SO­BRE CALORES Y AGUA­CE­ROS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JO­SÉ GUI­LLER­MO ÁN­GEL me­moan­jel5@gmail.com

Es­ta­ción Ca­len­ta­mien­to Glo­bal, que no so­lo tie­ne que ver con la na­tu­ra­le­za sino con los ce­re­bros de tan­ta gente ca­len­tu­rien­ta, de esa que ha­bla y res­pon­de sin pen­sar tra­tan­do de pes­car en río re­vuel­to, aun­que ya los ríos re­vuel­tos son po­cos de­bi­do a la mi­ne­ría in­sa­cia­ble y des­or­de­na­da y a la ta­la per­ma­nen­te de ár­bo­les, es­pe­cial­men­te don­de las so­cie­da­des son más co­rrup­tas e in­ca­pa­ces. Y en es­te pun­to o cue­va o an­tro, se ha­ci­nan los que con­si­de­ran que la tie­rra se pue­de sa­quear a su ama­ño, los que le echan la cul­pa del re­ca­len­ta­mien­to a las va­cas y a la pérdida de la ca­pa de ozono, los que, muy in­mo­ra­les, ha­blan de agre­sio­nes mo­ra­les (cuan­do los po­nen en evi­den­cia) y creen que con dis­cul­pas se li­be­ran de de­li­tos, ca­lum­nias, pe­ca­dos y bru­te­ces, pues en me­dio de es­tos calores in­ten­sos y agua­ce­ros arra­sa­do­res (no se ad­mi­te que la na­tu­ra­le­za se des­bor­da cuan­do, da­ñán­do­la, la ha­ce­mos en­trar en cri­sis), to­do va­le: la pos­ver­dad que po­ne hue­vos y la al­ga­ra­bía co­mo re­cur­so pa­ra cuan­do apa­re­ce un da­ño.

Que hay un cam­bio cli­má­ti­co da­ñino, es evi­den­te, así mu­chos su­pues­tos cien­tí­fi­cos (los que ha­cen los es­tu­dios pa­ra las mul­ti­na­cio­na­les) di­gan que no pa­sa na­da y que so­lo son de­li­rios eco­lo­gis­tas y cam­bios pro­pios del pla­ne­ta que nos es­tán to­can­do en es­to de la ley del eterno re­torno o de la ley pen­du­lar de la his­to­ria, don­de lo que pa­só an­tes vuel­ve a pa­sar y en­ton­ces la cul­pa no es nues­tra ni de la co­di­cia sino de la tie­rra, que se com­por­ta co­mo una se­ño­ra a la que le han lle­ga­do los calores y al­go le apri­sio­na el ner­vio pu­den­do. Pe­ro, dí­ga­se lo que se di­ga (los in­tere­ses son mu­chos), la na­tu­ra­le­za es­tá reac­cio­nan­do: don­de se cor­tan ár­bo­les apa­re­ce el de­sier­to, si los ríos se se­can la muer­te se mul­ti­pli­ca, cuan­do el ai­re se con­ta­mi­na las en­fer­me­da­des se cre­cen y el am- bien­te, en­ra­re­ci­do, so­lo crea in­cer­ti­dum­bre. Eso se ve.

Y co­mo no­so­tros tam­bién ha­ce­mos par­te del me­dio am­bien­te, co­mo pro­duc­to de una na­tu­ra­le­za en­fer­ma al­go de­be es­tar pa­san­do en los ce­re­bros y las neu­ro­nas, no sé si a cau­sa de las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas, la ma­la edu­ca­ción (ba­sa­da en tí­tu­los y no en sa­be­res) o la des­me­su­ra en el an­sia de poder y de en­ri­que­cer­se (esa es la ilu­sión) pa­ra mal com­prar­lo to­do. So­lo que tran­qui­li­dad e in­te­li­gen­cia no ven­den y, en­ton­ces, te­ner más de lo con­tro­la­ble es un ca­so de es­tul­ti­cia, nar­ci­sis­mo y caí­da en barrena. Pe­ro ahí es­ta­mos, re­que­ma­dos y ero­sio­na­dos, ne­gán­do­nos los erro­res y dis­pues­tos a res­pon­der co­mo los vie­jos ca­ver­ní­co­las: dan­do pa­los a cie­gas, de ma­ne­ra emo­cio­nal y yen­do de un her­vor a otro, pues cuan­do hay agua ra­ra y ha­ce mu­cho ca­lor, el re­sul­ta­do es una ma­la so­pa, sin pa­pas, sin car­ne, so­lo ga­nas.

Aco­ta­ción: Llue­ve, true­na, re­lam­pa­guea, la gente se en­fren­ta, la geo­gra­fía no exis­te y la cien­cia, o lo que es­to sea se­gún el ne­go­cio de las re­vis­tas in­de­xa­das y ba­ses de da­tos de su­pues­to al­to im­pac­to, co­mien­za a te­ner otros cam­pos de aná­li­sis: los de da­ños ce­re­bra­les pro­du­ci­dos por am­bien­tes po­lí­ti­cos y el ar­te de co­mer bi­lle­tes en ca­so de que co­mien­ce la es­ca­sez, co­sa que ya se ve en las ideas y en sa­ber có­mo se vi­ve.

Dí­ga­se lo que se di­ga, la na­tu­ra­le­za es­tá reac­cio­nan­do: don­de se cor­tan ár­bo­les apa­re­ce el de­sier­to...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.