¿Qué le de­jó a Be­lén de Ba­ji­rá ser mu­ni­ci­pio?

Es­te te­rri­to­rio va ca­mino a ser, otra vez, lo­ca­li­dad de Cho­có. En­tre 2000 y 2007 lo fue, so­lo se hi­zo una vía con pie­dras y tie­rra.

El Colombiano - - METRO - Por VÍC­TOR ANDRÉS ÁL­VA­REZ C.

En sie­te años que Be­lén de Ba­ji­rá fue mu­ni­ci­pio de Cho­có, la prin­ci­pal obra de in­fra­es­truc­tu­ra que pu­die­ron rea­li­zar los cua­tro al­cal­des que go­ber­na­ron el te­rri­to­rio, fue la ade­cua­ción de 5 ki­ló­me­tros de vía a la ve­re­da Pri­ma­ve­ra.

En ese tra­mo, lle­nán­do­lo de pie­dras y tie­rra pa­ra ha­cer­lo tran­si­ta­ble, in­vir­tie­ron 120 mi­llo­nes de pe­sos que lle­ga­ron del Go­bierno Na­cio­nal.

Y no hu­bo más pro­yec­tos ma­te­ria­li­za­dos por­que, se­gún los tres al­cal­des cho­coa­nos que en­tre los años 2000 y 2007 tu­vo el te­rri­to­rio, el plei­to li­mí­tro­fe con An­tio­quia, y la vio­len­cia en la zo­na, im­pi­die­ron la ges­tión de re­cur­sos.

Cuan­do la Asam­blea del Cho­có, me­dian­te or­de­nan­za, le dio con­no­ta­ción de mu­ni­ci­pio de ese de­par­ta­men­to al que has­ta ese mo­men­to, y du­ran­te cin­co dé­ca­das, ha­bía si­do co­rre­gi­mien­to an­tio­que­ño, la tan an­he­la­da au­to­no­mía lle­gó al te­rri­to­rio y sus au­to­ri­da­des ce­le­bra­ron el ini­cio de una era de pro­gre­so, que siem­pre fue au­sen­te.

Be­lén de Ba­ji­rá, que por ca­si cua­tro dé­ca­das fue con­si­de­ra­do co­rre­gi­mien­to de Mu­ta­tá (Ura­bá an­tio­que­ño), ha­ce par­te de nue­vo del de­par­ta­men­to de Cho­có, se­gún un ma­pa pu­bli­ca­do el pa­sa­do 9 de ju­nio por el Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co Agus­tín Co­daz­zi (Igac).

Leo­pol­dino Pe­rea, un hom­bre de ta­lan­te que ha­bía si­do ase­sor de paz de la go­ber­na­ción cho­coa­na, asu­mió el en­car­go co­mo pri­mer al­cal­de de Be­lén de Ba­ji­rá, en 2000. No al­can­zó a es­tar en el man­da­to un año, pues ame­na­zas de gru­pos al mar­gen de la ley lo hi­cie­ron sa­lir del pue­blo.

“Me hi­cie­ron co­rrer. Con sie­te per­so­nas, me to­có ir­me pa­ra Quib­dó y es­tar allá cua­tro me­ses. Vol­vi­mos a Ba­ji­rá y ma­ta­ron a lí­de­res co­mo Al­ber­to Pa­la­cio, que pro­mo­vían la so­be­ra­nía de Cho­có. De­jé de ser al­cal­de y me que­dé en la lu­cha por el te­rri­to­rio. Aquí lle­vo 18 años”, co­men­ta.

Pe­rea re­cuer­da que lo pri­me­ro que hi­zo, lue­go de que el go­ber­na­dor cho­coano de en­ton­ces, Juan B. Hi­nes­tro­za, lo nom­bra­ra man­da­ta­rio del nue­vo mu­ni­ci­pio fue co­men­zar a di­se­ñar el plan de de­sa­rro­llo lo­cal, pro­ce­so en que po­co o na­da se avan­zó.

