NOS QUE­DA LA LEC­TU­RA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DIE­GO ARISTIZÁBAL des­deel­cuar­to@gmail.com

A mí me gus­ta­ría can­sar­me de ha­blar de li­bros, de ese asun­ti­co de leer, de pa­sar páginas to­dos los días, de emo­cio­nar­me por­que en­cuen­tro al­go ra­ro, una his­to­ria que me li­bró de una an­gus­tia, en fin, pe­ro no pue­do, las pa­la­bras de los li­bros han cons­trui­do mi vi­da, eli­mi­nar­las se­ría des­apa­re­cer, es­fu­mar­me, per­der lo que, sin pre­ten­der­lo, me ha he­cho fe­liz.

Ca­da que es­cri­bo es­ta co­lum­na, que abra­zo los li­bros co­mo si fueran huér­fa­nos, pien­so que lo más im­por­tan­te que ten­dría que es­tar ha­cien­do la gen­te, más que mi­rar el pre­cio del dó­lar, los im­pues­tos des­me­di­dos, el congresista que di­jo una nue­va bar­ba­ri­dad o el po­lí­ti­co que sem­bró un po­qui­to de ci­za­ña por aquí y más odio por allá, la gen­te de­be­ría es­tar le­yen­do, le­yen­do co­mo si fueran a qui­tar­nos los li­bros al ama­ne- cer, co­mo si hoy fue­ra la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra que­dar­nos ca­lla­di­tos, es­cu­chan­do lo que di­cen los li­bros en ese diá­lo­go ma­ra­vi­llo­so de hu­mil­dad. Pen­sar en los li­bros es tam­bién pen­sar en el si­len­cio, y eso me en­can­ta, más en es­tos días cuan­do hay tan­tas per­so­nas in­te­li­gen­tí­si­mas que­rien­do ha­blar to­do el tiem­po pa­ra que las cá­ma­ras, las re­des so­cia­les se per­ca­ten de que exis­ten. No sa­ben qué ha­cer con el ano­ni­ma­to, con el de­li­cio­so ano­ni­ma­to de la vi­da. Si me pre­gun­tan có­mo qui­sie­ra es­pe­rar la muer­te, di­ría sin du­dar­lo: ¡Le­yen­do!, así no ten­dría que dar ex­pli­ca­cio­nes del có­mo me sien­to. Ha­ce po­co, An­toi­ne Ga­lli

mard, el “fa­ro de la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa”, co­mo lo han lla­ma­do, re­cor­dó al­go de su in­fan­cia y ado­les­cen­cia que a mí me en­can­tó. “No hay que pa­sar­se de nos­tál­gi­co, pe­ro fue una gran épo­ca. En aquel mo­men­to to­da­vía se ha­bla­ba más de li­te­ra­tu­ra que de eco­no­mía”. Ima­gi­nar­lo me hi­zo sen­tir tan mi­se­ra­ble por­que hoy ha­blar de li­bros en una me­sa re­sul­ta su­ma­men­te ex­tra­ño. A ve­ces ni si­quie­ra en las con­ver­sa­cio­nes con edi­to­res o es­cri­to­res la li­te­ra­tu­ra pa­re­ce ser im­por­tan­te, y eso due­le, por­que es co­mo si la ac­tua­li­dad nos hu­bie­ra de­vo­ra­do.

En va­rias oca­sio­nes, les he di­cho a mis que­ri­dos co­le­gas pe­rio­dis­tas que los li­bros no so­lo pue­den ser los pro­ta­go­nis­tas en las páginas de un dia­rio cuan­do hay una fe­ria del li­bro o al­go así, el li­bro, pa­ra mí, en un país co­mo el nues­tro, mu­cho más en un país co­mo el nues­tro, con to­dos los pro­ble­mas y mi­se­rias que te­ne­mos, ten­dría que ser el pro­ta­go­nis­ta siem­pre.

¿Si yo tu­vie­ra una co­lum­na dia­ria se­gui­ría ha­blan­do de lo mis­mo, la apro­ve­cha­ría pa­ra ha­blar de li­bros, del ac­to de leer, de có­mo la vi­da sin his­to­rias es prác­ti­ca­men­te inú­til? La res­pues­ta es un SÍ ro­tun­do, por­que a pe­sar de to­do lo que pa­se en nues­tro país, de la tris­te­za que nos dé la vi­da dia­ria, del do­lor y la de­s­es­pe­ran­za, siem­pre y en cual­quier mo­men­to nos que­da­rá la lec­tu­ra, nos que­da­rán los li­bros, la sa­na ilu­sión de que ellos se­rán una vez más la gran no­ti­cia so­bre la me­sa

Si me pre­gun­tan có­mo qui­sie­ra mo­rir, di­ría: ¡le­yen­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.