La voz po­lí­ti­ca de los per­so­na­jes pú­bli­cos

¿Ar­tis­tas, de­por­tis­tas y ce­le­bri­da­des de­ben te­ner una po­si­ción po­lí­ti­ca o de­jar que su obra ha­ble por ellos? ¿Ca­llar tam­bién es una al­ter­na­ti­va?

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por CLAU­DIA ARAN­GO HOL­GUÍN

En el mo­men­to en el que Mi­guel Bo­sé, en la Con­fe­ren­cia de Mú­si­ca La­ti­na de Bill­board 2017, a fi­na­les de abril, ex­pre­só su voz de des­con­ten­to so­bre la si­tua­ción en Venezuela, sus­ci­tó aplau­sos en­tre los asis­ten­tes. Bo­sé de­tu­vo su dis­cur­so pa­ra per­sis­tir en su idea: “La de­sidia de los es­ta­dos y los go­bier­nos an­te el pro­ble­ma de Venezuela es ya im­per­do­na­ble”, di­jo, pa­ra am­pliar su po­si­ción y ma­ni­fes­tar su fu­ria con­tra “los go­ber­nan­tes por trai­cio­nar­nos, y con los ciudadanos por su pa­si­vi­dad”.

Co­mo el ar­tis­ta es­pa­ñol son mu­chos otros quie­nes abier­ta­men­te sien­tan po­si­cio­nes po­lí­ti­cas. Otros más con su ac­ti­vis­mo en­vían men­sa­jes trans­ver­sa­les a la di­ri­gen­cia en sus res­pec­ti­vos paí­ses e in­clu­so en el mun­do. Tal es el ca­so de Leo­nar­do DiCa­prio y Em­ma Wat­son, quie­nes lu­chan por el me­dio am­bien­te y los de­re­chos de las mu­je­res, res­pec­ti­va­men­te. Al­gu­nos pre­fie­ren no ha­blar, pe­ro con su arte di­cen más que con las pa­la­bras. Va­rios nun­ca se pro­nun­cian.

An­drés Ce­pe­da pien­sa que los ar­tis­tas, co­mo cual­quier ciu­da­dano, tie­nen el de­re­cho tan­to de ma­ni­fes­tar­se co­mo de no ha­cer­lo, “y el de­ber de ma­ni­fes­tar­se cuan­do es al­go que real­men­te le im­por­ta”.

¿Tie­nen los ar­tis­tas y de­por­tis­tas, co­mo ac­to­res pú­bli­cos, una fun­ción po­lí­ti­ca?

De­re­cho a la li­bre ex­pre­sión

Más allá de la cri­sis me­diá­ti­ca que pro­vo­có Nai­ro Quin­ta­na con sus las de­cla­ra­cio­nes so­bre la di­ri­gen­cia de la Fe­de­ra­ción Co­lom­bia­na de Ciclismo y la opinión que, en pri­va­do, dio Ma­ria­na Pa­jón y que se fil­tró ge­ne­ran­do gran al­bo­ro­to en el país, Juan Car­los Gó­mez, in­ves- ti­ga­dor y pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de la Uni­ver­si­dad de la Sa­ba­na pien­sa que son ellos quie­nes más co­no­cen lo que pa­sa en su sec­tor, en es­te ca­so el ciclismo. “La ma­yo­ría es­tán muy li­mi­ta­dos pa­ra ha­blar del te­ma por las mis­mas or­ga­ni­za­cio­nes de­por­ti­vas, pe­ro si ellos no tie­nen esas li­mi­tan­tes, tie­nen to­do el de­re­cho a opi­nar”.

Al ana­li­zar la reac­ción que ge­ne­ró lo di­cho por Nai­ro Quin­ta­na, el es­cri­tor Ricardo Sil­va Ro­me­ro cree que en el país to­da­vía hay mu­cha re­sis­ten­cia.

