IN­CER­TI­DUM­BRE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DA­VID E. SAN­TOS GÓ­MEZ da­vid­san­tos82@hot­mail.com

El 18 de abril la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca The­re­sa May anun­ció la con­vo­ca­to­ria a elec­cio­nes pa­ra re­no­var el par­la­men­to con­fia­da en que la ju­ga­da la for­ta­le­ce­ría en el 10 de Dow­ning Street. Con en­cues­tas y es­ta­dís­ti­cas a su fa­vor, la con­ser­va­do­ra es­ta­ba con­ven­ci­da de lo­grar un triun­fo aplas­tan­te so­bre los la­bo­ris­tas y, con am­plia ma­yo­ría le­gis­la­ti­va, ne­go­ciar el Bre­xit con Bru­se­las des­de su po­der re­no­va­do.

Pe­ro pa­só el es­pe­ra­do 8 de ju­nio y los re­sul­ta­dos fue­ron una ca­tás­tro­fe pa­ra May. Aun­que su par­ti­do fue el más vo­ta­do, per­dió la ma­yo­ría y, co­mo si fue­ra po­co, de­jó ir más de vein­te si­llas que aho­ra son ocu­pa­das por sus ri­va­les. Le­jos de con­so­li­dar­se, co­mo es­pe­ra­ba, la Pri­me­ra Mi­nis­tra tie­ne un go­bierno tam­ba­lean­te en el que son ne­ce­sa­rias las alian­zas y los acuer­dos par­ti­dis­tas.

El Reino Uni­do se con­vir­tió en si­nó­ni­mo de los des­ca­la­bros po­lí­ti­cos. Sin la lec­ción apren­di­da del Bre­xit, cuan­do se di­fu­mi­na­ron to­das las cer­te­zas, su cla­se go­ber­nan­te se aven­tu­ró a otra ru­le­ta que sa­lió trá­gi­ca­men­te mal. No so­lo pa­ra ellos, sino pa­ra el pue­blo al que go­bier­nan.

Tan pron­to co­mo el pró­xi­mo lu­nes 19 los re­pre­sen­tan­tes de la is­la ten­drán que sen­tar­se a ne­go­ciar el ar­duo ca­mino de se­pa­ra­ción de la Unión y la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal no pre­ten­de ha­cér­se­lo na­da fá­cil. Más aún cuan­do aho­ra tie­ne co­mo con­tra­par­te un go­bierno de­bi­li­ta­do por su pro­pio pue­blo.

Lo que vi­ve hoy The­re­sa May es una con­fir­ma­ción de lo que pa­re­ce es­ta­ble­cer­se co­mo la nue­va re­gla de la po­lí­ti­ca mun­dial: la in­cer­ti­dum­bre elec­to­ral co­mo eje. Na­da pue­de ser da­do por cier­to an­tes de que ha­blen los su­fra­gios.

El vér­ti­go de­mo­crá­ti­co de Oc­ci­den­te ya no es pal­pa­ble por los ins­tru­men­tos que an­tes lo ha­cían y las en­cues­tas de­ja­ron de fun­cio­nar. El pul­so en la ca­lle es va­ria­ble e im­pre­de­ci­ble y tan­to los po­lí­ti­cos co­mo sus ase­so­res bus­can fór­mu­las pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za per­di­da. Cual­quie­ra pue­de pa­sar del ano­ni­ma­to al triun­fo sor­pre­sa, de ser un só­li­do go­ber­nan­te al re­cha­zo in­me­dia­to de sus ciu­da­da­nos.

El Bre­xit –pie­dra fun­da­cio­nal de es­ta ten­den­cia de la in­cer­ti­dum­bre– fue se­gui­da por des­con­cer­tan­tes re­sul­ta­dos en el re­fe­ren­do co­lom­biano y en las pre­si­den­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses. Es­tos ejem­plos se ana­li­zan, pe­ro aún no se com­pren­den. Fal­tan sor­pre­sas y esa es la an­gus­tia que re­po­sa so­bre to­dos aque­llos en­car­ga­dos de unas elec­cio­nes por ve­nir in­clu­yen­do, por su­pues­to, nues­tras pre­si­den­cia­les de 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.