Des­pa­chó des­de Quib­dó

El cam­bio de go­ber­na­dor en Cho­có, tra­jo con­si­go un nue­vo al­cal­de pa­ra Be­lén de Ba­ji­rá. Aní­bal Sa­las, que ha­bía si­do con­ce­jal de Rio­su­cio y dipu­tado de la Asam­blea de­par­ta­men­tal en­tre 1995 y 1998, asu­mió el car­go, pe­ro

de­bi­do a la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad go­ber­nó, la ma­yor par­te del tiem­po, des­de la ca­pi­tal Quib­dó.

“Ser mu­ni­ci­pio fue un que­rer de la co­mu­ni­dad. Mu­ta­tá re­ci­bía los pa­gos de im­pues­tos y no eran rein­ver­ti­dos en Be­lén de Ba­ji­rá. Al mu­ni­ci­pio de Rio­su­cio le que­da­ba di­fí­cil ir a ese co­rre­gi­mien­to y sus al­cal­des no le pres­ta­ban aten­ción”, re­cuer­da.

Sa­las, el al­cal­de que más tiem­po go­ber­nó a Ba­ji­rá (2001 - 2005) atri­bu­ye la es­ca­sa in­ver­sión en la lo­ca­li­dad, tra­du­ci­da en la ade­cua­ción de la vía a la ve­re­da Pri­ma­ve­ra, a la di­fi­cul­tad pa­ra re­cau­dar tri­bu­tos.

“Mu­chos se ne­ga­ban a pa­gar­le al mu­ni­ci­pio. No tri­bu­ta­ban has­ta que no les de­fi­nie­ran a qué de­par­ta­men­to per­te­ne­cían: Cho­có o An­tio­quia. Unos can­ce­la­ban a Mu­ta­tá”, ex­pli­ca.

El ren­glón más fuer­te de la eco­no­mía en Ba­ji­rá lo ocu­pa el co­mer­cio, que se­gún au­to­ri­da­des de Mu­ta­tá pue­de re­pre­sen­tar el 70 por cien­to, pa­ra un to­tal de 410 es­ta­ble­ci­mien­tos que aún hoy tri­bu­tan a al mu­ni­ci­pio an­tio­que­ño una su­ma, de acuer­do con da­tos ofi­cia­les, cer­ca­na a los 3.000 mi­llo­nes de pe­sos al año.

Uno de los co­mer­cian­tes tra­di­cio­na­les del pue­blo, Álvaro Va­len­cia, re­ve­la que cuan­do se dio el pa­so a mu­ni­ci­pio, él y mu­chos de sus co­le­gas si­guie­ron pa­gan­do a Mu­ta­tá, asu­mien­do la con­di­ción de ha­bi­tan­tes de co­rre­gi­mien­to.

“Lle­ga­ron a co­brar el im­pues­to y na­die pa­gó, por­que co­me­tie­ron el error de co­brar­le a la gen­te des­de el año 2000, cuan­do se creó mu­ni­ci­pio, sa­bien­do que al­gu­nos co­mer­cian­tes en esa épo­ca ni exis­tían”, ase­ve­ra, y la­men­ta que en los sie­te años de go­bierno cho­coano, no hu­bo ni una so­la obra. “Pa­sa­ron sin pe­na ni gloria”, en­fa­ti­za.

Pre­sen­cia en Ba­ji­rá

El des­pa­cho del al­cal­de des­de Be­lén de Ba­ji­rá se dio en fir­me con Amaury Ar­tea­ga, quien go­ber­nó el te­rri­to­rio en­tre el 2005 y el 2007, úl­ti­mo año co­mo mu­ni­ci­pio, con­di­ción que se la re­ti­ró el Con­se­jo de Es­ta­do tras fa­llar una de­man­da de la Go­ber­na­ción de An­tio­quia, adu­cien­do que la Asam­blea de Cho­có no te­nía com­pe­ten­cia pa­ra ha­ber­le da­do esa con­no­ta­ción.