“Hay una mez­cla de ‘us­ted de­dí­que­se a lo su­yo y cui­da­do con lo que di­ce’, y de los po­lí­ti­cos que quie­ren ser due­ños de su asun­to co­mo si su asun­to no tu­vie­ra que ver con uno”. Él mis­mo co­mo es­cri­tor ha sen­ti­do esa reac­ción cuan­do ha­bla de po­lí­ti­ca, “apa­re­ce al­guien quien di­ce que no de­bo opi­nar sino es­cri­bir mis his­to­rias”.

Jor­ge Iván Bonilla Vé­lez, ma­gís­ter en Co­mu­ni­ca­ción y do­cen­te del De­par­ta­men­to de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de la Uni­ver­si­dad Eafit, con­si­de­ra que los per­so­na­jes pú­bli­cos tie­nen to­do el de­re­cho a pro­nun­ciar­se so­bre asun­tos que co­no­cen, “en un país tan cla­sis­ta y tan ex­clu­yen­te co­mo Colombia, pa­re­cie­ra que esas vo­ces se pu­die­ran pro­nun­ciar de to­do me­nos de po­lí­ti­ca por­que se pien­sa que es so­lo pa­ra in­te­lec­tua­les y ana­lis­tas, ellos tie­nen to­do el de­re­cho, co­mo ciudadanos que son, a pro­nun­ciar­se”.

En­tre opi­nar y apor­tar

Paulo Cé­sar Villar, re­pre­sen­tan­te de los de­por­tis­tas an­te el Co­mi­té Olím­pi­co Co­lom­biano aña­dió a la dis­cu­sión el he­cho de que cuan­do un de­por­tis­ta o un ar­tis­ta pide un cam­bio, apar- te de la cri­ti­ca cons­truc­ti­va, de­be­ría pro­po­ner una so­lu­ción, “o te­ner una su­ge­ren­cia en la ma­ne­ra en que las co­sas pue­dan ser me­jo­res. Uno apar­te de opi­nar so­bre la ges­tión de al­guien de­be­ría pro­po­ner”, pe­ro aña­dió ade­más que la opor­tu­ni­dad que tie­nen, por ejem­plo los de­por­tis­tas, de ex­pre­sar sus ideas, ga­ran­ti­za que las per­so­nas en ge­ne­ral pue­dan ha­cer­lo.

Aho­ra bien, de­be ha­ber cla­ri­dad en qué quie­ren de­cir, pa­ra que en­tren en de­ba­tes in­ne­ce­sa­rios. Pao­la Es­pa­ña, re­la­cio­nis­ta pú­bli­ca de ar­tis­tas co­mo Car­los Vi­ves, Maluma, Choc­quib­town y Adria­na Lu­cía, so­pe­só el he­cho de que los per­so­na­jes pú­bli­cos de­ben ha­blar, siem­pre y cuan­do ten­gan cla­ras sus opi­nio­nes y las con­se­cuen­cias de las mis­mas. “Si un per­so­na­je no tie­ne una po­si­ción po­lí­ti­ca cla­ra que pue­da de­fen­der con ar­gu­men­tos reales, no de­be sa­lir a dar de­cla­ra­cio­nes. Si al con­tra­rio, su lí­nea so­cial y po­lí­ti­ca es cla­ra y tie­ne có­mo de­fen­der lo que pien­sa, sen­ci­lla­men­te que lo di­ga. Igual por ser per­so­na­jes pú­bli­cos es­ta­rán ex­pues­tos siem­pre. Por lo ma­lo o lo bueno. Así opi­nen o no”.

Mi­guel Bo­sé en sus de­cla­ra­cio­nes pre­ci­só que el ar­tis­ta es an­te to­do ciu­da­dano y es un de­ber ex­po­ner su opinión al ser re­fe­ren­tes pa­ra el pú­bli­co, “no es ir di­cien­do co­sas por de­cir, sí cuan­do tie­ne que ser muy pun­tual. El pú­bli­co, ad­mi­ran­do a al­guien de re­pen­te des­cu­bre una cau­sa, pa­ra eso es im­por­tan­te el ar­tis­ta, pe­ro el ciu­da­dano que es­tá de­trás del per­so­na­je pú­bli­co, más”.

