HÉ­ROES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­NUE­LA ZÁ­RA­TE @ma­nue­la­za­ra­te

Des­de las cul­tu­ras más an­ti­guas de Asia, has­ta la van­guar­dia, los hom­bres for­ja­mos nues­tra iden­ti­dad a tra­vés de las fi­gu­ras que ve­ne­ra­mos. Los hé­roes. Des­de lo ma­te­rial has­ta lo más pro­fun­do es­ta­mos mar­ca­dos por ejem­plos te­rre­na­les o so­bre­na­tu­ra­les de lo que con­si­de­ra­mos el ejem­plo, la me­ta, el lu­gar al que que­re­mos lle­gar co­mo se­res hu­ma­nos.

Las na­cio­nes co­mo gru­po tam­bién tie­nen sus hé­roes. En Amé­ri­ca La­ti­na el he­roís­mo sue­le es­tar li­ga­do a la fun­da­ción de nues­tros paí­ses y a quie­nes ba­ta­lla­ron en un tiem­po más re­mo­to con po­de­res in­va­so­res, arries­gan­do la vi­da y po­nien­do la piel y la men­te pa­ra crear lo que hoy con­si­de­ra­mos un país. Nues­tra iden­ti­dad es cau­di­llis­ta, mas­cu­li­na y mi­li­tar. Ca­lles, ave­ni­das, pla­zas, es­tán de­di­ca­das a quie­nes se em­bar­ca­ron en la gue­rra pa­ra con­quis­tar el te­rri­to­rio que hoy lla­ma­mos ho­gar.

Iró­ni­ca­men­te, el ni­vel de sa­cra­li­dad que se les im­po­ne a las fi­gu­ras prin­ci­pa­les con las que se iden­ti­fi­can nues­tros paí­ses, co­mo San­tan­der, Su­cre, San Mar­tín o Bo­lí­var, im­pli­ca que inevi­ta­ble­men­te to­me­mos de ellos dis­tan­cia, que nos im­pi­de en­ten­der­los, in­clu­so sen­tir em­pa­tía por ellos y to­mar de ellos lec­cio­nes con­cre­tas.

En un mun­do glo­ba­li­za­do es ca­si im­po­si­ble de­cir que no hay cier­to tiem­po de in­va­sión y aun­que no ha­yan dispu­tas a gran es­ca­la so­bre fron­te­ras, nues­tros tiem­pos si­guen sien­do com­ple­jos y pe­li­gro­sos.

Mu­chos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na aún lu­chan por de­fi­nir­se. La vio­len­cia de dis­tin­tas pro­ce­den­cias y gra­dos si­gue azo­tan­do va­rias na­cio­nes. Nues­tra re­gión y sus lí­de­res si­guen es­tan­do mar­ca­dos por una vi­sión bé­li­ca y mi­li­tar. Nues­tra cul­tu­ra ad­mi­ra la fuer­za más que la ra­zón, una vi­sión del mun­do que va­lo­ra la su­pe­rio­ri­dad fí­si­ca y la do­mi­na­ción. En cier­ta for­ma es un dis­cur­so que idea­li­za la vio­len­cia y la dis­tan­cia del dis­cur­so ci­vil, de con­vi­ven­cia y acep­ta­ción de dis­tin­tas for­mas de ver la vi­da y de asu­mir des­de la eco­no­mía has­ta la ciu­da­da­nía.

Cons­truir nues­tro por­ve­nir es gran par­te de nues­tro pro­pó­si­to en es­te mun­do. Pe­ro ese fu­tu­ro no es na­da más nues­tro, de­be for­mar par­te de un plan en con­jun­to de quie­nes to­da­vía ni si­quie­ra han na­ci­do, pues son esas ge­ne­ra­cio­nes las que he­re­da­rán lo que hoy cons­trui­mos co­mo ciu­da­da­nos, co­mo na­cio­nes, co­mo con­ti­nen­tes.

Uno de los ejer­ci­cios más im­por­tan­tes que de­be­mos ha­cer co­mo due­ños de nues­tro des­tino es mi­rar al pa­sa­do, allí más que lec­cio­nes de vi­da hay una cla­ve que nos ex­pli­ca quié­nes so­mos y por qué es­ta­mos don­de es­ta­mos. Que Amé­ri­ca La­ti­na to­da­vía si­ga lu­chan­do por su iden­ti­dad y su es­ta­bi­li­dad, que sea un con­ti­nen­te que quie­re acer­car­se al desa­rro­llo, no só­lo tie­ne que ver con po­lí­ti­ca y eco­no­mía. No es na­da más el re­sul­ta­do de la tra­ge­dia de di­ri­gen­cias po­bres y de con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas ad­ver­sas. En reali­dad so­mos el pro­duc­to de lo que cons­tru­ye­ron quie­nes fun­da­ron nues­tros paí­ses. So­mos el re­fle­jo de quién ve­ne­ra­mos y con qué pá­gi­nas de la his­to­ria nos iden­ti­fi­ca­mos. Si que­re­mos cam­biar el pre­sen­te y cons­truir otro fu­tu­ro te­ne­mos que co­men­zar por des­cu­brir otra cla­se de he­roís­mo. En los hom­bres que ad­mi­ra­mos, en sus vi­das, en lo que a su vez ellos ad­mi­ra­ban es­tá una ca­de­na, un ca­mino cla­ro. Si en Amé­ri­ca La­ti­na co­men­zá­ra­mos a ad­mi­rar nues­tras ges­tas ci­vi­les, es­ta­ría­mos es­cri­bien­do otro ti­po de his­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.