Re­cha­zo ro­tun­do a ac­tos de te­rro­ris­mo

El pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos di­jo que las au­to­ri­da­des tra­ba­jan so­bre tres hi­pó­te­sis, pe­ro no dio nin­gún avan­ce pa­ra no afec­tar la in­ves­ti­ga­ción.

El Colombiano - - PORTADA - Por ÓS­CAR AN­DRÉS SÁN­CHEZ Á.

Con flo­res blan­cas y men­sa­jes de so­li­da­ri­dad, cien­tos de per­so­nas lle­ga­ron al cen­tro co­mer­cial An­dino, en el nor­te de Bo­go­tá, pa­ra re­cha­zar el aten­ta­do per­pe­tra­do el sá­ba­do. El pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos reali- zó un con­se­jo de se­gu­ri­dad lue­go del cual anun­ció que se ma­ne­jan tres hi­pó­te­sis so­bre los res­pon­sa­bles y que pron­to ha­brá re­sul­ta­dos. Ana­lis­tas plan­tean po­si­bles mó­vi­les.

El lu­gar, uno de los cen­tros co­mer­cia­les más ex­clu­si­vo de la ca­pi­tal del país; el pun­to del aten­ta­do, el ba­ño de mu­je­res; el día, la vís­pe­ra de la tra­di­cio­nal ce­le­bra­ción de pa­dres; y el mo­men­to, a me­nos de una se­ma­na de que el Go­bierno anun­cie el cie­rre la de­ja­ción de ar­mas de las Farc.

Es­tos ele­men­tos no son for­tui­tos y ha­cen pen­sar a ex­per­tos en se­gu­ri­dad y con­flic­to ar­ma­do que los res­pon­sa­bles, aún sin iden­ti­fi­car, qui­sie­ron acu­dir al te­rror pa­ra ha­cer un lla­ma­do al Go­bierno, pre­sio­nar­lo o sim­ple­men­te des­es­ta­bi­li­zar­lo.

En­trar un ca­rro ex­plo­si­vo hu­bie­ra si­do di­fí­cil por las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad del cen­tro co­mer­cial An­dino, ubi­ca­do nor­te de Bo­go­tá. Por eso, pre­fi­rie­ron que una per­so­na mo­vi­li­za­ra el ma­te­rial de­to­nan­te, que fue ac­ti­va­do a las 5:10 p.m. en el se­gun­do pi­so.

El co­ro­nel ( r) John Ma­ru­lan­da, ex­per­to en se­gu­ri­dad, ex­pli­có que el aten­ta­do fue con ni­tra­to de amo­nio, muy re­cu­rren­te en va­rios de los 33 in­ci­den­tes per­pe­tra­dos en Bo­go­tá en­tre el 2015 y lo que va del 2017.

Ariel Ávi­la, di­rec­tor de la fun­da­ción Paz y Re­con­ci­lia­ción, ma­ni­fes­tó que tie­ne un re­gis­tro de 23 ata­ques con ex­plo­si­vos (pe­tar­do y gra­na­das) en los úl­ti­mos tres años y, de esos, 11 es­tán li­ga­dos al Eln, cua­tro obe­de­cen a dispu­tas per­so­na­les y ex­tor­sio­nes, y so­bre los de­más se des­co­no­cen los mó­vi­les.

“El aten­ta­do del sá­ba­do no se pa­re­ce en na­da a los an­te­rio­res 22. Es el pri­me­ro que afec­ta un si­tio de aglo­me­ra­ción pú­bli­ca, en el ho­ra­rio de ma­yor trán­si­to, que tie­ne por ob­je­ti­vo afec­tar po­bla­ción ci­vil. Los de­más fue­ron en la no­che o la ma­dru­ga­da, y tres con­tra la Po­li­cía. Co­bra fuer­za tam­bién la hi­pó­te­sis de que el ar­te­fac­to se ac­ti­vó an­tes de tiem­po, y que se­ría ubi­ca­do en otra zo­na del cen­tro co­mer­cial”, pre­ci­só Ávi­la.

Go­bierno guar­dó pru­den­cia

Lue­go de un Con­se­jo de Se­gu­ri­dad que se reali­zó ayer, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos se li­mi­tó a de­cir que tra­ba­jan so­bre tres hi­pó­te­sis, pe­ro que no da­ría de­ta­lles pa­ra evi­tar tor­pe­dear la in­ves­ti­ga­ción.

