ABU­SA­DO­RES SE­XUA­LES NO DE­BEN PO­DER AGO­TAR EL RE­LOJ

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FA­BIO COTZA re­dac­cion@elcolombiano.com.co

Yo te­nía ape­nas nue­ve años cuan­do el hi­jo ado­les­cen­te de mi arren­da­dor me lle­vó al só­tano con la pro­me­sa de ju­gue­tes nue­vos. En cam­bio, me obli­gó a to­car­lo. Me hi­zo ha­cer co­sas que mi cuer­po y men­te jó­ve­nes no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer. Re­cuer­do bien lo hú­me­do que es­ta­ba el pi­so y có­mo las pa­re­des olían a moho. Ro­gué que se de­tu­vie­ra.

El di­jo que me lla­ma­ría “ma­ri­cón” y ad­vir­tió que su pa­dre po­día eva­cuar a mi fa­mi­lia in­mi­gran­te del apar­ta­men­to si le con­ta­ba a al­guien. Ate­rro­ri­za­do, guar­dé si­len­cio.

Pe­ro los re­cuer­dos me ator­men­ta­ron to­dos los días has­ta mi adul­tez. Una no­che, es­cri­bí mi car­ta de des­pe­di­da al mun­do y me to­mé una bo­te­lla de pas­ti­llas.

Mi in­ten­to de sui­ci­dio fra­ca­só - afor­tu­na­da­men­te. Pe­ro de­ci­dí que des­pués de 20 años de si­len­cio y mie­do te­nía que en­fren­tar lo que me ha­bía su­ce­di­do. A los 28 años al fin le con­té a al­guien que ha­bía si­do abu­sa­do se­xual­men­te. Pe­ro la ley me di­jo que eran cin­co años muy tar­de pa­ra bus­car jus­ti­cia.

Eso es por­que, en mi es­ta­do de Nue­va York, mu­chos so­bre­vi­vien­tes so­lo tie­nen has­ta los 23 años de edad pa­ra de­nun­ciar a sus abu­sa­do­res, gra­cias a un es­ta­tu­to de li­mi­ta­cio­nes de cin­co años pa­ra crí­me­nes de abu­so se­xual que empieza a los 18 años. Es uno de los más li­mi­ta­dos en la na­ción.

Co­mo so­bre­vi­vien­te, ten­go la es­pe­ran­za de que el go­ber­na­dor An­drew Cuo­mo y el Se­na­do Es­ta­tal de Nue­va York so­lu­cio­nen es­to. De­be­rían se­guir el ejem­plo de la Asam­blea Es­ta­tal, que el 7 de ju­nio apro­bó el Ac­ta de Víc­ti­mas In­fan­ti­les, un pro- yec­to que ex­tien­de el tiem­po que las víc­ti­mas tie­nen pa­ra de­nun­ciar un ca­so.

En­tre otros cam­bios, da­ría a víc­ti­mas co­mo yo, con 23 años de edad o ma­yo­res, y cu­yas de­nun­cias son prohi­bi­das por el ac­tual es­ta­tu­to de li­mi­ta­cio­nes, un pe­río­do único de un año du­ran­te el cual po­dría­mos de­nun­ciar con car­gos ci­vi­les con­tra nues­tros abu­sa­do­res.

De­sa­for­tu­na­da­men­te en abril, los re­pu­bli­ca­nos del Se­na­do Es­ta­tal no so­lo se ne­ga­ron a vo­tar en una co­mi­sión so­bre una ver­sión del pro­yec­to de ley, sino que lo tras­la­da­ron a un co­mi­té se­pa­ra­do, evi­tan­do un ma­yor de­ba­te y una vo­ta­ción. “El Se­na­do Es­ta­tal le es­cu­pió en la ca­ra a los so­bre­vi­vien­tes”, di­jo el pa­tro­ci­na­dor del pro­yec­to de ley, el se­na­dor

Brad Hoyl­man. Es ho­ra de que Cuo­mo y el Se­na­do Es­ta­tal se unan a la Asam­blea pa­ra ne­go­ciar un pro­yec­to de ley que pro­te­ge a los ni­ños, brin­da jus­ti­cia a los so­bre­vi­vien­tes y res­pon­sa­bi­li­za a los agre­so­res.

