es­pe­ra­da se­sión pú­bli­ca es­te jue­ves an­te el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do, el ex­di­rec­tor del FBI, Ja­mes Comey, evi­tó ca­li­fi­car las ór­de­nes que re­ci­bió del pre­si­den­te de EE. UU., Do­nald Trump, co­mo “obs­truc­ción a la Jus­ti­cia”, pe­ro sí las con­si­de­ró muy “per­tur­ba­do­ras y preo­cu­pan­tes”.

Comey de­jó en ma­nos del fis­cal especial de­sig­na­do pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de la po­si­ble in­je­ren­cia rusa en las elec­cio­nes de 2016, Ro­bert Mue­ller, de­ter­mi­nar si Trump in­cu­rrió en al­gu­na fal­ta al pe­dir­le “leal­tad” y que “de­ja­ra pa­sar” sus pes­qui­sas so­bre el exa­se­sor de se­gu­ri­dad de la Ca­sa Blan­ca, Mi­chael Flynn.

A pe­sar de que evi­tó reite­rar di­rec­ta­men­te an­te el co­mi­té que fue pre­sio­na­do, tal co­mo su­gi­rió en el me­mo­ran­do por el que es­ta­lló el es­cán­da­lo, el ex­di­rec­tor del FBI am­plió mu­chos de­ta­lles de sus reunio­nes con Trump, del ca­so ru­so, y de lo que vi­vió du­ran­te su des­pi­do (9 de ma­yo).

“¿Tie­ne al­gu­na du­da de que Ru­sia in­ten­tó in­ter­fe­rir en las elec­cio­nes de 2016 y que el go­bierno ru­so es­tá de­trás de los ata­ques ci­ber­né­ti­cos?”, le pre­gun­tó el pre­si­den­te del co­mi­té, el re­pu­bli­cano Ri­chard Burr. “No”, res­pon­dió ta­jan­te Comey.

Ho­ras des­pués, an­te las pre­gun­tas del se­na­dor de­mó­cra­ta Jack Reed, fue ca­te­gó­ri­co: “yo fui des­pe­di­do pa­ra in­ten­tar des­viar la for­ma en que se es­ta­ba lle­van­do la in­ves­ti­ga­ción so­bre Ru­sia, y por­que esa pes­qui­sa es­ta­ba mo­les­tan­do a la ad­mi­nis­tra­ción Trump”.

His­to­rial de obs­truc­cio­nes

Mien­tras la por­ta­voz ad­jun­ta de la Ca­sa Blan­ca, Sa­rah Huc­ka­bee San­ders, re­cha­zó los co­men­ta­rios del ex­di­rec­tor del FBI, y ase­gu­ró que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos “no es un men­ti­ro­so”, el abo­ga­do del mag­na­te, Mark Ka­so­witz, ne­gó las acu­sa­cio­nes de Comey y su­gi­rió que po­dría ser in­ves­ti­ga­do por fil­trar a la pren­sa un me­mo­ran­do in­terno so­bre una conversación en la Ca­sa Blan­ca.

No obs­tan­te, la pre­sun­ta obs­truc­ción a la jus­ti­cia en la que ha­bría in­cu­rri­do Trump y las po­si­bles in­ter­ven­cio­nes de Ru­sia en las elec­cio­nes de 2016 to­man ca­da vez más fuer­za y ha­cen pen­sar en otros ca­sos em­ble­má­ti­cos que no con­clu­ye­ron bien.

La pri­me­ra y más me­mo­ra­ble tie­ne que ver con el ex­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Ri­chard Ni­xon, se­ña­la­do en 1974 co­mo el ce­re­bro de­trás de la trama de in­ter­cep­ta­cio­nes ile­ga­les a la se­de del Par­ti­do De­mó­cra­ta (Com­ple­jo Wa­ter­ga­te) en Was­hing­ton. No obs­tan­te, ese año fue cru­cial pa­ra su sa­li­da tem­pra­na al co­no­cer­se que su ad­mi­nis­tra­ción lle­vó a ca­bo una in­ten­sa la­bor de pre­sión al FBI y otras agencias con el fin de fre­nar sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el ca­so.

