MOR­BO VI­RA­LI­ZA­DO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ELBACÉ RES­TRE­PO el­ba­ce­ci­lia­res­tre­po@yahoo.com

En tiem­pos de fo­tos, de me­mes, de vi­deos, de vi­das so­por­ta­das en el nú­me­ro de li­kes, me pre­gun­to quién es el rey de la in­do­len­cia: ¿El que ha­ce un vi­deo de una si­tua­ción trá­gi­ca? ¿El que lo com­par­te? ¿El que le da “me gus­ta”? ¿El que lo po­ne a darle la vuel­ta al mun­do en 80 se­gun­dos pa­ra crear una ten­den­cia?

El que gra­ba, sin du­da, es un mor­bo­so. Mor­bo, se­gún una de las acep­cio­nes del dic­cio­na­rio, es el “atrac­ti­vo que des­pier­ta una si­tua­ción des­agra­da­ble, cruel, prohibida o que va con­tra la mo­ral es­ta­ble­ci­da”. Y en esa de­fi­ni­ción ca­ben to­dos los co­par­tí­ci­pes de la ac­ción.

Ha­ce unos me­ses cir­cu­ló el vi­deo de una se­ño­ra que, en me­dio de una cri­sis de la en­fer­me­dad psi­quiá­tri­ca que pa­de­ce, cau­só un gra­ve ac­ci­den­te de trán­si­to en nues­tra ciu­dad. En la más ab­so­lu­ta in­do­len­cia fue fil­ma­da des­nu­da mien­tras pa­sa­ba por la que qui­zá ha­ya si­do una de las peo­res si­tua­cio­nes de su vi­da. Y co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te hu­mi­lla­ción, el que hi­zo el vi­deo, que a to­das lu­ces no pre­ten­día ayu­dar­les a las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes a es­cla­re­cer los he­chos, lo vi­ra­li­zó. Nun­ca se pu­so en la piel de la se­ño­ra, ni en la de sus hi­jos. No se le ocu­rrió pen­sar qué sen­ti­ría él, o ella (no sé y no me in­tere­sa asig­nar­le se­xo a la in­do­len­cia) de ha­ber si­do su ma­má, su her­ma­na o su es­po­sa. No le pa­só por la ca­be­za que un mal mo­men­to pue­de te­ner­lo cual­quie­ra el día me­nos pen­sa­do y que a na­die, en sus ca­ba­les, le gus­ta­ría su­frir se­me­jan­te ata­que tan cruel y ca­rro­ñe­ro.

Aque­lla vez le pe­dí me­su­ra y sen­ti­do co­mún al re­mi­ten­te, y lo he he­cho al­gu­nas ve­ces más, en un in­ten­to de­ses­pe­ra­do por rom­per esa ca­de­na de en­víos mor­bo­sos. Pe­ro no siem­pre lo lo­gro. Es­ta se­ma­na fue vi­ral la opor­tu­ní­si­ma gra­ba­ción de un ca­ma­ró­gra­fo de ce­lu­lar que cap­tó a un hom­bre al mo­men­to de ti­rar­se de una to­rre. Aban­do­né aque­lla pe­lí­cu­la de ho­rror an­tes de que el sui- ci­da se es­tre­lla­ra con­tra el pi­so, pe­ro me con­ta­ron que el vi­deo si­gue co­mo si na­da es­tu­vie­ra pa­san­do. Na­da de gri­tos, ayes, la­men­tos, pe­di­dos de ayu­da, na­da de na­da, so­lo el re­go­ci­jo de aquel des­al­ma­do que in­clu­so ha­ce acer­ca­mien­tos pa­ra que no se que­de na­da sin re­gis­tro, co­mo si se tra­ta­ra de mos­trar una ta­za des­tro­za­da.

Más que re­gar­se co­mo un vi­rus, la mi­se­ria hu­ma­na es una pes­te que se pro­pa­ga y con­ta­gia a otros con so­lo to­car una pan­ta­lla.

El mor­bo, a la luz de la si­co­lo­gía, es una ten­den­cia que se re­pi­te en to­dos los se- res hu­ma­nos. “Con­sis­te en la ne­ce­si­dad de ver, oír, sen­tir, ha­cer y oler cier­tas co­sas que es­tán ca­ta­lo­ga­das de mal gus­to, tru­cu­len­tas, su­cias o im­pú­di­cas”. To­dos so­mos mor­bo­sos, pe­ro nos di­fe­ren­cia el ni­vel. Lo que a al­gu­nos les cau­sa su­fri­mien­to o ma­les­tar, pa­ra otros es un pla­cer ca­si se­xual.

Es­tá muy cla­ro: Im­po­si­ble vi­vir des­co­nec­ta­dos en es­tos tiem­pos, pe­ro no re­nun­cio al pa­ta­leo. Abo­go por con­ser­var lo po­qui­to que nos que­da de com­pa­sión y de res­pe­to por la tra­ge­dia y la dig­ni­dad de los de­más.

Por lo me­nos yo exi­jo que me ex­clu­yan de to­dos los en­víos que se bur­len de los de­fec­tos fí­si­cos, que con­vier­tan un im­pas­se de al­guien en un nú­me­ro de cir­co o que pi­so­teen la dig­ni­dad o la in­ti­mi­dad de un se­me­jan­te. Ya bas­ta de ser tan cu­li­pron­tos, des­al­ma­dos y de­di­suel­tos

La mi­se­ria hu­ma­na es una pes­te que se pro­pa­ga y con­ta­gia a otros con so­lo to­car una pan­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.