Co­lom­bia pi­dió a la ONU la se­gun­da mi­sión po­lí­ti­ca

A po­cos días de que las Farc de­jen el 100 % de las ar­mas, el pre­si­den­te Juan Manuel Santos pi­dió an­ti­ci­par la ve­ri­fi­ca­ción de la re­in­cor­po­ra­ción.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por OL­GA PA­TRI­CIA REN­DÓN M. JAI­ME PÉ­REZ MUNÉVAR

Aun­que el Acuer­do en­tre el Go­bierno y las Farc es­ta­ble­ce que la Mi­sión Po­lí­ti­ca de la ONU pa­ra la ve­ri­fi­ca­ción de la re­in­cor­po­ra­ción de los gue­rri­lle­ros ini­cia­ría sus ac­cio­nes des­pués de con­clui­da la ve­ri­fi­ca­ción del ce­se el fue­go y la de­ja­ción de ar­mas, el pre­si­den­te Juan Manuel Santos pi­dió ade­lan­tar su man­da­to.

En una car­ta en­via­da al Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la ONU y al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad el man­da­ta­rio ex­pre­só: “El Go­bierno Na­cio­nal y las Farc he­mos con­ve­ni­do en so­li­ci­tar a las Na­cio­nes Uni­das an­ti­ci­par la pues­ta en mar­cha de la se­gun­da mi­sión po­lí­ti­ca es­pe­cial”.

Es­ta se­gun­da mi­sión se en­car­ga­rá, se­gún lo es­ta­ble­ci­do, de ve­ri­fi­car el pro­ce­so de re­in­cor­po­ra­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial de las Farc y la im­ple­men­ta­ción de me­di­das de pro­tec­ción y se­gu­ri­dad per­so­nal y co­lec­ti­va y de los pro­gra­mas in­te­gra­les de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción pa­ra las co­mu­ni­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes en los te­rri­to­rios.

Ve­ri­fi­car la re­in­cor­po­ra­ción

El Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU aún no se ha pro­nun­cia­do so­bre la so­li­ci­tud del Go­bierno Co­lom­biano, aun­que po­dría ha­cer­lo el pró­xi­mo 23 de ju­nio cuan­do re­ci­bi­rá un in­for­me de la Mi­sión ac­tual.

Tal co­mo se ha desa­rro­lla­do el Acuer­do, es po­si­ble que la so­li­ci­tud sea acep­ta­da da­dos los bue­nos tér­mi­nos en los que se dio la vi­si­ta del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad al país pa­ra co­no­cer de cer­ca la im­ple­men­ta- ción del Acuer­do de paz, y por­que las de­cla­ra­cio­nes de Jean Ar­nault, je­fe de la Mi­sión, siem­pre han si­do po­si­ti­vas con res­pec­to a la im­por­tan­cia de la re­in­cor­po­ra­ción de los gue­rri­lle­ros. Di­jo, por ejem­plo, en La El­vi­ra (Bue­nos Ai­res - Cau­ca) que la “mar­cha de Farc ha­cia la vida ci­vil y la po­lí­ti­ca sin ar­mas es po­si­ble­men­te el me­jor sím­bo­lo de es­te pro­ce­so”.

Sin em­bar­go, Luis Fer­nan­do Var­gas Al­za­te, do­cen­te de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de Ea­fit, ex­pli­có que es­ta so­li­ci­tud es la ra­ti­fi­ca­ción de que la im­ple­men­ta­ción del Acuer­do es­tá fun­cio­nan­do, y que la nue­va mi­sión im­pli­ca

nue­vos re­tos.

Pri­me­ro, se­ría una mi­sión po­lí­ti­ca, lo que quie­re de­cir que la pers­pec­ti­va em­pie­za a ale­jar­se de lo mi­li­tar. Se­rán ne­ce­sa­rias per­so­nas con otro ti­po de for­ma­cio­nes que pue­dan aten­der es­ta se­gun­da eta­pa de ve­ri­fi­ca­ción.

Se­gun­do, se­ría una mi­sión más téc­ni­ca, agre­gó el do­cen­te, pe­ro en los as­pec­tos eco­nó­mi­cos y so­cia­les, la ONU, con to­das sus agencias, tie­ne mu­cha más ex­pe­rien­cia, por lo que no va a ser un pro­ce­so tan des­co­no­ci­do pa­ra ellos.

Tam­bién, su­gi­rió Var­gas, se­ría una mi­sión más grande, no so­lo por­que los gue­rri­lle­ros ya no es­ta­rán con­cen­tra­dos en zo­nas de nor­ma­li­za­ción y la re­in­cor­po­ra­ción se da­rá en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, sino por­que ten­dría un pri­mer man­da­to de tres años, lo que im­pli­ca in­cluir más ob­ser­va­do­res pa­ra lo­grar cu­brir los des­can­sos, co­mo su­ce­de con to­das las

mi­sio­nes de lar­ga du­ra­ción.

Pre­ci­sa­men­te, pa­ra Mau­ri­cio Ja­ra­mi­llo Jas­sir, in­ter­na­cio­na­lis­ta de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, es­to evi­den­cia “el de­seo de ro­bus­te­cer la par­ti­ci­pa­ción in­ter­na­cio­nal en el pro­ce­so de paz”, por­que la ve­ri­fi­ca­ción de la Mi­sión de la ONU en Co­lom­bia ha da­do le­gi­ti­mi­dad en el mun­do, muy ne­ce­sa­ria pa­ra con­so­li­dar y acli­ma­tar un am­bien­te de re­con­ci­lia­ción.

Los ana­lis­tas con­sul­ta­dos por EL CO­LOM­BIANO coin­ci­die­ron en que es di­fí­cil en­con­trar un ejem­plo de una mi­sión si­mi­lar a la que Co­lom­bia le so­li­ci­tó a la ONU, por­que nor­mal­men­te se tra­ta de mi­sio­nes mi­li­ta­res de man­te­ni­mien­to de la paz. En la ac­tua­li­dad es­tas ope­ra­cio­nes tie­nen un ca­rác­ter mul­ti­di­men­sio­nal, ya que tam­bién fa­ci­li­tan los pro­ce­sos po­lí­ti­cos, pro­te­gen a los ci­vi­les, ayu­dan en el pro­ce­so de desarme, des­mo­vi­li­za­ción y re­in­te­gra­ción de ex­com­ba­tien­tes

FO­TO

Más de 7.000 gue­rri­lle­ros y 2.000 mi­li­cia­nos es­tán en el trán­si­to a la vida ci­vil y es­pe­ran ga­ran­tías de re­in­cor­po­ra­ción en lo po­lí­ti­co, lo eco­nó­mi­co y los so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.