“Cuan­do en­tro, el al­cal­de Sa­las des­pa­cha­ba des­de Quib­dó. Re­ci­bo, y lo pri­me­ro que ha­go es tras­la­dar la ofi­ci­na a Be­lén de Ba­ji­rá. Se vi­nie­ron con­mi­go al­gu­nos fun­cio­na­rios. Pu­si­mos otros del pue­blo en cul­tu­ra y de­por­te”, apun­ta.

Al igual que Pe­rea y Sa­las, Ar­tea­ga con­si­de­ra que las de­man­das de An­tio­quia a la or­de­nan­za que le dio vi­da al mu­ni­ci­pio, im­pi­die­ron la in­ver­sión y la eje­cu­ción de pro­yec­tos en el te­rri­to­rio.

“Te­nía­mos re­cur­sos pro­pios, pro­ve­nien­tes de lo po­co que se re­cau­da­ba en In­dus­tria y Co­mer­cio y so­bre­ta­sa a la ga­so­li­na, pe­ro no nos per­mi­tie­ron ha­cer ges­tión”, se­ña­la.

Ar­tea­ga ase­gu­ra que en el 2006 ob­tu­vie­ron una pri­me­ra par­ti­da del Sis­te­ma Ge­ne­ral de Par­ti­ci­pa­ción, pe­ro “de­bi­do a la de­man­da an­te el Con­se­jo de Es­ta­do de­tu­vie­ron esos re­cur­sos”.

“Si no­so­tros hu­bié­ra­mos se­gui­do fun­cio­nan­do co­mo mu­ni­ci­pio la ca­li­dad de vi­da se­ría otra. Hoy no te­ne­mos al­can­ta­ri­lla­do, las aguas re­si­dua­les co­rren por las ca­lles, el acue­duc­to so­lo lle­ga al 30 por cien­to de la po­bla­ción y hay un atra­so de 20 años en in­fra­es­truc­tu­ra”, ano­ta.

Pe­ro, con­tra­rio a lo que con­si­de­ra Ar­tea­ga, Édin­son Mar­si­glia, oriun­do de Ba­ji­rá, se­ña­la que los pro­yec­tos que te­nía An­tio­quia en el te­rri­to­rio fue­ron de­te­ni­dos por la con­ver­sión a mu­ni­ci­pio del Cho­có.

Agre­ga que en los sie­te años cre­yó en el de­sa­rro­llo que po­día arro­jar el ser mu­ni­ci­pio, pe­ro con el pa­sar del tiem­po se dio cuen­ta que el te­rri­to­rio te­nía me­jor fu­tu­ro sien­do co­rre­gi­mien­to de An­tio­quia.

“La gen­te veía con bue­nos ojos ser mu­ni­ci­pio, al no co­no­cer lo po­lí­ti­co, lo ad­mi­nis­tra­ti­vo, ni so­cial del de­par­ta­men­to (Cho­có). Pen­sá­ba­mos que era una bue­na op­ción, pe­ro po­co a po­co los lí­de­res lo fue­ron to­man­do co­mo un pro­yec­to per­so­nal”, apun­ta.

Ni ca­tas­tro, ni POT

El pa­so si­guien­te, lue­go de pu­bli­ca­do el ma­pa en el que el Igac es­ta­ble­ce a Be­lén de Ba­ji­rá en te­rri­to­rio del Cho­có, es pre­sen­tar un pro­yec­to de or­de­nan­za pa­ra que la Asam­blea de ese de­par­ta­men­to, co­mo en el año 2000, lo de­cla­re mu­ni­ci­pio.

Se­gún Leo­pol­dino Pe­rea, ya se avan­za en ese pro­pó­si­to y la con­fir­ma­ción del tra­za­do que hi­zo el Igac al pre­si­den­te de la Asam­blea, Ali­zon Mos­que­ra, es el pri­mer pa­so.