An­drés Ce­pe­da es más se­lec­ti­vo y con­si­de­ra que tam­po­co hay que ha­blar de ca­da co­sa. “A ve­ces los ar­tis­tas te­ne­mos la ten­den­cia de opi­nar de­ma­sia­do y me­ter­nos en to­do, y creo que eso no es tan bueno. Uno de­be ha­cer­lo so­lo en las si­tua­cio­nes que le to­can, le afec­tan y lo mo­ti­van”.

Cuan­do el arte se ex­pre­sa

No to­do pa­sa por las pa­la­bras. Los ar­tis­tas pue­den ser po­lí­ti­cos en sí mis­mos sin sa­lir a pro­nun­ciar­se pú­bli­ca­men­te. Sin de­cir ni una le­tra, y la crí­ti­ca pue­de ser fuer­te y ge­ne­rar po­lé­mi­ca o te­mas me­diá­ti­cos.

El jo­ven ar­tis­ta an­tio­que­ño Aní­bal Va­lle­jo pre­ci­só que en el mun­do de la pin­tu­ra, la es­cul­tu­ra y el arte con­cep­tual hay cien­tos de ma­ni­fes­ta­cio­nes so­bre po­lí­ti­ca y que aun­que no to­dos los ar­tis­tas lo ha­cen bien, sí hay mu­chos co­mo Do­ris Sal­ce­do quie­nes lo­gran su ob­je­ti­vo de una ma­ne­ra so­ber­bia. “Es la ar­tis­ta que ha asu­mi­do el arte po­lí­ti­co de una ma­ne­ra muy pro­fun­da, muy se­ria. Bas­ta re­cor­dar su obra Shib­bo­leth en Lon­dres (la grie­ta con la que se pro­nun­cia­ba con­tra las di­fe­ren­cias y so­bre los in­mi­gran­tes). No es fá­cil ha­blar de po­lí­ti­ca a tra­vés del arte, es al­go que de­be to­mar­se de ma­ne­ra muy se­ria, no es to­car los te­mas de mo­da, es te­ner una pos­tu­ra. Otro buen ejem­plo es Dé­bo­ra Aran­go”.

La más re­cien­te obra de Sal­ce­do fue un ac­to sim­bó­li­co y

co­lec­ti­vo por la paz,

Su­man­do au­sen­cias. Ella lo lla­mó ac­ción de due­lo pa­ra un mo­men­to crí­ti­co, y se cons­tru­yó en­tre mu­chas per­so­nas que te­jie­ron 7.000 me­tros de te­la blan­ca en los que ha­bía es­cri­tos, con ce­ni­za, 1.900 nom­bres de víc­ti­mas: se­cues­tra­dos, des­apa­re­ci­dos, fal­sos po­si­ti­vos, ase­si­na­dos. Fue des­pués del no al ple­bis­ci­to por la paz. El mo­ti­vo era la tris­te­za de la ar­tis­ta por lo que pa­sa en es­te país. La in­ter­ven­ción ocu­rrió en la Pla­za Bolívar, de Bogotá. La ar­tis­ta no di­jo na­da más que la obra. Des­pués no que­dó na­da más que el re­cuer­do.

El es­cri­tor Pa­blo Mon­to­ya pien­sa, des­de su cam­po, que en la li­te­ra­tu­ra, los es­cri­to­res han ori­gi­na­do cam­bios po­si­ti­vos sen­tan­do su po­si­ción po­lí­ti­ca so­bre de­ter­mi­na­dos te­mas. Ci­ta a Víc­tor Hu­go y su fé­rreo re­cha­zo so­bre la pe­na de muer­te, “gra­cias a él y a otros in­te­lec­tua­les, en mu­chos paí­ses fue abo­li­da”.

