EDI­TO­RIAL

El fis­cal Ge­ne­ral ra­ti­fi­ca y am­plía sus ad­ver­ten­cias so­bre la nor­ma que per­mi­ti­rá a las Farc de­ci­dir la ad­mi­nis­tra­ción de su pa­tri­mo­nio ilí­ci­to. El país no pa­re­ce es­tar in­tere­sa­do en el asun­to.

El Colombiano - - PORTADA -

“El fis­cal Ge­ne­ral ra­ti­fi­ca y am­plía sus ad­ver­ten­cias so­bre la nor­ma que per­mi­ti­rá a las Farc de­ci­dir la ad­mi­nis­tra­ción de su pa­tri­mo­nio ilí­ci­to. El país no pa­re­ce es­tar in­tere­sa­do en el asun­to”.

Ha­ce una se­ma­na, el fis­cal Ge­ne­ral de la Na­ción, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, des­de la je­fa­tu­ra del sis­te­ma acu­sa­to­rio pe­nal que do­ta a sus opi­nio­nes de un pe­so di­fe­ren­cial, ad­vir­tió con cla­ri­dad que en una de las nor­mas con fuer­za de ley emi­ti­das por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca al am­pa­ro de las fa­cul­ta­des con­ce­di­das por el Con­gre­so pa­ra desa­rro­llar los pac­tos con las Farc, que­dó la po­si­bi­li­dad de que bue­na par­te de los bie­nes de esa gue­rri­lla fue­ra a pa­rar a ma­nos de ella mis­ma y sus des­mo­vi­li­za­dos.

Es­te ries­go ha­bía si­do se­ña­la­do por va­rios de los vo­ce­ros del No en el ple­bis­ci­to, des­de el mo­men­to mis­mo de la fir­ma del Nue­vo Acuer­do Fi­nal. Co­mo cam­pa­na­zos de aler­ta de quie­nes fue­ron ta­cha­dos co­mo “enemi­gos de la paz” se les des­es­ti­mó e in­clu­so ri­di­cu­li­zó. Aho­ra la ad­ver­ten­cia la ha­ce quien pue­de ser con­si­de­ra­do mu­chas co­sas, me­nos enemi­go del Go­bierno o del pro­ce­so de paz.

En efec­to, el de­cre­to ley 903 de 2017 sí di­ce (ar­tícu­lo 4) que los bie­nes de las Farc se des­ti­na­rán tan­to a la re­pa­ra­ción ma­te­rial de “las víc­ti­mas del con­flic­to” (se en­tien­de que no so­lo las cau­sa­das por sus ac­cio­nes cri­mi­na­les), co­mo a la aten­ción de los pro­gra­mas es­ta­ble­ci­dos en los acuer­dos de paz (pun­to 3.2.2.), es­pe­cí­fi­ca­men­te a la re­in­cor­po­ra­ción so­cio­eco­nó­mi­ca de los des­mo­vi­li­za­dos, la pues­ta en mar­cha de un “cen­tro de pen­sa­mien­to y for­ma­ción de di­ri­gen­tes”, así co­mo fi­nan­ciar los Eco­mún (em­pre­sas de eco­no­mía “so­cial y so­li­da­ria” pa­ra sus des­mo­vi­li­za­dos).

El pre­si­den­te San­tos no ha ex­pli­ca­do na­da de es­te te­ma. Las de­cla­ra­cio­nes de sus fun­cio­na­rios han si­do del to­do con­tra­dic­to­rias. Si el Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra la Paz, Ser­gio Ja­ra­mi­llo, di­jo que esa nor­ma era una “cham­bo­na­da”, el lla­ma­do mi­nis­tro del Post­con­flic­to, Ra­fael Par­do, di­jo que ese de­cre­to no se va a de­ro­gar. Más cla­ros fue­ron los vo­ce­ros de las Farc, al de­cir que eso fue lo que se acor­dó en La Ha­ba­na.

Y eso es lo que di­ce el pro­pio de­cre­to ley pues­to ba­jo la lu­pa por el fis­cal Ge­ne­ral: el fon­do fi­du­cia­rio al cual irán esos bie­nes “se­rá go­ber­na­do por un Con­se­jo Fi­du­cia­rio cu­ya ad­mi­nis­tra­ción se­rá de­ci­di­da y cons­ti­tui­da por el Go­bierno Na­cio­nal, por re­co­men­da­ción de la Co­mi­sión de Se­gui­mien­to, Im­pul­so y Ve­ri­fi­ca­ción a la Im­ple­men­ta­ción del Acuer­do Fi­nal (CSIVI)”.

Es po­si­ble que mu­chos co­lom­bia­nos no le ha­yan pues­to aten­ción al­gu­na, pe­ro la CSIVI es­tá in­te­gra­da por tres miem­bros del Go­bierno cen­tral, y por tres de las Farc. Ellos se­rán una es­pe­cie de su­per­jun­ta di­rec­ti­va que ins­trui­rá có­mo cons­ti­tuir y ad­mi­nis­trar el fon­do con los bie­nes de las Farc. Quien quie­ra sa­car su pro­pia con­clu­sión, lea con aten­ción el ar­tícu­lo 3 del de­cre­to ley 903.

Y a pe­sar del si­len­cio que se ha que­ri­do te­jer so­bre es­te asun­to tan cru­cial pa­ra la vi­gen­cia de un ver­da­de­ro cli­ma de paz, el fis­cal Ge­ne­ral no so­lo no re­ti­ró sus de­nun­cias, sino que las am­plió. Que sea la CSIVI la que de­fi­na có­mo des­ti­nar esos bie­nes im­pli­ca­rá una mer­ma a la so­be­ra­nía fis­cal del Es­ta­do. Y lo más de­li­ca­do: el fis­cal ase­gu­ra que to­do es­to se lo ha­bía ad­ver­ti­do al Je­fe de Es­ta­do y que es­te com­par­tió esa preo­cu­pa­ción. Sin em­bar­go, al­go pa­só pa­ra que “la de­ci­sión pre­si­den­cial no se hi­cie­ra efec­ti­va”.

A es­tas al­tu­ras del pro­ce­so es po­si­ble que bue­na par­te del país ni se­pa ni le in­tere­se qué se es­tá mo­vien­do tras bam­ba­li­nas. Pue­de que mu­chos di­ri­gen­tes cuen­ten con es­te de­sen­ten­di­mien­to co­mo al­go be­ne­fi­cio­so, al con­si­de­rar­lo idó­neo pa­ra un pos­con­flic­to ale­ja­do de po­lé­mi­cas po­lí­ti­cas o ju­rí­di­cas. Pe­ro los pro­ble­mas emer­ge­rán cuan­do to­da esa opi­nión pa­si­va se per­ca­te de la reali­dad y exi­ja cuen­tas por lo que en su mo­men­to no qui­sie­ron es­cu­char

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.