Pa­ra Eduar­do Al­va­rez, di­rec­tor del Área de Con­flic­to de la Fun­da­ción Ideas pa­ra La Paz, la de­ci­sión del Go­bierno fue acer­ta­da, por­que to­do has­ta aho­ra es es­pe­cu­la­ción. No obs­tan­te, sí cues­tio­nó la se­gu­ri­dad del lu­gar que, al pa­re­cer, no se per­ca­tó de la po­si­ble pre­sen­cia de un hom­bre en el ba­ño de mu­je­res.

Has­ta el mo­men­to las sos­pe­chas, se­gún los ex­per­tos, re­caen so­bre cua­tro ac­to­res: el Eln, las di­si­den­cias de las Farc, el Clan del Gol­fo y el Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio del Pue­blo (MRP). ¿Qué ob­je­ti­vo po­dría te­ner al­guno de los men­cio­na­dos con es­te ac­to te­rro­ris­ta que de­jó tres mu­je­res muer­tas y tre­ce he­ri­dos?

Se­gún Jor­ge Iván Cuer­vo, del Cen­tro de Investigaciones de la U. Ex­ter­na­do, mien­tras no ha­ya cla­ri­dad so­bre la au­to­ría, es di­fí­cil desa­rro­llar una hi­pó­te­sis con con­te­ni­do po­lí­ti­co. “El Eln lo des­min­tió, no hay in­di­cios de que pue­dan ser las Farc, y no es­tá cla­ro que otro gru­po qui­sie­ra en­viar un men­sa­je po­lí­ti­co”. Di­jo que tam­bién se pu­do tra­tar de un ac­to ex­tor­si­vo, en el que que­da­ría des­car­ta­da la mo­ti­va­ción política.

La rá­pi­da ne­ga­ción del Eln

Des­de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos hu­bo vo­ces de re­cha­zo a es­ta ac­ción y co­mu­ni­ca­cio­nes de apo­yo a las víc­ti­mas y sus fa­mi­lias. En el mis­mo sen­ti­do se pro­nun­ció la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Co­lom­bia.

Al­gu­nos lí­de­res de opi­nión co­mo la pe­rio­dis­ta Sa­lud Her­nán­dez ha­bla­ron de la pro­ba­ble au­to­ría del Eln. Hu­bo vo­ces des­de el Cen­tro De­mo­crá­ti­co en el mis­mo sen­ti­do, e in­clu­so, el ex­mi­nis­tro de De­fen­sa Juan Car­los Pin­zón, di­jo que “Si el Eln es res­pon­sa­ble del aten­ta­do se de­be ter­mi­nar el pro­ce­so de Quito, has­ta que no re­nun­cien a la vio­len­cia”.

Se­gún Ál­va­rez, aun­que en la Me­sa de Quito se habla de la hu­ma­ni­za­ción del con­flic­to y dis­mi­nu­ción de hos­ti­li­da­des, y pe­se a que se­ría una ac­ción tor­pe, “no es des­qui­cia­do pen­sar que fue el Eln, pues en el úl­ti­mo año ha in­cre­men­ta­do su ac­cio­nar te­rro­ris­ta”.

Le lla­mó la aten­ción có­mo, a di­fe­ren­cia del he­chos an­te­rio­res, co­mo el aten­ta­do en La Ma­ca­re­na el pa­sa­do 17 de fe­bre­ro, cuan­do se to­ma­ron su tiem­po pa­ra ve­ri­fi­car con el COCE y los fren­tes de gue­rra, in­me­dia­ta­men­te sa­lie­ron a des­men­tir.

“Si se lle­ga a com­pro­bar que fue­ron ellos, la me­sa de con­ver­sa­cio­nes se rom­pe o en­tra­ría en una eta­pa sus­pen­sión in­de­fi­ni­da, pues to­ca­ría re­ba­ra­jar el pro­ce­so. Su co­mu­ni­ca­do es cí­ni­co, por­que di­cen que sus ac­cio­nes no tie­nen efec­to so­bre la po­bla­ción ci­vil, pe­se a que vue­lan oleo­duc­tos, ge­ne­ran des­pla­za­mien­to y en­ve­ne­nan las fuen­tes hí­dri­cas”, agre­gó Ál­va­rez.