Él, co­mo es­cri­tor, pien­sa que es muy va­lio­so pro­nun­ciar­se, bien sea con los li­bros, es de­cir con la obra, o con ma­ni­fies­tos co­mo los que él mis­mo ha cons­trui­do pa­ra cri­ti­car el te­ma am­bien­tal en Me­de­llín, “es im­por­tan­te ha­cer­lo, mu­chas ve­ces es­to tie­ne un efec­to muy fa­vo­ra­ble en la opinión pú­bli­ca”. El di­rec­tor de ci­ne Jo­sé Luis

Ru­ge­les re­fle­xio­na so­bre el he- cho de que to­dos en su arte se ma­ni­fies­ten de la ma­ne­ra en que con­si­de­ren apro­pia­da. “Yo soy par­ti­da­rio de que ca­da cual se ex­pre­se co­mo pue­da, si ha­ce un cua­dro, si abre los mi­cró­fo­nos, co­mo sea, que lo ha­ga, pe­ro hay gen­te en el arte a la que no le in­tere­sa y tam­bién es res­pe­ta­ble, si no quie­ren opi­nar, no es pa­ra la­pi­dar­los tam­po­co”. Pa­ra Sil­va Ro­me­ro es im­pen­sa­ble no opi­nar, pe­ro no le pa­re­ce có­mo­do exi­gir­le a un per­so­na­je pú­bli­co que to­me una pos­tu­ra po­lí­ti­ca. Ca­llar tam­bién es su de­re­cho. Per­so­na­li­da­des pi­lo­to El pro­fe­sor Gó­mez ex­pli­ca que se da el ca­so de quie­nes par­ti­ci­pan con sus opi­nio­nes en lo pú­bli­co, pe­ro que ac­túan des­de la pers­pec­ti­va o in­flu­jo de in­tere­ses po­lí­ti­cos que los ma­ni­pu­lan. “En co­mu­ni­ca­ción elec­to­ral es­tá es­ta fi­gu­ra de per­so­na­li­da­des pi­lo­tos, muy que­ri­dos por la gen­te y que son usa­dos co­mo se­ñue­los por es­tra­te­gas pa­ra ge­ne­rar opinión a fa­vor de un can­di­da­to po­lí­ti­co. No es que no ten­gan de­re­cho, lo tie­nen, si lo ha­cen a cons­cien­cia, lo que no es­tá bien es que los es­tra­te­gas ma­ni­pu­len a esos per­so­na­jes que­ri­dos pa­ra in­cli­nar ba­lan­zas. Que lo ha­cen lo ha­cen y ahí en­tra­mos a un cues­tio­na­mien­to éti­co”.

Es un te­ma di­fí­cil por­que es­tos per­so­na­jes pú­bli­cos, no po­lí­ti­cos, son se­gui­dos por mu­chas per­so­nas, y se con­vier­ten en in­fluen­cia­do­res y eso es lo que bus­can los es­tra­te­gas po­lí­ti­cos. “Es­to res­pon­de a la ter­ce­ra voz de un le­gi­ti­ma­dor. Los po­lí­ti­cos bus­can esas alian­zas pa­ra que el ar­tis­ta o de­por­tis­ta, por ejem­plo, se con­vier­ta en un spon­sor, al­go así co­mo un pa­tro­ci­na­dor”, ase­gu­ra Car­los An­drés Arias, do­cen­te de la maes­tría en Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad

Ex­ter­na­do de Colombia.

En los úl­ti­mos años es­ta es­tra­te­gia ha fra­ca­sa­do. Cien­tos de ac­to­res y mú­si­cos en Es­ta­dos Uni­dos se unie­ron a Hi­llary Clin­ton con el fin de de­rro­tar a Do

nald Trump y no lo lo­gra­ron. En otros ca­sos son los mis­mos ar­tis­tas o de­por­tis­tas que di­cen no an­te las pro­pues­tas de los po­lí­ti­cos, “la ma­yo­ría se nie­ga por un te­ma co­mer­cial por­que pue­de afec­tar su po­pu­la­ri­dad o au­dien­cia, pe­ro tam­bién por­que tie­nen una ideo­lo­gía po­lí­ti­ca di­fe­ren­te a quien les pro­po­ne es­ta alian­za”, con­clu­ye Arias. Del arte a la po­lí­ti­ca

