El R. Uni­do y la UE arran­can su di­vor­cio

La ne­go­cia­ción del Bre­xit ini­cia hoy en Bru­se­las con una The­re­sa May des­gas­ta­da que se juega su futuro po­lí­ti­co.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MA­RIA­NA ESCOBAR ROL­DÁN

Una Pri­mer Mi­nis­tra bri­tá­ni­ca gol­pea­da por las en­cues­tas y con un dé­bil apo­yo en el Par­la­men­to de­be­rá en­ca­rar es­ta se­ma­na a la Unión Eu­ro­pea (UE) pa­ra ne­go­ciar el di­vor­cio del Reino Uni­do de esa co­mu­ni­dad, jus­to un año des­pués de que los bri­tá­ni­cos vo­ta­ran en ma­yo­ría por el lla­ma­do Bre­xit.

En una fe­cha cla­ve pa­ra el Vie­jo Con­ti­nen­te, que no ex­pe­ri­men­ta­ba una di­vi­sión de es­tas pro­por­cio­nes des­de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, The­re­sa May no lo­gra sa­lir de un la­be­rin­to de fra­ca­sos.

El más re­cien­te se vio con la pér­di­da de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de los con­ser­va­do­res en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, lue­go de que ella mis­ma con­vo­ca­ra a unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das pa­ra le­gi­ti­mar su go­bierno.

Has­ta aho­ra May no ha po­di­do en­ta­blar alian­zas con otras ban­ca­das, y mien­tras tan­to se le ta­cha de no ha­ber es­ta­do a la al­tu­ra de los úl­ti­mos aten­ta­dos te­rro­ris­tas por par­te del Es­ta­do Is­lá­mi­co en Lon­dres (3 de ju­nio) y Mán­ches­ter (22 de ma­yo), que de­ja­ron sie­te y 22 muer­tos res­pec­ti­va­men­te.

Tam­po­co re­ci­bió bue­nas crí­ti­cas por su reac­ción la se­ma­na pa­sa­da a un in­cen­dio en la to­rre Gren­fell de la ca­pi­tal in­gle­sa, que pro­vo­có la muer­te o des­apa­ri­ción de 58 per­so­nas. De he­cho, afue­ra del edi­fi­cio hay cien­tos de ma­ni­fes­tan­tes que pro­tes­tan con­tra la “po­bre res­pues­ta” del Go­bierno al man­te­ni­mien­to de esa in­fra­es­truc­tu­ra de pro­pie­dad mu­ni­ci­pal.

¿Qué ce­de­rán y qué no?

Aun­que May per­ma­ne­ce­rá en Lon­dres du­ran­te es­ta pri­me­ra fa­se de ne­go­cia­ción del Bre­xit, su fi­gu­ra des­gas­ta­da po­dría ju­gar de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va en la for­ma co­mo se ade­lan­ten los diá­lo­gos des­de hoy en Bru­se­las, y po­si­ble­men­te has­ta mar­zo de 2019, pla­zo má­xi­mo pa­ra que ha­ya un acuer­do en­tre la UE y el Reino, es­te úl­ti­mo re­pre­sen­ta­do en Bél­gi­ca por el mi­nis­tro Da­vid Da­vis (ver re­cua­dro).

Du­ran­te 12 me­ses de en­fren­tar due­los y vic­to­rias por la sa­li­da del blo­que eu­ro­peo, la man­da­ta­ria ha sos­te­ni­do que plan­tea­rá un “Bre­xit du­ro”, es de­cir, un acuer­do en el que los bri­tá­ni­cos no ce­de­rán fren­te a te­mas co­mo el retiro del mer­ca­do úni- co o el mo­vi­mien­to li­bre de per­so­nas, cuan­do hay 3,6 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos de la UE que vi­ven en el Reino Uni­do, y 900.000 bri­tá­ni­cos en la UE.