Sé de­ma­sia­do bien que re­por­tar so­bre las me­mo­rias de la in­fan­cia pue­de ser ex­tre­ma­da­men­te trau­má­ti­co, y que los so­bre­vi­vien­tes se de­mo­ran años pa­ra sen­tir­se lo su­fi­cien­te a sal­vo co­mo pa­ra pre­sen­tar­se. Quie­nes se opo­nen a la le­gis­la­ción que po­dría ofre­cer a los so­bre­vi­vien­tes ac­ce­so a la jus­ti­cia le­gal que me­re­cen quie­ren que crea­mos que los re­cuer­dos de so­bre­vi­vien­tes son fa­bri­ca­dos, o mal re­cor­da­dos, pa­ra di­fa­mar al acu­sa­do. Pe­ro es­tos son ar­gu­men­tos des­gas­ta­dos que son usa­dos pa­ra jus­ti­fi­car le­yes an­ti­cua­das que protegen a abu­sa­do­res de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad e ig­no­ran la reali­dad.

Sin du­da, en al­gu­nos ca­sos, el pa­so del tiem­po sig­ni­fi­ca­rá que los re­cuer­dos no son cla­ros y la evi­den­cia es in­su­fi­cien­te. Eso de­be ser de­ci­sión de los fis­ca­les y los tri­bu­na­les con ba­se en ca­da ca­so, co­mo lo ha­cen en la ma­yo­ría de los otros asun­tos que no im­pli­can asal­to se­xual.

Es in­jus­to que, pa­ra quie­nes po­de­mos re­unir los pe­da­zos pa­ra traer un ca­so des­pués de años de si­len­cio de­bi­li­tan­te, la ley nos di­ce: “¡Lo sien­to, de­ma­sia­do tar­de!” con ba­se en un nú­me­ro ar­bi­tra­rio de años. Es más, co­mo la ex­fis­cal Lin

da Fairs­tein ha di­cho, en mu­chos ca­sos, hay evi­den­cia ac­tual. “Los de­pre­da­do­res -co­mo en las no­ve­las de cine y de cri­men- a me­nu­do guar­dan re­cuer­dos pa­ra re­vi­sar la emo­ción de sus ac­cio­nes”, ha di­cho. Y ni ha­blar de que años más tar­de, la historia de un so­bre­vi­vien­te pue­de alen­tar a otros a pre­sen­tar evi­den­cia adi­cio­nal que re­fuer­za el ca­so.

Le pe­di­mos a so­bre­vi­vien­tes que quie­ren jus­ti­cia que ex­pon­gan sus ci­ca­tri­ces más pro­fun­das cuan­do las he­ri­das y te­mo­res fre­cuen­te­men­te aún es­tán fres­cos. Es­pe­ra­mos que cuen­ten his­to­rias per­fec­ta­men­te ar­ti­cu­la­das y li­nea­les so­bre su abu­so, sa­bien­do que el trau­ma pue­de ha­cer que es­to sea im­po­si­ble. Les ro­ba­mos la opor­tu­ni­dad de bus­car la jus­ti­cia cuan­do es­tán lis­tos pa­ra bus­car­la y tie­nen evi­den­cia pa­ra com­pro­bar lo que han so­por­ta­do.

Ha ha­bi­do al­go de pro­gre­so. En la Flo­ri­da, no hay es­ta­tu­to de li­mi­ta­cio­nes pa­ra abu­so que ocu­rrió cuan­do la víc­ti­ma es me­nor de 16 años. Le­yes que in­clu­yen opor­tu­ni­da­des re­tros­pec­ti­vas pa­ra que los so­bre­vi­vien­tes pre­sen­ten de­nun­cias ven­ci­das han si­do apro­ba­das en Ca­li­for­nia, De­la­wa­re, Ha­waii y Min­ne­so­ta, pa­ra nom­brar so­lo a al­gu­nos es­ta­dos.

Le de­be­mos a los so­bre­vi­vien­tes más tiem­po pa­ra bus­car jus­ti­cia. Los abu­sa­do­res no de­be­rían po­der te­ner la opor­tu­ni­dad de ago­tar el re­loj. No en Nue­va York. No en nin­gún lu­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.