Lue­go, en­tre 1998 y 1999, el ex­pre­si­den­te Bill Clin­ton es­tu­vo en una pri­me­ra fa­se de jui­cio po­lí­ti­co en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes por per­ju­rio, al ne­gar en te­le­vi­sión que sus re­la­cio­nes con la pa­san­te Mo­ni­ca Le­winsky fue­ran de na­tu­ra­le­za se­xual, y por obs­truc­ción a la jus­ti­cia, en su in­ten­to por in­fluir en el tes­ti­mo­nio de Le­winksy y otras per­so­nas. Aun­que el pe­di­do no pros­pe­ró en el Se­na­do, sí sen­tó un pre­ce­den­te so­bre el im­pac­to de es­te ti­po de con­duc­tas en la tra­di­ción po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na, que aho­ra po­drían ju­gar en con­tra de Trump.

Más re­cien­te­men­te, du­ran­te las pa­sa­das elec­cio­nes de Fran­cia, el equi­po del ac­tual pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron res­pon­sa­bi­li­zó a Ru­sia por el ro­bo y la fil­tra­ción de de­ce­nas de mi­les de do­cu­men­tos in­ter­nos de la can­di­da­tu­ra, que fue­ron in­su­mo pa­ra un in­ten­to de sa­bo­ta­je de la can­di­da­tu­ra.

Im­pli­ca­cio­nes

¿Qué efec­to ten­drá es­te ca­pí­tu­lo del ca­so “Ru­sia­ga­te” so­bre la ad­mi­nis­tra­ción Trump? Ex­per­tos con­sul­ta­dos por EL CO­LOM­BIANO creen que el im­pac­to po­lí­ti­co es enor­me

40% de po­pu­la­ri­dad tie­ne Trump en Es­ta­dos Uni­dos, se­gún Real Clear Po­li­tics.

en el Dis­tri­to de Co­lum­bia (D.C.) y en to­da la na­ción.

“Lo que es­to le mues­tra al país es que de­be es­tar más pen­dien­te de la co­rrup­ción del go­bierno y lo que es­tá pa­san­do puer­tas aden­tro, más que se­guir asun­tos de po­lí­ti­ca ex­te­rior. No sé si va­yan a en­con­trar mu­chas más evi­den­cias res­pec­to a los in­ten­tos de Trump de trun­car la in­ves­ti­ga­ción so­bre Ru­sia, pe­ro el ca­mino es­tá ser­vi­do pa­ra un jui­cio po­lí­ti­co en el Con­gre­so”, afir­mó Mark Weis­brot, co­di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca y Po­lí­ti­ca (Cepr) de Was­hing­ton.

El in­ves­ti­ga­dor ar­gu­men­ta que mu­chos de los re­pu­bli­ca­nos po­drían per­mi­tir que tal pro­ce­so avan­ce en el Le­gis­la­ti­vo, to­da vez que “des­de las pri­ma­rias, era evi­den­te que la ma­yo­ría de po­lí­ti­cos del par­ti-

do no lo que­ría en el po­der. Los me­dios tam­po­co, las ins­ti­tu­cio­nes tam­po­co. ¿Có­mo se recupera de eso? Aún no he­mos lle­ga­do al pun­to de quie­bre, pe­ro no creo que Trump lle­gue al fi­nal de su man­da­to”.

Emi­lio Viano, do­cen­te de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na de Was­hing­ton, ve la cuer­da de los re­pu­bli­ca­nos ten­sa, pe­ro no ro­ta: “al fi­nal, los re­pu­bli­ca­nos no es­tán lis­tos pa­ra un pro­ce­so de jui­cio po­lí­ti­co, por­que Trump les ha ser­vi­do mu­cho pa­ra re­no­var­se. En es­te mo­men­to, una ba­ta­lla pa­ra el im­peach­ment ( pro­ce­so de des­ti­tu­ción) se­ría muy im­po­pu­lar pa­ra sus ba­ses, un año an­tes de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Ellos es­tán muy des­con­ten­tos de puer­tas pa­ra aden­tro, pe­ro no aún has­ta ese pun­to. Res­ta ver si el asun­to si­gue cre­cien­do, por­que se les po­dría sa­lir de las ma­nos”

FO­TO EFE

En la es­pe­ra­da au­dien­cia an­te el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do, Comey ca­li­fi­có co­mo muy “per­tur­ba­do­ras y preo­cu­pan­tes” las ór­de­nes que re­ci­bió del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Aquí el aná­li­sis de la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual.

FO­TO

La au­dien­cia de Comey fue lar­ga­men­te es­pe­ra­da por los es­ta­dou­ni­den­ses, al pun­to que en Twit­ter im­pe­ró la ten­den­cia #Co­me­yDay y su tes­ti­mo­nio fue trans­mi­ti­do en vi­vo por los me­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.