Re­li­gión y po­lí­ti­ca se mez­cla­ron en Yo­pal

¿Las de­ci­sión de la al­cal­de­sa de Yo­pal de en­tre­gar su mu­ni­ci­pio a Je­su­cris­to es­con­de­ría otras mo­ti­va­cio­nes?

El Colombiano - - PORTADA - Por JU­LIÁN AMOROCHO BECERRA

En­tre­gar la ciu­dad a una dei­dad es an­ti­cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro ten­dría efec­tos muy te­rre­na­les pa­ra los im­pli­ca­dos.

El de­cre­to 037 del 9 de ju­nio de 2017 de la Al­cal­día de Yo­pal se ase­me­ja más a una car­ti­lla de mi­sa do­mi­ni­cal que a un do­cu­men­to ad­mi­nis­tra­ti­vo y sin em­bar­go, sirvió pa­ra en­tre­gar de ma­ne­ra ofi­cial la ca­pi­tal del Ca­sa­na­re al “se­ñor Je­su­cris­to”.

Al mar­gen de los chis­tes que ha ge­ne­ra­do en las re­des so­cia­les y en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es­ta de­ci­sión de la man­da­ta­ria Luz Ma­ri­na Car­do­zo ten­dría re­per­cu­sio­nes de fon­do, que la po­nen en la mi­ra de una in­ves­ti­ga­ción dis­ci­pli­na­ria y ju­ga­ría con la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca de la ciu­dad en un cor­to pla­zo.

Aun­que es ape­nas evi­den­te pa­ra ju­ris­tas con­sul­ta­dos por EL COLOMBIANO que el de­cre­to vio­la la se­pa­ra­ción Es­ta­doI­gle­sia, con­sa­gra­da en la Cons­ti­tu­ción, tam­bién se de­be to­mar en cuen­ta que es­ta fue la úl­ti­ma de­ci­sión que to­mó Car­do­zo co­mo al­cal­de­sa, pues fue nom­bra­da en in­te­ri­ni­dad mien­tras el man­da­ta­rio elec­to, John Jai­ro To­rres co­no­ci­do co­mo John Cal­zo­nes, es­tu­vo fue­ra de su car­go pa­ra res­pon­der por dis­tin­tos de­li­tos. Co­mo To­rres que­dó li­bre el pa­sa­do mar­tes, 13 de ju­nio, es­ta se­ma­na es­tá pre­vis­to su re­gre­so al des­pa­cho.

“El po­der po­lí­ti­co y la au­to­ri­dad es­tán en los go­ber­nan­tes que cum­plen las nor­mas. Al ge­ne­rar es­te de­cre­to, es­tán otor­gan­do esa au­to­ri­dad a Je­su­cris­to y eso ri­ñe con los ac­tos mo­der­nos del Es­ta­do y nos de­vuel­ve al Me­dioe­vo, por­que otor­ga la le­gi­ti­mi­dad a un po­der di­vino”, ex­pli­có Pe- dro Pie­drahi­ta Bus­ta­man­te, po­li­tó­lo­go y do­cen­te de cien­cias po­lí­ti­cas de la UPB.

Por ello, Pie­drahi­ta agre­gó que es­te ac­to en tér­mi­nos prác­ti­cos no tie­ne ma­yor efec­to, pe­ro sí pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo un “lla­ma­do de aten­ción” con­tra el al­cal­de To­rres ya que su re­em­pla­zo, Car­do­zo, fue ele­gi­da por su mis­mo par­ti­do, pe­ro re­cien­te­men­te le qui­ta­ron su res­pal­do po­lí­ti­co.

“El ciu­da­dano de a pie no en­tien­de di­ná­mi­cas po­lí­ti­cas y, to­man­do en cuen­ta que gran par­te de la po­bla­ción en Yo­pal es muy re­li­gio­sa, pa­ra ellos es im­por­tan­te es­te ac­to, que de fon­do plan­tea que el po­der lo tie­ne Je­su­cris­to y no el al­cal­de”, ar­gu­men­tó.

No obs­tan­te, pa­ra que es­ta tra­ma pue­da desa­rro­llar­se, pri­mer hay que ir a la pre­gun­ta más ele­men­tal: ¿Po­día la al­cal­de­sa fir­mar un de­cre­to a to­das lu­ces in­cons­ti­tu­cio­nal?