Una in­mer­sión en las pro­fun­di­da­des del go­bierno han te­ni­do al­gu­nos ar­tis­tas y de­por­tis­tas, quie­nes se han lan­za­do di­rec­ta­men­te al rue­do po­lí­ti­co. “Se les di­ce out­si­ders y son per­so­na­jes que no ha­cen par­te de es­ta tra­di­ción y en­tran a la po­lí­ti­ca pa­ra tra­tar, se­gún ellos, de cam­biar y me­jo­rar las co­sas. Fut­bo­lis­tas que han que­ri­do ser se­na­do­res, ac­to­res que se lan­zan a go­ber­na­cio­nes. Ellos, aun­que con muy bue­na in­ten­ción, lle­gan a un cam­po tan des­co­no­ci­do que su pa­pel se vuel­ve lán­gui­do, por­que no tie­nen idea del te­ma y les va muy mal. Hay ex­cep­cio­nes, pe­ro en ge­ne­ral no les va bien”, di­ce el pro­fe­sor Juan Car­los Gó­mez.

Sil­va Ro­me­ro cree que un per­so­na­je pú­bli­co no tie­ne que vol­ver­se po­lí­ti­co pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca, “es co­mo una tra­di­ción, la so­cie­dad acla­ma a quien ha­ce bien su tra­ba­jo y le pide que se lan­cen a la pre­si­den­cia, por ejem­plo. Var­gas Llo­sa es­tu­vo a pun­to de lle­gar a ser pre­si­den­te de Pe­rú. La gen­te ne­ce­si­ta a al­guien que sal­ve la si­tua­ción sim­ple­men­te por­que ha­ce bien su tra­ba­jo”. Cree Sil­va que en es­tos ca­sos y en especial en Colombia no exis­te el pri­mer ar­tis­ta o de­por­tis­ta en po­lí­ti­ca cu­ya fun­ción ha­ya si­do de­ter­mi­nan­te. Ac­ti­vis­mo, otra for­ma No to­do son he­chos po­lí­ti­cos. El ac­ti­vis­mo y el lu­char por una cau­sa so­cial o am­bien­tal tam­bién es im­por­tan­te, y al­go que ha­cen los ar­tis­tas: des­de su po­der po­pu­lar de­fien­den he­chos con los que creen pue­den lo­grar o cam­biar al­go, o se su­man a la­bo­res so­cia­les a tra­vés de fun­da­cio­nes que li­de­ran o apo­yan con sus re­cur­sos.

Re­né Pé­rez Jo­glar, co­no­ci­do co­mo Re­si­den­te en la agru­pa­ción Ca­lle 13, re­ci­bió el No­bel

Sum­mit Pea­ce Award en Bar­ce­lo­na en 2015. Es­te se en­tre­ga a aque­llas ce­le­bri­da­des que son ac­ti­vis­tas y ele­van con­cien­cia en las pro­ble­má­ti­cas so­cia­les. En su dis­cur­so afir­mó que su la­bor es so­lo un grano de are­na pa­ra que la paz pue­da ca­mi­nar tran­qui­la por la ca­lle, “esa lu­cha so­cial en la que se arries­ga to­do con la idea de que exis­tan más men­sa­je­ros, co­mu­ni­ca­do­res y em­ba­ja­do­res de la paz”.

Y aun­que Re­né es con­tes­ta­ta­rio y com­ba­ti­vo en la bús­que­da de un mun­do me­jor y sus opi­nio­nes son fren­te­ras, hay otros más me­su­ra­dos que po­nen su nom­bre y su fa­ma en pro de al­gu­na cau­sa, co­mo Sha­ki­ra, Jua­nes, Ma­ná, Lady Ga­ga, Bono de U2, Marc Ant­hony y Juan Luis Gue­rra.

En ge­ne­ral los ciudadanos de­ben par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca no so­lo a tra­vés del vo­to, “tam­bién en la de­li­be­ra­ción pú­bli­ca y en ex­pre­sar lo que se pien­sa y ahí se in­clu­yen ar­tis­tas, de­por­tis­tas, pe­rio­dis­tas, es­cri­to­res, es en ge­ne­ral un de­ber de los ciudadanos”, con­clu­ye Gó­mez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.