Ma­ru­lan­da re­cor­dó que la se­ma­na pa­sa­da, el je­fe má­xi­mo de esa gue­rri­lla, alias ‘Ga­bino’, di­jo que iban a se­guir con sus ac­cio­nes de gue­rra. “So­lo es­te sá­ba­do aten­ta­ron de nuevo con­tra el oleoducto Ca­ño Li­món, ha­ce cin­co días ma­ta­ron un sol­da­do e hi­rie­ron cua­tro más en Arau­ca, y tie­nen una tra­di­ción de gue­rra de gue­rri­llas ur­ba­nas re­co­no­ci­da y su­pe­rior a la de las Farc”.

Otro ele­men­to que apun­ta ha­cia esa or­ga­ni­za­ción tie­ne que ver con que, se­gún Mi­guel Ja­ra­mi­llo, es­pe­cia­lis­ta en Co­mu­ni­ca­ción y Con­flic­tos Ar­ma­dos de la U. Com­plu­ten­se de Ma­drid, los ejér­ci­tos irre­gu­la­res en ne­go­cia­ción o fue­ra de ella no tie­nen pla­zo en los diá­lo­gos, ni les in­tere­sa la des­apro­ba­ción co­lec­ti­va, pues tra­ba­jan con el in­su­mo del mie­do, in­clu­so en eta­pas de pos­con­flic­to.

“Mu­cho me te­mo que en es­ta eta­pa preelec­to­ral, se vie­nen nue­vos aten­ta­dos que bus­can afec­tar la per­cep­ción de se­gu­ri­dad, ge­ne­rar mie­do, in­du­cir de­ci­sio­nes e, in­clu­so, afec­tar los in­di­ca­do­res que du­ran­te el úl­ti­mo año han si­do po­si­ti­vos”.

Las di­si­den­cias de las Farc

En ca­so tal de que los res­pon­sa­ble sean las di­si­den­cias de las Farc, se­gún Ál­va­rez, en­via­ron un men­sa­je de que no es­tán pin­ta­dos ni son sim­ples ban­di­dos, co­mo los ha ca­li­fi­ca­do el Mi­nis­tro de De­fen­sa.

“Las di­si­den­cias tie­nen su asi­de­ro, aun­que el Go­bierno tie­ne una vi­sión errá­ti­ca y re- duc­cio­nis­ta. Ha­ce mes y me­dio hu­bo un co­mu­ni­ca­do que cir­cu­ló en Re­be­lión.org, en el que se de­cla­ran en di­si­den­cia, no so­lo va­rios fren­tes de las Farc sino mi­li­cias en di­fe­ren­tes ciu­da­des que han ca­ta­lo­ga­do de trai­ción el Acuer­do”.

Y apun­ta ade­más que es­te he­cho ocu­rre en un con­tex­to de­li­ca­do: “Al tiem­po que hay avan­ces con el Acuer­do de paz, hay aran­de­las con di­fi­cul­tad pa­ra sa­lir co­mo la JEP y las cir­cuns­crip­cio­nes es­pe­cia­les, que po­nen en du­da el li­de­raz­go del Go­bierno”, apun­tó Ál­va­rez.

Las Farc, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, con­de­na­ron es­te he­cho y exi­gie­ron “una in­ves­ti­ga­ción pro­fun­da pa­ra al­can­zar pron­ta y cum­pli­da jus­ti­cia a es­ta do­lo­ro­sa tra­ge­dia que en­lu­ta a nuestro pue­blo”.

Pa­ra Ma­ru­lan­da es­ta es una pos­tu­ra cí­ni­ca, por­que las Farc per­pe­tra­ron un aten­ta­do de ma­yo­res pro­por­cio­nes en el 2003, en el Club El No­gal. “A los mi­li­cia­nos de las Farc no les con­ven­dría afec­tar a la or­ga­ni­za­ción, pues es­ta su­pues­ta di­si­den­cia po­dría ser un bra­zo po­lí­ti­co de la gue­rri­lla. Las di­si­den­cias reales no tie­nen ese po­der mi­li­tar, ni tam­po­co es su área es­tra­té­gi­ca de in­fluen­cia”.

Ame­na­za del Clan del Gol­fo

Ha­ce unos días se fil­tró un re-

por­te de in­te­li­gen­cia en el que el Clan del Gol­fo da­ba ins­truc­cio­nes pa­ra ases­tar gol­pes con­tun­den­tes en ciu­da­des co­mo Bo­go­tá y Medellín.

