UN ME­JOR CLI­MA CON ARO­MA DE MU­JER

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RI­CAR­DO LO­ZANO es­tra­te­gias­so­cia­les@yahoo.com

Es im­por­tan­te re­cor­dar que el cam­bio cli­ma­ti­co im­pac­ta de ma­ne­ra di­ver­sa a mu­je­res y hom­bres. Los ro­les y res­pon­sa­bi­li­da­des so­cial­men­te cons­trui­dos son ob­via­men­te muy di­fe­ren­tes unos de otros, y la des­ven­ta­ja pa­ra en­fren­tar el cli­ma la lle­van las mu­je­res. De acuer­do con la Agen­cia Mu­je­res de la ONU-2012, ca­si el 70 % de los 1,3 mil mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven en si­tua­cion de ex­tre­ma po­bre­za son mu­je­res, y el ma­yor im­pac­to del cli­ma en los te­rri­to­rios es pre­ci­sa­men­te el in­cre­men­to de es­ta po­bre­za.

Se­gún An­ke Stock, doc­to­ra abo­ga­da ale­ma­na de la Uni­ver­si­dad Hum­boldt en Ber­lin la des­ven­ta­ja se de­be a su ba­jo es­ta­tus so­cio­eco­no­mi­co com­pa­ra­do con el de los hom­bres que las ha­ce mu­cho más vul­ne­ra­bles en con­di­cio­nes de po­bre­za, su­mán­do­se a las de­sigual­da­des cul­tu­ra­les tí­pi­cas del ge­ne­ro con es­te­reo­ti­pos tra­di­cio­na­les cons­trui­dos por el pro­pio hom­bre, di­vi­sio­nes y di­fe­ren­cia­cio­nes de ta­ri­fas la­bo­ra­les le­ga­les que exa­cer­ban mu­cho más la ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­rar­se an­te los de­sas­tres cli­má­ti­cos, es­pe­cial­men­te en paí­ses po­bres y en desa­rro­llo.

Ade­más, pa­ra An­ke, a las mu- je­res so­cial­men­te se les res­pon­sa­bi­li­za de ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de las fa­mi­lias a tra­vés del su­mi­nis­tro de agua po­ta­ble, ali­men­tos nu­tri­ti­vos y com­bus­ti­bles pa­ra la co­ci­na, los cua­les son ca­da vez mas es­ca­sos. Las mu­je­res en­fren­tan fre­cuen­te­men­te ma­yor can­ti­dad de tra­ba­jo que los hom­bres, con opor­tu­ni­da­des de­sigua­les de su­per­vi­ven­cia an­te una emer­gen­cia co­mo su ba­ja ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­zar­se y las li­mi­ta­cio­nes en su mo­vi­li­dad con los abue­los y ni­ños, sin nom­brar su po­ca par­ti­ci­pa­cion en la to­ma de de­ci­sio­nes pa­ra el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, in­clu­si­ve en la de­gra­da­ción de sue­los o en ac­ti­vi­da­des de de­fo­res­ta­ción. Y es pre­ci­sa­men­te es­ta ra­zón la que las ha­ce me­nos con­tri­bu­yen­tes a la cau­sa del cam­bio cli­ma­ti­co que los hom­bres.

Su gran ven­ta­ja pa­ra en­fren­tar es­te pro­ble­ma es que tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar y de ofre­cer otras pers­pec­ti­vas y so­lu­cio­nes in­ter­me­dias pa­ra el cam­bio tran­si­cio­nal ha­cia una eco­no­mia más res­pon­sa­ble, de buen tra­to con los sue­los, ver­de, jus­ta y ba­sa­da en ba­jas emi­sio­nes de car­bón y de­más ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro.

En Co­lom­bia te­ne­mos el ejem­plo de la mu­jer ca­fe­te­ra. Se es­ti­ma que la mi­tad de los miem­bros de las fa­mi­lias ca­fe­te­ras son mu­je­res. Una quin­ta par­te de las fin­cas son ad­mi­nis­tra­das por ellas y apro­xi­ma­da­men­te el 20 % son mu­je­res ca­be­za de fa­mi­lia.

Es por es­to que des­de 2005, el Pro­gra­ma Mu­je­res Ca­fe­te­ras de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Cafeteros ha trans­ver­sa­li­za­do la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en su pro­pó­si­to de garantizar la equi­dad en los pro­ce­sos la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res, bus­can­do que las preo­cu­pa­cio­nes y ex­pe­rien­cias tra­di­cio­na­les de las mu­je­res, hom­bres y fa­mi­lia, con re­la­ción al ac­ce­so al agua, ser­vi­cios y ali­men­tos, sean par­te de la po­lí­ti­ca de sos­te­ni­bi­li­dad del sec­tor.

En­tre mu­chos lo­gros, el Plan Es­tra­té­gi­co 2015-2020 ha em­po­de­ra­do y fa­ci­li­ta­do el ac- ce­so a mer­ca­dos a mu­je­res ca­fe­te­ras a tra­vés de la for­ma­li­za­ción de 40 aso­cia­cio­nes, im­ple­men­tan­do es­tra­te­gias de ges­tión de ries­go, for­ta­le­cien­do las po­lí­ti­cas de go­bierno cor­po­ra­ti­vo y ase­gu­ran­do que la sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra del ne­go­cio sea de ver­dad de lar­go alien­to. To­do ba­jo el gran li­de­raz­go de Ana Ma­ría Lle­ras, coor­di­na­do­ra del Pro­gra­ma Mu­je­res Ca­fe­te­ras de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Cafeteros (FNC).

“Las mu­je­res son los prin­ci­pa­les agen­tes pa­ra el pro­gre­so en el cam­bio cli­ma ti­co”. lo ha di­cho va­rias ve­ces Ban Ki­moon, ex­se­cre­ta­rio de las Na­cio­nes Uni­das. Su ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra so­por­tar el do­lor, re­sis­tir los em­ba­tes del cli­ma y pla­ni­fi­car du­ran­te el tiem­po las ha he­cho pro­ta­go­nis­tas del pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro.

Por es­ta ra­zón to­das las mu­je­res de­ben con­ti­nuar au­men­tan­do su co­no­ci­mien­to y ca­pa­ci­dad pa­ra re­du­cir las vul­ne­ra­bi­li­da­des y ex­po­si­cio­nes de sus fa­mi­lias a tra­vés de la adop­cio n de me­di­das que re­duz­can los ries­gos e in­cre­men­ten sus in­gre­sos a tra­vés de las opor­tu­ni­da­des que de­ja tam­bién el cli­ma ex­tre­mo.

Las mu­je­res tie­nen el aro­ma pa­ra arre­gla rse­las de ma­ne­ra efi­cien­te en si­tua­cio­nes de cri­sis, pe­ro tam­bién pa­ra di­se­ñar el plan de vi­da co­rrec­to pa­ra el país y su fa­mi­lia

La gran ven­ta­ja de las mu­je­res es que tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar y de ofre­cer otras pers­pec­ti­vas y so­lu­cio­nes in­ter­me­dias pa­ra el cam­bio tran­si­cio­nal ha­cia una eco­no­mía más res­pon­sa­ble.

FO­TO AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.