Se­na­dor Juan Ma­nuel Ga­lán pi­de can­di­da­to Li­be­ral por con­sul­ta.

El se­na­dor Juan Ma­nuel Ga­lán afir­mó que su preo­cu­pa­ción, por en­ci­ma de las Farc, son las víc­ti­mas.

El Colombiano - - PORTADA - Por ÓS­CAR ANDRÉS SÁN­CHEZ Á.

Fue el pri­me­ro es ha­cer ofi­cial su pre­can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Lo hi­zo du­ran­te la con­ven­ción li­be­ral del año pa­sa­do, en ma­yo. Pa­ra al­gu­nos fue un lan­za­mien­to pre­ma­tu­ro, pe­ro pa­ra otros la prue­ba de su fir­me con­vic­ción de lo­grar lo que el nar­co­trá­fi­co le im­pi­dió a su pa­dre.

An­te el aten­ta­do te­rro­ris­ta que el pa­sa­do sá­ba­do es­tre­me­ció Bogotá y al país, afir­mó, en diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, que “te­ne­mos el me­jor ejér­ci­to del mun­do, ca­pa­ci­ta­do, en­tre­na­do” y con­fía que las Fuer­zas Ar­ma­das y la Po­li­cía Na­cio­nal es­tán en ca­pa­ci­dad de te­ner con­trol to­tal del te­rri­to­rio y con­tra­rres­tar cual­quier ame­na­za.

¿Cree, co­mo di­cen al­gu­nos sec­to­res po­lí­ti­cos, que el Acuer­do con las Farc es in­cen­ti­vo pa­ra que otros gru­pos arre­cien pa­ra lue­go ne­go­ciar y re­ci­bir be­ne­fi­cios?

“El acuer­do con las Farc no de­be ser vis­to co­mo de­bi­li­dad del Es­ta­do sino co­mo gran­de­za. Si los de­más gru­pos ar­ma­dos lo ven así es­tán equi­vo­ca­dos. Co­lom­bia no se va a do­ble­gar an­te la fuer­za. So­mos pa­ci­fis­tas pe­ro no bo­bos”.

¿Cuá­les son sus preo­cu­pa­cio­nes con las cir­cuns­crip­cio­nes es­pe­cia­les de paz?

“To­do el país pa­re­ce preo­cu­pa­do por las Farc. Yo es­toy preo­cu­pa­do por las víc­ti­mas. Por eso pro­pon­go que los can­di­da­tos res­pal­da­dos por or­ga­ni­za­cio­nes de víc­ti­mas ten­gan fa­ci­li­da­des pa­ra su ins­crip­ción en las cir­cuns­crip­cio­nes de paz, y ga­ran­tías de fi­nan­cia­ción es­ta­tal an­ti­ci­pa­da”.

El PL tu­vo dos pre­can­di­da­tos en las pa­sa­das elec­cio­nes. Es­ta vez sue­nan por lo me­nos seis ¿a qué se de­be ese des­per­tar?

“Es­pe­ro que se de­ba a que es­tá vol­vien­do a sin­to­ni­zar con su esen­cia, un Par­ti­do Li­be­ral que cree en la de­mo­cra­cia y en las ne­ce­si­da­des de la gen­te. Por eso de­fen­dien­do la con­sul­ta. So­mos el par­ti­do de la gen­te y eso so­lo se de­mues­tra con que la gen­te de­ci­da el can­di­da­to”.

Si us­ted mar­ca bien en las en­cues­tas, ¿por qué en su par­ti­do lo quie­ren sa­car del jue­go?

“Le te­men a la re­no­va­ción. Se quie­ren per­pe­tuar en el po­der. Lo mis­mo que le pa­sa a Uribe con el po­der. Co- lom­bia pi­de a gri­tos re­no­va­ción en las prac­ti­cas po­lí­ti­cas, en las ideas, en la for­ma en que se ha­cen las co­sas.

El país sa­be que us­ted fue el que le dio la ben­di­ción a Cé­sar Ga­vi­ria pa­ra que fue­ra pre­si­den­te, ¿cree que él aho­ra lo traiciona al no apo­yar su can­di­da­tu­ra?

“Trai­ción se­ría no ha­cer la con­sul­ta po­pu­lar abier­ta en mar­zo de 2018. Ga­vi­ria tie­ne la ab­so­lu­ta li­ber­tad de apo­yar al can­di­da­to de su pre­fe­ren­cia. Yo no quie­ro ser ele­gi­do por que me es­tán pa­gan­do un fa­vor sino por­que soy la me­jor op­ción pa­ra el país. Lo se­gun­do, que De La Ca­lle es me­re­ci­da­men­te es el can­di­da­to del Go­bierno y del Ga­vi­ris­mo; no sé por qué sus se­gui­do­res creen que es­to es una ofen­sa, yo re­pre­sen­to el re­na­ci­mien­to del Nue­vo Li­be­ra­lis­mo”.

Si no hay con­sul­ta abier­ta y el PL es­co­ge a De la Ca­lle co­mo can­di­da­to, ¿có­mo reac­cio­na­ría?

“Mal por dos ra­zo­nes: Una, el PL le es­ta­ría dan­do la es­pal­da a sus prin­ci­pios por­que so­mos un par­ti­do de­mo­crá­ti­co, abier­to. Dos, es­ta­ría­mos di­cién­do­le al país que es­ta­mos con­for­mes con el go­bierno ac­tual. Yo apo­yo la im­ple­men­ta­ción, pe­ro creo que hay mu­cho que co­rre­gir y cam­biar”.

