Edu­ca­ción, ¿pi­lar del pro­yec­to de país?

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - FREDDY SAN­TA­MA­RÍA V. Dir. Gru­po In­ves­ti­ga­ción Es­tu­dios Po­lí­ti­cos UPB

El pa­ro de maes­tros que Co­lom­bia vi­ve por es­tos días es mues­tra cla­ra de lo que ad­ver­tía nues­tro Pre­mio No­bel Ga­briel Gar­cía Már­quez años atrás: “Nues­tra edu­ca­ción con­for­mis­ta y re­pre­si­va pa­re­ce con­ce­bi­da pa­ra que los ni­ños se adap­ten por la fuer­za a un país que no fue pen­sa­do pa­ra ellos, en lu­gar de po­ner el país al al­can­ce de ellos pa­ra que lo trans­for­men y lo en­gran­dez­can” (Co­lom­bia al fi­lo de la opor­tu­ni­dad). Las pro­pues­tas por el me­jo­ra­mien­to de la edu­ca­ción en su con­jun­to pa­re­cen no ha­ber te­ni­do efec­to, to­do lo con­tra­rio, a ve­ces la edu­ca­ción en Co­lom­bia es so­lo pa­ra un gru­po re­du­ci­do y no co­mo un de­re­cho de los ni­ños y jó­ve­nes de nues­tro país. Lo que caracteriza a nues­tra edu­ca­ción es que no es lo más im­por­tan­te. La edu­ca­ción pa­ra es­te país ni si­quie­ra es­tá en se­gun­do plano, es­tá muy le­jos de es­tar en tan pri­vi­le­gia­do lu­gar. Los pro­fe­so­res re­cla­man con de­re­cho, la edu­ca­ción no es lo im­por­tan­te pa­ra el go­bierno de turno. Pe­ro tam­bién pa­ra nues­tra so­cie­dad con­for­mis­ta y re­pre­si­va. Si no es im­por­tan­te, ¿en­ton­ces qué lo es pa­ra nues­tro país? La bue­na edu­ca­ción de nues­tros jó­ve­nes es un pro­ble­ma pa­ra abor­dar sin va­ci­la­cio­nes, pe­ro, co­mo lo de­mues­tran las ci­fras, no lo es pa­ra es­te Es­ta­do, la fuer­za, la gue­rra y la “des­bo­ca­da lo­co­mo­to­ra” del pro­gre­so es su prio­ri­dad. Nues­tros es­tu­dian­tes es­tán en per­ma­nen­te con­flic­to, lle­gan a las au­las de cla­se re­pli­can­do los pro­ble­mas que afec­tan a la po­bla­ción en ge­ne­ral. Las es­ta­dís­ti­cas ha­blan por sí mis­mas. Nues­tras prác­ti­cas de vi­da, des­preo­cu­pa­das con el otro, agre­si­vas y com­pe­ti­ti­vas con el que nos pa­re­ce un pe­li­gro o un obs­tácu­lo pa­ra al­can­zar nues­tros fi­nes. La fa­mi­lia, por su­pues­to, tie­ne tam­bién su res­pon­sa­bi­li­dad en la “ma­la edu­ca­ción”. Fa­mi­lias dis­fun­cio­na­les que nun­ca es­tu­vie­ron pre­pa­ra­das pa­ra edu­car con gran­de­za a sus miem­bros, sino con mez­quin­dad e in­di­fe­ren­cia con su ve­cino, con su ami­go. La edu­ca­ción es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos. El Es­ta­do de­be garantizar que los re­cur­sos se in­vier­tan en po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas y no se des­víen re­cur­sos en pre­ben­das y mer­me­la­da. Los pa­dres de fa­mi­lia, cu­ya úni­ca e intransferible ta­rea es edu­car a sus hi­jos, de­ben to­mar­se en se­rio su rol de pri­me­ros edu­ca­do­res, los maes­tros exi­gen­tes y crí­ti­cos. De­ben tam­bién ser­lo de sí mis­mos, bus­can­do ca­pa­ci­tar­se ca­da día, au­to­for­mar­se y com­pro­me­ter­se con la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca y con su vo­ca­ción de ser formadores. Es­tá unión ne­ce­sa­ria y ur­gen­te per­mi­ti­rá que es­te país pue­da sa­lir de su con­for­mis­mo y pen­sar en uno pa­ra los ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos, pa­ra que lo trans­for­me­mos y lo ha­ga­mos cre­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.