EDI­TO­RIAL

El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción asu­mió múl­ti­ples com­pro­mi­sos con Fe­co­de. Las cla­ses no re­ci­bi­das se van a com­pen­sar. La edu­ca­ción, y la dig­ni­dad de los maes­tros, tra­zan el ca­mino de un país dis­tin­to.

El Colombiano - - PORTADA -

“El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción asu­mió múl­ti­ples com­pro­mi­sos con Fe­co­de. Las cla­ses no re­ci­bi­das se van a com­pen­sar. La edu­ca­ción, y la dig­ni­dad de los maes­tros, tra­zan el ca­mino de un país dis­tin­to”.

Dos años des­pués del pa­ro na­cio­nal del ma­gis­te­rio de ma­yo de 2015, los maes­tros agru­pa­dos en la Fe­de­ra­ción Co­lom­bia­na de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (Fe­co­de) vol­vie­ron al ce­se de ac­ti­vi­da­des, con un plie­go de pe­ti­cio­nes pre­sen­ta­do al Go­bierno Na­cio­nal, la ma­yo­ría de las cua­les se de­ri­va­ban de in­cum­pli­mien­tos que, a su jui­cio, se han he­cho de los acuer­dos de los pa­ros re­cien­tes.

Ma­yo fue un mes es­pe­cial­men­te di­fí­cil no so­lo pa­ra el Go­bierno sino pa­ra el país. Los pa­ros fue­ron geo­grá­fi­ca­men­te dis­per­sos, eco­nó­mi­ca­men­te cos­to­sos, po­lí­ti­ca­men­te des­gas­tan­tes y so­cial­men­te ten­sos. El pa­ro del ma­gis­te­rio, le­van­ta­do al fin el pa­sa­do vier­nes, du­ró 37 días. Más de 320.000 do­cen­tes de­ja­ron de dic­tar cla­ses y unos ocho mi­llo­nes y me­dio de es­tu­dian­tes que­da­ron sin es­tu­dio y con sus fa­mi­lias en se­rios aprie­tos por no sa­ber qué ha­cer con ellos. El clá­si­co Día del Maes­tro se ce­le­bró sin do­cen­tes y sin alum­nos. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país, ade­más, ge­ne­ra­ron gran­des trau­ma­tis­mos.

Los re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les del ma­gis­te­rio han si­do in­sis­ten­tes en que fir­man acuer­dos con los Go­bier­nos y se en­cuen­tran al ca­bo de los me­ses con in­cum­pli­mien­tos reite­ra­dos y res­pon­sa­bles gu­ber­na­men­ta­les que bien o ya no es­tán en el car­go o bien adu­cen di­fi­cul­ta­des pre­su­pues­ta­les y fis­ca­les pa­ra po­der ser más am­plios en los des­em­bol­sos pro­me­ti­dos.

Y efec­ti­va­men­te, los Go­bier­nos siem­pre, sea cual sea la épo­ca, tie­nen prio­ri­da­des acu­cian­tes (lo ur­gen­te aplas­ta lo ne­ce­sa­rio), pe­ro a su vez, el ma­gis­te­rio tie­ne una ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria y mo­vi­li­za­ción, con dis­po­si­ción in­clu­so de sus­pen­der el ser­vi­cio pú­bli­co de la edu­ca­ción el tiem­po que sea me­nes­ter, que ha­ce ce­der al fi­nal, má­xi­me cuan­do el Go­bierno pa­de­ce una no­to­ria de­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

La ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción sa­ca a re­lu­cir las ci­fras: el pre- su­pues­to pa­ra el sec­tor edu­ca­ti­vo, en 2017, es de 33,9 bi­llo­nes de pe­sos y se aca­ba de apro­bar una adi­ción de $ 1,18 bi­llo­nes. La edu­ca­ción es uno de los tres pos­tu­la­dos (jun­to con la Paz y la Equi­dad) del es­lo­gan ci­ta­do tan­tas ve­ces jun­to con el es­tri­bi­llo de “nunca an­tes en la his­to­ria” con el que se pro­mo­cio­nan los lo­gros gu­ber­na­men­ta­les.

Al fi­nal, de la afir­ma­ción pre­si­den­cial se­gún la cual “no hay pla­ta” pa­ra aten­der más reivin­di­ca­cio­nes, se ce­dió pa­ra es­ta­ble­cer, por ejem­plo, una bo­ni­fi­ca­ción pe­da­gó­gi­ca pa­ga­de­ra una vez al año (6 % de la asig­na­ción bá­si­ca men­sual en 2018, 11 % en 2019, 15 % en 2020 y con el com­pro­mi­so de ir­la au­men­tan­do) pa­ra to­dos los do­cen­tes. Es­to le co­rres­pon­de­rá pa­gar­lo al pró­xi­mo Go­bierno.

Los com­pro­mi­sos asu­mi­dos por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción con Fe­co­de son múl­ti­ples, y el acuer­do fir­ma­do el 16 de ju­nio ten­drá vi­gen­cia has­ta fe­bre­ro de 2019.

Es muy im­por­tan­te una de sus cláu­su­las fi­na­les, se­gún la cual Fe­co­de se com­pro­me­te a la re­cu­pe­ra­ción efec­ti­va de las cla­ses no im­par­ti­das a los es­tu­dian­tes, tan afec­ta­dos no so­lo por la pa­rá­li­sis, si no por es­tos ca­len­da­rios adi­cio­na­les.

Si hay al­go que Co­lom­bia de­ba pro­po­ner­se pa­ra es­te futuro que se pre­ten­de en paz y con la vis­ta pues­ta no en los con­flic­tos sino en el desa­rro­llo y el pro­gre­so so­cial, eco­nó­mi­co, cul­tu­ral, tec­no­ló­gi­co, cien­tí­fi­co, es ha­cer de su edu­ca­ción -in­clu­yen­do en ella co­mo pi­lar esen­cial la dig­ni­dad de los maes­tros y su bie­nes­tar- el mo­tor de ese nue­vo país

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PARÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.