Roa Bas­tos, no­ve­lis­ta que des­en­mas­ca­ró al po­der

El au­tor de cum­pli­ría hoy cien años. La dic­ta­du­ra obli­gó a es­te escritor pa­ra­gua­yo a pa­sar más de me­dia vi­da en el exi­lio.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SALDARRIAGA JOHNY MÁR­QUEZ

AAu­gus­to Roa Bas­tos so­lían re­pe­tir­le en en­tre­vis­tas y fo­ros que él su­fría una obsesión por Pa­ra­guay. A es­te co­men­ta­rio, él res­pon­dió: “A to­do aquel que quie­re a su pa­tria le en­tra una es­pe­cie de obsesión por ella. So­bre to­do cuan­do es un país muy des­di­cha­do”.

Hoy se cum­plen cien años del na­ci­mien­to de Roa Bas­tos. Muer­to el 26 de abril de 2005, pa­só más de 50 años en el exi­lio, aco­sa­do por las dic­ta­du­ras de su país. Pu­do vol­ver a Asun­ción en 1989, cuan­do el dic­ta­dor Al­fre­do Stross­ner fue de­rro­ca­do.

Pro­ta­go­nis­ta de una vi­da in­ten­sa, di­ga­mos pa­ra co­men­zar que fue hi­jo de Lu­cio y Lucía. Él, ase­rra­dor y tra­ba­ja­dor de un in­ge­nio azu­ca­re­ro; ella, can­tan­te afi­cio­na­da, lec­to­ra y es­cri­to­ra. Con ella es­cri­bió su pri­me­ra obra, una crea­ción tea­tral ti­tu­la­da La car­ca­ja­da, que pre­sen­ta­ron por los pueblos pa­ra con­se­guir di­ne­ro pa­ra los sol­da­dos de la Gue­rra del Cha­co. Ella tam­bién lo en­tu­sias­mó con la lec­tu­ra, especialmente de la Bi­blia y de dra­mas, co­me­dias y tra­ge­dias de Wi­lliam Sha­kes­pea­re.

Que­dó re­gis­tra­do en su bio­gra­fía que se fu­gó de ca­sa pa­ra par­ti­ci­par en esa gue­rra que en­fren­tó a su país con­tra Bo­li­via, a la que fue vin­cu­la­do co­mo en­fer­me­ro y agua­te­ro.

Es­te au­tor es aso­cia­do por al­gu­nos con el boom la­ti­noa­me­ri­cano, pe­ro él mis­mo no se in­cluía en es­te gru­po, del que re­co­no­cía su ca­li­dad, pe­ro del que le mo­les­ta­ba que sus in­te­gran­tes fue­ran tra­ta­dos co­mo es­tre­llas de fa­rán­du­la.

“Au­gus­to Roa Bas­tos es due­ño de un al­to ni­vel de acep­ta­ción en Amé­ri­ca La­ti­na y su obra es muy leí­da — di­ce la maes­tra Lu­ci­la Gon­zá­lez de Chaves—. Es­to lo con­vier­te en un re­fe­ren­te de las le­tras”. Y re­co­no­ce su im­por­tan­cia co­mo tra­ba­ja­dor de la cul­tu­ra, lis­ta en la que no hay mu­chas per­so­nas ano­ta­das, aña­de ella.

Se re­fie­re a que, ade­más de sus obra crea­ti­va, Roa Bas­tos de­jó un le­ga­do muy im­por­tan­te en su país. Lue­go de su re­gre­so a Asun­ción con­tri­bu­yó en la crea­ción de un Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra, en el que sus pai­sa­nos pue­den es­tu­diar mú­si­ca, ar­tes, li­te­ra­tu­ra, y en la com­pi­la­ción y es­cri­tu­ra de en­ci­clo­pe­dias y es­cri­tos so­cia­les so­bre su país. en es­te año, Au­gus­to Roa Bas­tos re­ci­bió el Pre­mio Cer­van­tes. ga­nó el pre­mio Edi­to­rial Losada de no­ve­la por la no­ve­la Hi­jo de hom­bre.

Su te­ma, el po­der

El escritor es co­no­ci­do por su no­ve­la Yo, el su­pre­mo, con­si­de­ra­da una obra cum­bre de la li­te­ra­tu­ra en es­pa­ñol. Es­ta se cen­tra en la fi­gu­ra de Jo­sé Gas­par Ro­drí­guez de Francia, dic­ta­dor de Pa­ra­guay en­tre 1814 y 1840. Sin em­bar­go, es­cri­bió otras no­ve­las, cuen­tos, li­te­ra­tu­ra in­fan­til, poe­sía y guio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. “Su obra maes­tra es Yo, el su­pre­mo. Las de­más son di­ver­ti­men­tos, apun­tes, com­ple­men­tos de su crea­ción prin­ci­pal, co­mo lo ha­cen mu­chos es­cri­to­res”, con­si­de­ra el na­rra­dor Da­río Ruiz Gó­mez, quien cree que Roa Bas­tos es uno de los más gran­des au­to­res, ne­ce­sa­rio hoy, e in­vi­ta a leer­lo. “A Roa Bas­tos lo de­fi­ne el te­ma del po­der. Las re­la­cio­nes in­jus­tas que se es­ta­ble­cen en­tre quie­nes os­ten­tan un po­der exa­ge­ra­do y los de­más. Las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ser­vi­dum­bre y el ol­vi­do”. Cree que es­te escritor co­no­ció muy bien la re­vo­lu­ción de la no­ve­la ade­lan­ta­da por Ja­mes Joy­ce, Wi­lliam Faulk­ner y Tho­mas Mann.

“Es­te pa­ra­gua­yo vi­vió en Francia la ma­yor par­te de los años de exi­lio, pe­ro no se in­cor­po­ró a la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa, sino que en­con­tró un len­gua­je apro­pia­do pa­ra ha­blar de la con­di­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na y, en es­pe­cial, de su país”.

En una en­tre­vis­ta de An­drés Es­co­bar So­to, de Pren­sa La­ti­na, pu­bli­ca­da en el Ma­ga­zín de El Es­pec­ta­dor el 21 de ju­nio de 1998, cuan­do el escritor dis­fru­ta­ba de su re­si­den­cia en Asun­ción, es­te ma­ni­fes­tó:

“Siem­pre un au­tor es bió­gra­fo de sí mis­mo. A tra­vés de lo que cuen­ta va ma­ni­fes­tan­do sus cua­li­da­des bue­nas y ma­las. A ve­ces uno se des­do­bla en el hé­roe o en el vi­llano y en los dis­tin­tos per­so­na­jes de una ga­le­ría na­rra­ti­va”

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.