RE­LA­CIO­NES PERTURBADAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HENRY ME­DI­NA me­di­na.henry@gmail.com

La se­ma­na pa­sa­da, el mar­tes 13, los miem­bros de La Paz Que­ri­da tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con John Al­der­di­ce, fi­gu­ra cla­ve en el pro­ce­so de paz en Ir­lan­da, fir­ma­do ha­ce ca­si vein­te años, y fun­da­dor del Cen­tro pa­ra la Re­so­lu­ción de Con­flic­tos In­tra­ta­bles, de Ox­ford. Mis opi­nio­nes es­tán in­fluen­cia­das por tal conversación y por el am­plio co­no­ci­mien­to que él tie­ne de la si­tua­ción de nues­tro país y sus di­fi­cul­ta­des ac­tua­les.

Acep­ta­mos que los con­flic­tos na­cen y se desa­rro­llan por fi­su­ras en las re­la­cio­nes en­tre gru­pos de per­so­nas. Cuan­do re­sul­tan es­truc­tu­ras so­cio­eco­nó­mi- cas inade­cua­das, son con­se­cuen­cia de re­la­cio­nes perturbadas.

Cuan­do ha­bla­mos de las re­la­cio­nes his­tó­ri­cas en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res, y que unos con­ta­ban con el con­trol he­ge­mó­ni­co fren­te a los otros que sen­tían no te­ner op­cio­nes cons­truc­ti­vas, co­men­za­mos a en­ten­der el pre­sen­te. Cuan­do pen­sa­mos en las re­la­cio­nes con los in­dí­ge­nas y los afro­des­cen­dien­tes; cuan­do ana­li­za­mos las re­la­cio­nes en­tre quie­nes tie­nen el con­trol de la pro­pie­dad ru­ral y aque­llos que es­tán la­bo­ran­do en el cam­po sin nin­gu­na opor­tu­ni­dad di­fe­ren­te que los in­cen­ti­ve; cuan­do en­ten­de­mos las vi­sio­nes a ve­ces an­ta­gó­ni­cas en­tre lo ru­ral y lo ur­bano.

Si aque­llos que tie­nen el po­der y el di­ne­ro per­ci­ben el pro­ce­so de paz co­mo al­go que les dis­mi­nu­ye su po­si­ción pre­va­len­te sin otor­gar­les be­ne­fi­cios, y pro­po­nen so­lu­cio­nes de fuer­za sin re­sol­ver los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les ya co­men­ta­dos, pue­den de­cir­les a sus hi­jos que se pre­pa­ren pa­ra ser se­cues­tra­dos o ase­si­na­dos, pues si no cam­bian las cir­cuns­tan­cias de ori­gen, los efec­tos se­rán los mis­mos con los que hoy con­vi­vi­mos.

La solución exi­ge cam­bios en la es­tra­te­gia y en­ten­der que los se­res hu­ma­nos nor­ma­les no arries­gan su vi­da por lo que pien­san, sino por lo que sien­ten, y la in­jus­ti­cia es un sen­ti­mien­to. Ne­ce­si­ta­mos un nue­vo len­gua­je, una nue­va na­rra­ti­va, una con- ver­sa­ción pú­bli­ca sin odios.

Ne­ce­si­ta­mos un li­de­raz­go no con­flic­ti­vo sino ge­ne­ra­ti­vo. No po­de­mos pen­sar en qui­tar­les a los que tie­nen pa­ra dar­les a los que no, sino en es­ta­ble­cer re­la­cio­nes más equi­ta­ti­vas don­de to­dos ga­nen. No de­be­mos pen­sar en una Fuer­za Pú­bli­ca que sa­tis­fa­ga las ne­ce­si­da­des de los bue­nos y ate­mo­ri­ce a los ma­los, sino en una Fuer­za Pú­bli­ca que pro­te­ja los de­re­chos hu­ma­nos de to­dos.

De­be­mos cons­truir nue­vas creen­cias. De­be­mos exi­gir la vo­lun­tad po­lí­ti­ca ne­ce­sa­ria pa­ra cons­truir la paz. De­be­mos cam­biar mie­dos y te­mo­res por la es­pe­ran­za de una vi­da con ma­yor dig­ni­dad hu­ma­na, y una éti­ca fun­da­men­ta­da en va­lo­res.

Nos acer­ca­mos al dilema en­tre res­pal­dar el pro­ce­so, con el ries­go de trai­cio­nar el pa­sa­do y las con­vic­cio­nes in­cu­ba­das du­ran­te dé­ca­das, u opo­ner­se a él y trai­cio­nar a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras que me­re­cen una vi­da con ma­yor dig­ni­dad y sin gue­rra. He ahí el pro­ble­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.