So­bre el ti­po de diá­lo­go que quie­re May, Mi­che­lle Egan, coor­di­na­do­ra del Pro­gra­ma de Es­tu­dios Eu­ro­peos de la Ame­ri­can Uni­ver­sity, ha­ce no­tar que si bien el Reino Uni­do tie­ne una bue­na ta­sa de em­pleo e in­clu­so ha su­pe­ra­do a mu­chos es­ta­dos de la UE, ha de­pen­di­do en gran me­di­da de la ciu­dad de Lon­dres y el sec­tor fi­nan­cie­ro, “por lo que es una eco­no­mía des­equi­li­bra­da” que an­da­ría me­jor con los eu­ro­peos co­mo alia­dos.

A eso se su­ma que, pa­ra ella, el Reino per­dió in­fluen­cia y afec­tó su re­la­ción de política ex­te­rior con los re­sul­ta­dos del re­fe­ren­do de ha­ce un año, por lo que no es­tá en las con­di­cio­nes de 2015 pa­ra lo­grar acuer­dos fa­vo­ra­bles con la UE.

El di­le­ma de los migrantes

La in­mi­gra­ción, aña­de Egan, se­rá aún más di­fí­cil. “Los más cer­ca­nos al Bre­xit que­rrán fre­nar los flu­jos mi­gra­to­rios, pe­ro si el Reino Uni­do quie­re te­ner ac­ce­so al mer­ca­do único, una de las cua­tro li­ber­ta­des y prin­ci­pios pa­ra ello es la li­bre cir­cu­la­ción de mano de obra”, ad­vier­te, y aña­de que la pri­mer mi­nis­tra ten­drá que con­si­de­rar lo que su­ce­de­rá con los ca­si un mi­llón de ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos que vi­ven en la UE.

So­bre es­to úl­ti­mo, John Breuilly, ex­per­to en na­cio­na­lis­mo de la Es­cue­la de Eco­no­mía y Ciencia Política de Lon­dres, es en­fá­ti­co en que la in­mi­gra­ción es “un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co y cul­tu­ral pa­ra Gran Bre­ta­ña”, aun­que la opi­nión pú­bli­ca que vo­tó por la sa­li­da, “en gran par­te en­ga­ña­da y sin en­ten­der cuán­to

da­ño cau­sa­rán drás­ti­cas re­duc­cio­nes en el trán­si­to de per­so­nas”, no lo vea de esa for­ma.

Si bien él es­pe­ra que la UE es­té pre­pa­ra­da pa­ra in­tro­du­cir al­gu­nas res­tric­cio­nes a la li­ber­tad de mo­vi­mien­to, co­mo la ne­ce­si­dad de ga­ran­ti­zar que hay una ne­ce­si­dad u ofer­ta de tra­ba­jo en­tre so­li­ci­tan­tes, tam­bién el Reino Uni­do de­be ga­ran­ti­zar que el gas­to es­ta­tal se di­ri­ja rá­pi­da­men­te a las áreas en las que hay mu­cha in­mi­gra­ción o a em­plea­do­res que in­frin­gen la ley so­bre sa­la­rios mí­ni­mos y con­di­cio­nes pa­ra los tra­ba­ja­do­res in­mi­gran­tes.

De esa for­ma, con­clu­ye, las que­jas so­bre los in­mi­gran­tes que to­man em­pleos “bri­tá­ni­cos” se re­du­ci­rían, y así se con­tri­bui­rá a la uni­dad, al “so­ca­var” el ob­je­ti­vo de la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia o evi­tar nue­vas fric­cio­nes en la fron­te­ra en­tre Ir­lan­da del Nor­te y la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da.

Pe­se a esos es­ce­na­rios ca­la­mi­to­sos que su­gie­ren los ex­per­tos, en dos años mu­cho pue­de cam­biar. Tony Tra­vers, pro­fe­sor de Go­bierno del Lon­don School of Eco­no­mics, afir­ma que las ne­go­cia­cio­nes in­vo­lu­cran a po­lí­ti­cos con ideas muy dis­tin­tas, “que de­ben de­cir co­sas du­ras pa­ra tra­zar sus po­si­cio­nes, pe­ro que ter­mi­na­rán ce­dien­do a lo que re­cla­ma la ma­yo­ría de la opi­nión pú­bli­ca: un tra­ta­do con el me­nor im­pac­to po­si­ble y la su­per­vi­ven­cia de la Unión Eu­ro­pea (ver in­fo­gra­fía)”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.