¿Có­mo en­fren­ta­ría la ba­ja en la in­ver­sión ex­tran­je­ra?

“Una al­tí­si­ma pro­por­ción del pro­ble­ma que tie­ne el Go­bierno y que re­pre­sen­ta­ría De La Ca­lle es la fal­ta de con­fian­za en el po­der eje­cu­ti­vo, le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial, eso ge­ne­ra que la eco­no­mía no crez­ca co­mo de­be y que no se dé la in­ver­sión que se ne­ce­si­ta. Mi pri­mer pro­pó­si­to se­rá de­vol­ver­le la con­fian­za a la ciu­da­da­nía y a los in­ver­sio­nis­tas. Pa­ra crear el país de las opor­tu­ni­da­des de­be­mos cre­cer al 5 % y eso re­quie­re in­ver­sión in­ter­na­cio­nal”.

¿Qué ajus­ta­ría en la im­ple­men­ta­ción del Acuer­do?

“Le cam­bia­ría tres co­sas: po­si­cio­nar a las víc­ti­mas en el cen­tro del pro­ce­so de paz, lo­grar ga­ran­tías pre­su­pues­ta­les pa­ra cum­plir sus de­re­chos y ha­cer se­gui­mien­to al pre­su­pues­to asig­na­do al pro­ce­so de re­pa­ra­ción pues de los 8 mi­llo­nes so­lo se han re­pa­ra­do al­re­de­dor de 600 mil”.

¿Qué le cam­bia­ría al pro­ce­so con el Eln?

“El Eln pri­me­ro que to­do de­be dar mues­tras con­cre­tas de que­rer la paz: eso sig­ni­fi­ca de-

jar de se­cues­trar, el ce­se al fue­go y de ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les. Cum­pli­das esas tres con­di­cio­nes me sen­ta­ría a ne­go­ciar. Si no ejer­ce­ría la jus­ti­cia, las le­yes y fuer­za del Go­bierno.

¿Le da­ría es­ta­tus po­lí­ti­co a las ban­das cri­mi­na­les?

“No. De­ben so­me­ter­se a la jus­ti­cia. Uti­li­za­ré to­da la fuer­za del Es­ta­do pa­ra cap-

tu­rar a es­tos de­lin­cuen­tes y, al mis­mo tiem­po, abrir­les un ca­mino que les per­mi­ta a ellos vo­lun­ta­ria­men­te so­me­ter­se a la jus­ti­cia”.

¿Có­mo en­fren­ta­rá la co­rrup­ción?

“La co­rrup­ción nos cues­ta a los co­lom­bia­nos en pro­me­dio 50 bi­llo­nes de pe­sos al año. Con es­tos nú­me­ros, se- ría frus­tran­te que el te­ma se con­vier­ta en una me­ra ban­de­ra elec­to­ral. A cor­to pla­zo, se ne­ce­si­ta un com­pro­mi­so ex­pre­so de los can­di­da­tos pa­ra asu­mir res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta y per­so­nal por las fi­nan­zas de sus cam­pa­ñas”.

¿¿Es po­si­ble que el PL de­ci­da apo­yar a Ger­mán Var­gas, quien tam­bién es de ori­gen li­be­ral?

“Veo po­si­ble una gran con­sul­ta de can­di­da­tos de cen­tro en don­de tam­bién par­ti­ci­pe Var­gas Lle­ras. Si la con­sul­ta po­pu­lar abier­ta se con­cre­ta, lo que no­so­tros es­pe­ra­mos es que otras fuer­zas po­lí­ti­cas que quie­ren de­fen­der una pro­pues­ta de cen­tro en el país se su­men a par­ti­ci­par. Ahí po­drían es­tar el Par­ti­do de la U, sec­to­res in­de­pen­dien­tes e in­clu­si­ve el ex­vi­ce­pre­si­den­te. Bien­ve­ni­do a con­fron­tar y com­pe­tir con no­so­tros”.

¿Có­mo le in­yec­ta­ría más re­cur­sos a la sa­lud?

“Dos pro­ble­mas tie­ne la sa­lud: La eva­sión y elu­sión. El 68 % de los ho­ga­res eva­de las res­pon­sa­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas del sec­tor sa­lud. Exis­ten al­re­de­dor de 600.000 per­so­nas que no per­te­ne­cen y es­tán en el ré­gi­men sub­si­dia­do. Si ellos co­ti­za­ran al ni­vel pro­me­dio del ré­gi­men con­tri­bu­ti­vo, in­gre­sa­ría ca­si un bi­llón de pe­sos”.

¿Cuá­les son sus prin­ci­pa­les pro­pues­tas pa­ra la edu­ca­ción y la cien­cia?

“Des­cen­tra­li­zar la edu­ca­ción, for­ta­le­cer la pro­fe­sión do­cen­te e in­ver­tir de­ci­di­da­men­te en la edu­ca­ción ru­ral. Uno de los pun­tos que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo co­lom­biano tie­ne que en­fren­tar rá­pi­da­men­te de­be ser la des­cen­tra­li­za­ción de la edu­ca­ción”

Ga­vi­ria tie­ne li­ber­tad de apo­yar al can­di­da­to de su pre­fe­ren­cia. No quie­ro ser ele­gi­do por que me es­tán pa­gan­do un fa­vor sino por­que soy la me­jor op­ción.

FO­TO SADAD

El se­na­dor Juan M. Ga­lán afir­ma que el can­di­da­to del li­be­ra­lis­mo a las pre­si­den­cia­les de­be ser ele­gi­do por con­sul­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.