EDITORIAL

Na­da ha­ce re­tro­ce­der al ré­gi­men de Ma­du­ro en sus pro­pó­si­tos de con­cen­tra­ción to­tal del po­der. La fiscal se­rá des­ti­tui­da y los militares ya re­ci­bie­ron avi­so inequí­vo­co. La OEA no pu­do ha­cer na­da.

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PARÍS

“Na­da ha­ce re­tro­ce­der al ré­gi­men de Ma­du­ro en sus pro­pó­si­tos de con­cen­tra­ción to­tal del po­der. La fiscal se­rá des­ti­tui­da y los militares ya re­ci­bie­ron avi­so inequí­vo­co. La OEA no pu­do ha­cer na­da”.

Pa­ra más mal que bien, la si­tua­ción so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Ve­ne­zue­la, res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro y su ejer­ci­cio des­pó­ti­co del po­der, si­gue sien­do no­ti­cia per­ma­nen­te. Co­mo per­ma­nen­te es la alar­ma de los ver­da­de­ros de­mó­cra­tas que, más con fuer­za mo­ral que con cual­quier otra co­sa, acom­pa­ñan a los opo­si­to­res ve­ne­zo­la­nos y a los cien­tos de mi­les de ma­ni­fes­tan­tes que día a día en­fren­tan la bru­tal re­pre­sión de las fuer­zas ar­ma­das -ofi­cia­les y pa­ra­es­ta­ta­les- del cha­vis­mo.

Cua­tro he­chos aña­den com­bus­ti­ble a la cal­de­ra po­lí­ti­ca y so­cial del país ve­cino: la in­mi­nen­te des­ti­tu­ción de la fiscal Ge­ne­ral, Lui­sa Ortega; el re­me­zón en la cú­pu­la de las Fuer­zas Ar­ma­das Bo­li­va­ria­nas; la im­po­ten­cia de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que en la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) qui­sie­ron y no pu­die­ron apro­bar una re­so­lu­ción de apo­yo a la de­mo­cra­cia y en de­fen­sa de las li­ber­ta­des po­lí­ti­cas; y el em­pe­ño del go­bierno de Ma­du­ro de im­po­ner una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te te­le­di­ri­gi­da des­de el Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res, sec­to­ri­za­da pa­ra que en­tren en ella so­lo gru­pos afec­tos al cha­vis­mo.

La fiscal Ortega vie­ne dan­do dis­gus­tos al ré­gi­men, lue­go de ha­ber si­do una de sus fun­cio­na­rias más ser­vi­les. Fue ella, de he­cho, quien di­ri­gió to­do el mon­ta­je ju­di­cial que pro­pi­ció la con­de­na ar­bi­tra­ria con­tra el lí­der opo­si­tor Leo­pol­do López, hoy to­da­vía en­car­ce­la­do en con­di­ción de ais­la­mien­to. El sú­bi­to gi­ro la ha­ce apa­re­cer aho­ra co­mo de­fen­so­ra de la le­ga­li­dad y los de­re­chos hu­ma­nos. Eso le cos­ta­rá el car­go y po­si­ble­men­te su pro­pia li­ber- tad. Ya el Tri­bu­nal Su­pre­mo ava­ló su pro­ce­sa­mien­to, el cual dis­cu­rri­rá por los cau­ces ha­bi­tua­les de una dic­ta­du­ra: ce­ro ga­ran­tías y de­ci­sión fi­nal or­de­na­da de an­te­mano.

La re­me­zón en la cú­pu­la mi­li­tar obe­de­ce a las in­quie­tu­des que el al­to go­bierno, y en par­ti­cu­lar el pro­pio Ma­du­ro, tie­nen so­bre la in­con­di­cio­na­li­dad de los militares a sus ór­de­nes. La pro­pia opo­si­ción vie­ne ad­vir­tien­do ha­ce días la in­cu­ba­ción de fo­cos gol­pis­tas. Las Fuer­zas Ar­ma­das han si­do el so­por­te del ré­gi­men. Su in­ci­den­cia en to­do el po­der Eje­cu­ti­vo es enor­me. Co­pan bue­na par­te de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, y han te­ni­do ga­ran­tía de in­mu­ni­dad por los in­con­ta­bles ca­sos de co­rrup­ción y re­la­cio­nes con el nar­co­trá­fi­co.

An­te to­do es­te pa­no­ra­ma, al­gu­nos paí­ses, li­de­ra­dos por Mé­xi­co, in­ten­ta­ron que du­ran­te la Asam­blea Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) que se ce­le­bró en Cancún, se apro­ba­ra una re­so­lu­ción que sir­vie­ra de ac­ti­va­do­ra de pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les más ac­ti­vas pa­ra el re­torno de la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la. No se lo­gra­ron los vo­tos su­fi­cien­tes. Aún que­dan Es­ta­dos con mi­ra­da cóm­pli­ce por el au­to­ri­ta­ris­mo bo­li­va­riano. La can­ci­ller sa­lien­te de Ma­du­ro, Delcy Ro­drí­guez, ofre­ció to­do un es­pec­tácu­lo de ne­ga­cio­nes a reali­da­des evi­den­tes y de acu­sa­cio­nes a los paí­ses pro­mo­to­res de la re­so­lu­ción de­mo­crá­ti­ca.

La Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te se­rá con­vo­ca­da, y las po­si­bi­li­da­des de que sea una ins­tan­cia de con­cen­tra­ción absoluta de po­der pa­ra el sec­tor más ra­di­cal del cha­vis­mo go­ber­nan­te son ca­si to­das. Eso lo tie­ne cla­ro la opo­si­ción y las mul­ti­tu­des que lle­nas de co­ra­je se ma­ni­fies­tan a dia­rio en las calles ve­ne­zo­la­nas.

La co­mu­ni­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na no pu­do ani­mar nin­gún cam­bio. Que­dan, so­li­ta­rios, aba­lea­dos y re­pri­mi­dos, los ma­ni­fes­tan­tes y opo­si­to­res so­bre el te­rreno. Ellos se­rán los úni­cos que pue­dan ce­le­brar con dig­ni­dad mo­ral el re­torno de la de­mo­cra­cia, sea cuan­do sea que es­ta vuel­va

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.