He­ces de ani­ma­les afec­tan su sa­lud

Se­gún au­to­ri­da­des, ca­da pe­rro y ca­da ga­to pro­du­ce, en pro­me­dio, 150 gra­mos dia­rios de ma­te­ria fe­cal.

El Colombiano - - METRO - Por MART­HA ARIAS SAN­DO­VAL

La mas­co­ta es un miem­bro más de la fa­mi­lia. Sin em­bar­go, no to­dos los due­ños cum­plen con los de­be­res ciu­da­da­nos que im­pli­ca su te­nen­cia. No re­co­gen el ex­cre­men­to que los ani­ma­les, en su ma­yo­ría pe­rros, de­jan en par­ques y es­pa­cios pú­bli­cos. Es­to, ade­más de in­frin­gir el nuevo Có­di­go de Po­li­cía, afec­ta el am­bien­te y la sa­lud.

Ri­ta Al­man­za, epi­de­mió­lo­ga de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de Medellín, sos­tie­ne que la ma­la dis­po­si­ción del po­pó de pe­rros y ga­tos es con­si­de­ra­do un ries­go pa­ra la sa­lud pú­bli­ca.

“Cuan­do las he­ces fe­ca­les se se­can, se con­vier­ten en pol­vo que vue­la en par­tí­cu­las y con­ta­mi­na el ai­re, las fuen­tes hí­dri­cas y los ali­men­tos”, ar­gu­men­ta la ex­per­ta.

Enfermedades

Es de ano­tar que los ani­ma­les eliminan en las he­ces una car­ga bac­te­ria­na y pa­ra­si­ta­ria que pue­de ter­mi­nar en el cuer­po hu­mano. Por ejem­plo, los ni­ños que jue­gan en par­ques y es­pa­cios pú­bli­cos pue­den re­sul­tar afec­ta­dos. “Se con­ta­mi­nan las ma­nos y, lue­go, esas bac­te­rias van a pa­rar a la bo­ca”, se­ña­ló la epi­de­mió­lo­ga.

Me­no­res de edad y adul­tos es­tán ex­pues­tos a enfermedades que se trans­mi­ten de los ani­ma­les a los se­res hu­ma­nos. Por ejem­plo, si el ga­to es­tá en­fer­mo con to­xo­plas­ma, el ciu­da­dano pue­de con­traer to­xo­plas­mo­sis, que oca­sio­na da­ño en el sis­te­ma ner­vio­so y en la vi­sión.

Bac­te­rias co­mo la lep­tos­pi­ra son trans­mi­ti­das del pe­rro a las per­so­nas. Es­ta pro­du­ce fie­bre, do­lor de ca­be­za, náu­seas y es­ca­lo­fríos. Ade­más, los ca­ni­nos con­ta­gian la es­po­ro­tri­co­sis, un mal que ori­gi­na le­sio­nes en la piel ti­po úl­ce­ra.

La epi­de­mió­lo­ga Ri­ta Al­man­za acla­ró que el ani­mal do­més­ti­co pue­de pa­re­cer clí­ni­ca­men­te sano, pe­ro por­tar al­gún mi­cro­or­ga­nis­mo pa­tó­geno que de­po­si­ta en la ma­te­ria fe­cal, lo que ori­gi­na afec­cio­nes pa­ra­si­ta­rias co­mo an­qui­los­to­mia­sis, in­fec­ción in­tes­ti­nal cau­sa­da por un gu­sano que pro­du­ce vó­mi­to y dia­rrea.

Aler­tas

Los ex­per­tos de la ofi­ci­na de Fac­to­res de Ries­go del Am­bien­te, de la Se­cre­ta­ria de Sa­lud de An­tio­quia, que di­ri­ge Fer­nan­do He­nao, des­cri­ben la si­tua­ción co­mo un pro­ble­ma de fe­ca­lis­mo, una es­pe­cie de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal que pro­vie­ne del ex­cre­men­to.

No obs­tan­te, se­gún Ri­ta Al­man­za, no hay in­di­ca­do­res por­que “las per­so­nas pue­den in­fec­tar­se a cau­sa de la ex­po­si­ción a ma­te­ria fe­cal o por­que tra­ba­jan en ve­te­ri­na­rias. Es di­fí­cil dis­cri­mi­nar­lo y es­to im­pi-

de lle­var un re­gis­tro. Des­co­no­ce­mos cuán­tas per­so­nas se en­fer­man a cau­sa del fe­ca­lis­mo”.

Se­gún esa ofi­ci­na, en Medellín y el área me­tro­po­li­ta­na hay unos 250.000 pe­rros y ga­tos. Ca­da uno de es­tos ani­ma­les ge­ne­ra, en pro­me­dio, 150 gra­mos de he­ces fe­ca­les dia­rias, y gran par­te de esa de­po­si­ción se que­da en ca­lles, par­ques y es­pa­cios co­mu­nes.

Ac­cio­nes

Des­de la de­pen­den­cia de­par­ta­men­tal se ade­lan­tan cam­pa­ñas de edu­ca­ción, de te­nen­cia res­pon­sa­ble, va­cu­na­ción y control na­tal a es­tas po­bla­cio­nes. En 2016 fue­ron es­te­ri­li­za­dos 7.560 ani­ma­les en el de­par­ta­men­to y se va­cu­na­ron 410.000 mas­co­tas en­tre pe­rros y ga­tos.

Medellín, por su par­te, cuen­ta con el Cen­tro de Bie­nes­tar Ani­mal La Per­la que brin­da pro­gra­mas de va­cu­na­ción pa­ra man­te­ner pe­rros y ga­tos sa­nos que no trans­mi­tan enfermedades y es­te­ri­li­za­ción pa­ra así con­tro­lar la so­bre­po­bla­ción.

To­dos de­ben con­tri­buir. Las au­to­ri­da­des re­cuer­dan que es un de­ber ciu­da­dano re­co­ger los ex­cre­men­tos y ser res­pon­sa­bles con las mas­co­tas, dán­do­les un cui­da­do ade­cua­do, sin mal­tra­tar­las y lle­ván­do­las al ve­te­ri­na­rio

EN DE­FI­NI­TI­VA

Las au­to­ri­da­des del Va­lle de Abu­rrá re­co­mien­dan cui­da­do e hi­gie­ne con las mas­co­tas y es­to in­clu­ye sus he­ces, ya que en es­tas eliminan bac­te­rias que son un ries­go pa­ra la sa­lud.

FOTO ED­WIN BUSTAMANTE

Cuan­do salga a ca­mi­nar con sus pe­rros de­be lle­var bol­sas y pa­las pa­ra re­co­ger la ma­te­ria fe­cal, y así evi­tar la con­ta­mi­na­ción de par­ques, vías y es­pa­cios pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.