GO­BER­NAR POR AC­CIÓN O POR REAC­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por LUIS FER­NAN­DO ÁL­VA­REZ J.* lfal­va­rezj@gmail.com

La Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal de 1968 per­fec­cio­nó la pla­nea­ción co­mo prin­ci­pio rec­tor de la ac­ción del Es­ta­do. La Car­ta del 91 no só­lo ra­ti­fi­có es­te prin­ci­pio, sino que lo tec­ni­fi­có en su pro­ce­di­mien­to y su re­la­ción je­rár­qui­ca con res­pec­to a otras de­ci­sio­nes pú­bli­cas.

El ar­tícu­lo 339 dis­po­ne que ha­brá un plan de de­sa­rro­llo com­pues­to por una par­te ge­ne­ral que se­ña­la los pro­pó­si­tos, con­tie­ne me­tas y prio­ri­da­des y un plan de in­ver­sio­nes con los pro­gra­mas y pro­yec­tos de in­ver­sión y los re­cur­sos pa­ra su eje­cu­ción. El ar­tícu­lo 341 se­ña­la que el plan de in­ver­sio­nes se aprue­ba me­dian­te una ley que tie­ne pre­la­ción so­bre las de­más. Es un es­que­ma que re­pi­ten los ar­tícu­los 342, 346 y 352 cuan­do re­gu­lan la ne­ce­si­dad de que los pre­su­pues­tos y los gas­tos pú­bli­cos se ajus­ten a las me­tas del plan de de­sa­rro­llo. Es ape­nas ló­gi­co, que den­tro del es­que­ma de nues­tra Cons­ti­tu­ción, los pla­nes de­par­ta­men­ta­les y mu­ni­ci­pa­les sean fiel re­fle­jo del Plan Na­cio­nal, por la su­je­ción de aque­llos a la ley or­gá­ni­ca del plan y la ne­ce­si­dad de man­te­ner un es­que­ma de uni­dad en el gas­to y en la in­ver­sión pú­bli­cas.

Ha­bría que afir­mar que el con­cep­to de Es­ta­do Uni­ta­rio, pre­go­na­do des­de el ar­tícu­lo 1° de la Cons­ti­tu­ción, se apo­ya en la ne­ce­si­dad de su­je­tar las ac­cio­nes na­cio­na­les y te­rri­to­ria­les a los pla­nes de de­sa­rro­llo. La pla­nea­ción es tan ne­ce­sa­ria pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, que la Car­ta dis­po­ne que si el Con­gre­so no aprue­ba en un tér­mino de tres me­ses des­pués de pre­sen­ta­do, el pro­yec­to de ley del plan que el Go­bierno so­me­te a su con­si­de­ra­ción, es­te pue­de po­ner­lo en vi­gen­cia por me­dio de un de­cre­to con fuer­za de ley.

Lo ex­pues­to de­mues­tra de ma­ne­ra so­me­ra que la Cons­ti­tu­ción pre­vé los ins­tru­men­tos téc­ni­cos y nor­ma­ti­vos pa­ra que tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo te­rri­to­rial, res­pec­ti­va­men­te, se go­bier­ne y ad­mi­nis­tre por ac­ción pla­ni­fi­ca­da.

La­men­ta­ble­men­te ello no es­tá su­ce­dien­do, no por cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les, de aque­llas que se­gún la Ley 80 de 1093 da­rían lu­gar a una de­cla­ra­to­ria de ur­gen­cia ma­ni­fies­ta, sino sim­ple­men­te por­que en me­dio de una im­per­do­na­ble im­pro­vi­sa­ción y mo­vi­das por co­yun­tu­ra­les in­tere­ses po­lí­ti­cos, las au­to­ri­da­des es­tán en­tran­do en la in­con­ve­nien­te y pe­li­gro­sa cos­tum­bre de go­ber­nar y ad­mi­nis­trar por reac­ción.

Los ca­sos se re­pi­ten, el fis­co se re­cien­te y la cre­di­bi­li­dad en la cla­se di­ri­gen­te se de­bi­li­ta. Pri­me­ro, los ca­mio­ne­ros; lue­go, im­por­tan­tes sec­to­res del ser­vi­cio pú­bli­co, in­clu­yen­do los em­plea­dos de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia; los ha­bi­tan­tes del puer­to de Bue­na­ven­tu­ra y los del Cho­có, así co­mo los maes­tros, por no men­cio­nar sino al­gu­nos.

En to­dos es­tos ca­sos, co­mo con­se­cuen­cia de pro­tes­tas de he­cho, jus­tas o no, el Go­bierno, en un ges­to de reac­ción e im­pro­vi­sa­ción, ter­mi­na sus­cri­bien­do ac­tas de co mpro­mi­so con con­ce­sio­nes que pu­die­ron ha­ber­se acor­da­do den­tro de un plan de ad­mi­nis­tra­ción y de­sa­rro­llo, sin al­te­rar el or­den eco­nó­mi­co y so­cial.Es gra­ve pa­ra una so­cie­dad que via­ja ha­cia una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca, que el Es­ta­do “es­ti­mu­le” si­tua­cio­nes de he­cho, pa­ra sus­cri­bir acuer­dos con ba­se en de­ci­sio­nes co­yun­tu­ra­les de reac­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.