Re­per­cu­sio­nes

“Los ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos (de­cre­tos, acuer­dos, re­so­lu­cio­nes, etc ) se pre­su­men le­ga­les. Es de­cir que se con­fía en el buen jui­cio del fun­cio­na­rio. Pe­ro pue­den equi­vo­car­se, de bue­na o ma­la fe”, ex­pli­có Ken­neth Bur­bano, di­rec­tor Ob­ser­va­to­rio Cons­ti­tu­cio­nal de la Universidad Li­bre de Bo­go­tá.

Así las co­sas, es­te even­to tie­ne tres re-

per­cu­sio­nes, se­gún ex­pli­có el ju­ris­ta. La pri­me­ra es que vio­la los de­re­chos de quie­nes no pro­fe­sen la re­li­gión de la al­cal­de­sa, por­que la Cons­ti­tu­ción ga­ran­ti­za la libertad de cul­to. “Las per­so­nas tie­nen derecho a te­ner su re­li­gión en su con­di­ción per­so­nal, pe­ro los ser­vi­do­res pú­bli­cos, en es­pe­cial si se tra­ta de al­cal­des, tie­nen que abo­gar por­que se pro­te­ja el Es­ta­do Lai­co y no pue­den ha­cer ex­pre­sio­nes de ca­rác­ter re­li­gio­so”, afir­mó Bur­bano. La se­gun­da es que to­dos los ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos tie­nen que te­ner una mo­ti­va­ción de­bi­da­men­te sus­ten­ta­da en la ley. Co­mo el de­cre­to es­tá ba­sa­do ex­clu­si­va­men­te en pa­sa­jes bí­bli­cos, vio­la­ría la nor­ma su­pe­rior, que es la Cons­ti­tu­ción. “Los al­cal­des no pue­den ex­pe­dir el ac­to que les pro­vo­que, sino los que se sus­ten­ten en las nor­mas”, sos­tu­vo. La ter­ce­ra es la res­pon­sa­bi­li­dad que re­cae en la exal­cal­de­sa Car­do­zo, ya que co­mo fun­cio­na­ria usó la re­li­gión co­mo par­te de su ofi­cio y po­dría ser in­ves­ti­ga­da, si así lo con-

si­de­ra, por la Pro­cu­ra­du­ría.

“El ac­to es­tá vi­gen­te y tie­ne pre­sun­ción de le­ga­li­dad. Ya que es­tá for­mal­men­te ex­pe­di­do, se po­dría de­man­dar por nu­li­dad”, con­clu­yó Bur­bano.

¿Más de fon­do?

Tal co­mo la ley man­da, con la cap­tu­ra de John To­rres en ju­lio del año pa­sa­do por los de­li­tos de la­va­do de activos y en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, el gobernador del Ca­sa­na­re, Ali­rio Ba­rre­ra, de­sig­nó a Car­do­zo de una ter­na en­via­da por el par­ti­do del al­cal­de, una fi­gu­ra po­co fa­mi­liar en la ciu­dad, co­mo en­car­ga­da del des­pa­cho.

Sin em­bar­go, la sa­li­da de va­rios fun­cio­na­rios cer­ca­nos a To­rres ge­ne­ró que su par­ti­do le exi­gie­ra la re­nun­cia, sin que es­te lla­ma­do tu­vie­ra efec­to.

“Hay una in­ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar, que se ve en te­mas gra­ves co­mo el acue­duc­to, en­ton­ces con ese ac­to, ella de­ja to­do en ma­nos de Dios pa­ra evi­tar las crí­ti­cas de la gen­te, que es muy re­li­gio­sa”, ex­pli­có Wil­son Du­rán, lí­der y pe­rio­dis­ta de la re­gión.

Asi­mis­mo, aco­tó que el ac­to se hi­zo an­te la Aso­cia­ción de Mi­nis­tros del Evan­ge­lio de Yo­pal, Amey, una or­ga­ni­za­ción que agru­pa a las igle­sias cris­tia­nas de la ciu­dad y des­de don­de se im­pul­só To­rres pa­ra lle­gar a ser al­cal­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.