“Se es­tá ha­cien­do el pro­ce­so de tran­si­ción de An­tio­quia pa­ra Cho­có y la co­mu­ni­dad se es­tá pre­pa­ran­do”, anotó.

Sin em­bar­go, el ex­per­to en Pla­nea­ción te­rri­to­rial Mau­ri­cio Her­nán­dez, cree que a Ba­ji­rá le que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer pa­ra ser mu­ni­ci­pio, una de­ci­sión que con­si­de­ra desa­cer­ta­da y ries­go­sa.

“Co­lom­bia no pue­de con más mu­ni­ci­pios, an­tes ten­dría que bus­car un or­de­na­mien­to po­lí­ti­co ad­mi­nis­tra­ti­vo dis­tin­to, don­de se unan po­bla­cio­nes, co­mo por ejem­plo el ejer­ci­cio que ha­ce An­tio­quia en el Su­r­oes­te con la crea­ción de la pro­vin­cia Car­ta­ma”, en­fa­ti­za.

En ese pro­pó­si­to de ser mu­ni­ci­pio, Ba­ji­rá ten­dría que arran­car de ce­ro, pues

en los sie­te años que lo fue no lo­gró rea­li­zar la ac­tua­li­za­ción ca­tas­tral, ni avan­zar en un plan de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, fun­da­men­ta­les en esa fi­gu­ra te­rri­to­rial.

El exal­cal­de Ar­tea­ga re­cuer­da que la ac­tua­li­za­ción ca­tas­tral, que rea­li­za­ba el mis­mo Igac en el 2005 y 2006, tu­vo di­fi­cul­ta­des de­bi­do al or­den pú­bli­co de la zo­na.

“Con el Igac se hi­zo el con­ve­nio, pe­ro en es­ta zo­na es com­ple­jo por la vio­len­cia. Al que no co­no­cían, le sa­lían al pa­so y los sa­ca­ban. Sin iden­ti­fi­car­se de qué gru­po ile­gal. En­ton­ces los fun­cio­na­rios se iban”, es­ta­ble­ce Ar­tea­ga.

Ba­ji­rá, si así lo con­si­de­ra la Asam­blea del Cho­có y no pros­pe­ra la de­man­da de la Go­ber­na­ción de An­tio­quia y dipu­tados an­tio­que­ños pa­ra que el Con­gre­so de­fi­na el di­fe­ren­do li­mí­tro­fe, en­tra­ría a ser mu­ni­ci­pio de sex­ta ca­te­go­ría, es de­cir la úl­ti­ma, se­gún Her­nán­dez.

“El Cho­có es el de­par­ta­men­to más po­bre de los 32 de Co­lom­bia, aun­que es el más ri­co en re­cur­sos, pe­ro no tie­ne ca­pa­ci­dad de go­bierno”, apun­ta Her­nán­dez, y se pre­gun­ta: “¿cuál es la in­ten­ción de al­gu­nas per­so­nas de fro­tar­se las ma­nos cuan­do di­cen que la pla­ta lle­ga­rá di­rec­ta­men­te sien­do mu­ni­ci­pio? ¿Cuál es el in­te­rés? ¿Qué va­lo­res, prin­ci­pios y ca­pa­ci­dad se tie­nen pa­ra ma­ne­jar esos re­cur­sos pú­bli­cos?”

FO­TO AR­CHI­VO

Be­lén de Ba­ji­rá tie­ne una po­bla­ción es­ti­ma­da de 16.000 ha­bi­tan­tes. Lí­de­res que pro­mue­ven la so­be­ra­nía de Cho­có di­cen que con los co­rre­gi­mien­tos Blan­qui­cet, Ma­con­do y Nue­vo Orien­te, de Tur­bo, pe­ro pa­sa­rían a te­rri­to­rio cho­coano, su­biría a 25.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.