JA­MES CO­MEY Y EL DE­PRE­DA­DOR EN JE­FE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por NI­CO­LE SE­RRA­TO­RE re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Mien­tras es­cu­cha­ba a Ja­mes B. Co­mey, el ex­di­rec­tor del FBI, con­tar­le al Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do a cer­ca de sus reunio­nes per­so­na­les y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas con el pre­si­den­te Trump, me re­cor­da­ba al­go: la ex­pe­rien­cia de una mu­jer aco- sa­da por su po­de­ro­so y de­pre­da­dor je­fe. Ha­bía pre­ci­sa­men­te ese ai­re si­nies­tro de coer­ción, de un em­plea­do in­de­fen­so pa­ra evi­tar el con­tac­to des­agra­da­ble con un em­plea­dor que es­tá tra­tan­do de aga­rrar lo que quie­re.

Des­pués de leer la de­cla­ra­ción an­te­rior de Co­mey, yo es­cri­bí un tuit so­bre es­to el miér­co­les en la no­che, y de in­me­dia­to es­cu­ché de otras mu­je­res que ha­bían vis­to emer­ger esa mis­ma na­rra­ti­va. Qué re­co­no­ci­ble era que Co­mey se sin­tie­ra “ano­na­da­do” al en­con­trar­se en es­tas si­tua­cio­nes po­ten­cial­men­te com­pro­me­te­do­ras. Su in­cre­du­li­dad, mez­cla­da con los in­ten­tos or­bi­ta­do­res de Trump por sa­lir­se con la su­ya, era con­mo­ve­do­ra. Pa­ra una mu­jer que ha pa­sa­do to­da una vi­da lu­chan­do con si­tua­cio­nes en las que los hom­bres que tie­nen po­der pue­den abu­sar, es­to era in­quie­tan­te­men­te fa­mi­liar.

El 27 de enero, Co­mey re­ci­bió una in­vi­ta­ción de úl­ti­ma ho­ra a ce­nar con el pre­si­den­te, y lue­go su­po que se­ría “so­lo no­so­tros dos”. El jue­ves, Co­mey re­ve­ló que tu­vo que can­ce­lar una ci­ta con su es­po­sa pa­ra ce­nar con Trump. Des­de ese en­ton­ces, al­go so­bre es­te “plan” lo hi­zo sen­tir in­tran­qui­lo.

El ne­go­cio cen­tral de es­ta ín­ti­ma ce­na era la in­sis­ten­cia de Trump: “Ne­ce­si­to leal­tad, es­pe­ro leal­tad”. Co­mey in­me­dia­ta­men­te re­co­no­ció que es­to era pre­sión pa­ra dar al­go que no que­ría dar. Él se que­dó pas­ma­do: “No me mo­ví, no ha­blé, ni cam­bié la ex­pre­sión de mi ca­ra en nin­gu­na for­ma du­ran­te el in­có­mo­do si­len­cio que si­guió”.

Esa reac­ción -la de­ci­sión de per­ma­ne­cer en quie­tud, res­pues­tas cal­cu­la­das pa­ra no fo­men­tar ni ofen­der que ca­rac­te­ri­zan a tan­tos de sus tra­tos con Trump- es iden­ti­fi­ca­ble pa­ra cual­quier mu­jer. Du­ran­te su tes­ti­mo­nio, a Co­mey se le pre­gun­tó por qué no ha­bía res­pon­di­do con más fir­me­za, por qué no le ha­bía di­cho a Trump que él, el pre­si­den­te, es­ta­ba ac­tuan­do inapro­pia­da­men­te o re­por­tó su com­por­ta­mien­to in­me­dia­ta­men­te a otros de au­to­ri­dad.

Co­mey la­men­tó no ha­ber si­do “más fuer­te” al res­pec­to, pe­ro ex­pli­có que era to­do lo que po­día ha­cer pa­ra con­cen­trar­se en no de­cir lo in­co­rrec­to. En otras pa­la­bras, él que­ría evi­tar con­ce­der cual­quier fa­vor a la vez evi­tan­do el ries­go de con­fron­ta­ción di­rec­ta.

Du­ran­te esa in­ter­mi­na­ble, in­có­mo­da ce­na, Co­mey lu­chó pa­ra con­ven­cer a Trump del pe­li­gro de “ha­cer bo­rro­sos” los lí­mi­tes. Pe­ro el se­ñor Trump no fue di­sua­di­do y vol­vió al te­ma de la leal­tad que de­be te­ner. Allí se oye la voz eter­na del se­duc­tor de­pre­da­dor: el hom­bre que sa­be lo di­fí­cil que pue­de ha­cer que una mu­jer re­cha­ce sus ne­ce­si­da­des.

Co­mey tra­tó de ale­jar­se de la tram­pa que le es­ta­ba sien­do ten­di­da. Ofre­ció su “ho­nes­ti­dad”, es­pe­ran­do que es­to apla­ca­ra a su in­sa­cia­ble an­fi­trión. Trump res­pon­dió con una de­man­da de “leal­tad ho­nes­ta”. Co­mey acep­tó. Sin em­bar­go, mien­tras do­cu­men­ta­ba es­ta “con­ver­sa­ción muy in­có­mo­da”, su con­ce­sión a es­ta fra­se le preo­cu­pa­ba. Es­pe­ra­ba no ha­ber si­do ma­lin­ter­pre­ta­do por el pre­si­den­te.

La víc­ti­ma de aco­so se­xual cons­tan­te­men­te es ob­se­sio­na­da por la idea de que di­jo o hi­zo al­go que le dio alien­to al per­se­gui­dor. Los aco­sa­do­res en se­rie, por su­pues­to, tie­nen un sen­ti­do in­tui­ti­vo de es­to, y son ex­per­tos en ma­ni­pu­lar y ex­plo­tar­lo.

Co­mey, us­ted no es­tá so­lo. ¿Cuán­tos de no­so­tros he­mos re­pa­sa­do men­tal­men­te una y otra vez un en­cuen­tro que de re­pen­te co­gió un tono ex­tra­ño, coer­ci­ti­vo? ¿Qué di­je? ¿Fue­ron cla­ras mis se­ña­les? ¿Hi­ce al­go am­bi­guo? ¿Di­je al­go com­pro­me­te­dor?

El ne­go­cio cen­tral de es­ta ín­ti­ma ce­na era la in­sis­ten­cia de Trump: “Ne­ce­si­to leal­tad, es­pe­ro leal­tad”. Co­mey re­co­no­ció que es­to era pre­sión pa­ra dar al­go que no que­ría dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.