Se­gún Ál­va­rez, si ellos son los res­pon­sa­bles, es­tán ad­vir­tien­do so­bre su ca­pa­ci­dad de ma­nio­brar y que les es­tán dan­do du­ro, pe­ro que no es­tán pin­ta­dos en la pa­red. “Han ve­ni­do pi­dien­do un es­pa­cio de ne­go­cia­ción y un acer­ca­mien­to con el Go­bierno. Un ti­po co­mo Oto­niel es­tá en ca­pa­ci­dad de sub­con­tra­tar y ape­lar a ló­gi­cas que creía­mos su­pe­ra­das des­de la épo­ca de los gran­des car­te­les”.

Ma­ru­lan­da no le ve mu­cho sen­ti­do a es­ta hi­pó­te­sis, a no ser de que sea una re­ta­lia­ción an­tes las ba­jas que le ha cau­sa­do la Po­li­cía , pe­ro aun así las co­sas, ac­tua­rían con­tra ellos. “Los nar­cos tie­nen su­fi­cien­tes líos co­mo pa­ra echar­se el res­to de la po­bla­ción en­ci­ma. No se pue­de des­car­tar, pe­ro la veo con po­ca ac­ción”.

Agre­gó que tam­bién es po­co po­si­ble que se tra­te de un gru­po de ex­tre­ma de­re­cha, que quie­ra en­viar­le un men­sa­je al Go­bierno de que no es­tá de acuer­do con la ma­ne­ra co­mo avan­za en la im­ple­men­ta­ción con las Farc y la ne­go­cia­ción con el Eln. “Hu­bo una des­ar­ti­cu­la­ción política de la ex­tre­ma de­re­cha, y se con­vir­tie­ron en nar­co­tra­fi­can­tes, que no es­ta­rían in­tere­sa­dos en que au­men­te la per­se­cu­ción en su con­tra”.

¿Y qué es el MRP?

El rec­tor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, Ig­na­cio Man­ti­lla, pi­dió res­pe­to y que no es­tig­ma­ti­ce la ins­ti­tu­ción, pues un me­dio re­la­cio­nó al MRP con “ex­tre- mis­tas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal”, ci­tan­do co­mo fuen­te vo­ces del Go­bierno.

Se­gún Ma­ru­lan­da es­te gru­po, que ha rea­li­za­do va­rios aten­ta­dos te­rro­ris­tas en Bo­go­tá, tie­ne re­la­cio­nes con el Eln. Re­cor­dó que fue res­pon­sa­ble del pe­tar­do con­tra las ofi­ci­nas de Por­ve­nir en 2015, he­cho que con­du­jo a las cap­tu­ra­das 13 per­so­nas vin­cu­la­das con el Eln y el fren­te de gue­rra ur­ba­na, que al fi­nal fue­ron li­be­ra­das por fal­ta de prue­bas.

Cuer­vo afir­mó que al MRP no se le co­no­ce pla­ta­for­ma política, sino que se pro­yec­ta co­mo un gru­po anar­quis­ta que quie­re sem­brar el te­rror.

Ál­va­rez sos­tu­vo que si es­tos son los res­pon­sa­bles, no obra­ron so­los y fue­ron con­tac­ta­dos por al­guien más. Agre­gó que, por ejem­plo, el año pa­sa­do fue­ron los res­pon­sa­bles del pe­tar­do con­tra se­des de Ca­fe­sa­lud, pe­ro en com­pa­ñía de otras or­ga­ni­za­cio­nes.

La pre­sen­cia de la fran­ce­sa

Pa­ra Ma­ru­lan­da es muy par­ti­cu­lar la pre­sen­cia de la fran­ce­sa de 23 años que mu­rió en los he­chos, Ju­lie Huynh, que tra­ba­ja­ba en una ONG vin­cu­la­da con re­in­ser­ta­dos, fue par­te del Co­mi­té de re­cep­ción del pre­si­den­te Fra­nçois Ho­llan­de cuan­do es­tu­vo vi­si­tan­do uno de los cam­pa­men­tos de las Farc y es­ta­ba re­cién lle­ga­da de Cu­ba.

“La foto que hay de la he­ri­da de ella de­mues­tra que el ex­plo­si­vo ac­tuó muy cer­ca de ella, no pe­ga­do a ella, por la rup­tu­ra que le hi­zo de la ca­de­ra. No sa­be­mos si es­tá im­pli­ca­da en el in­ci­den­te o si sim­ple­men­te fue una per­so­na que es­ta­ba ahí”.

FOTO COLPRENSA

Con flo­res, los bo­go­ta­nos le rin­die­ron un ho­me­na­je ayer a las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.