En las ofi­ci­nas de Goo­gle sí hay to­bo­ga­nes y la co­mi­da es gra­tis

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JONATHAN MON­TO­YA GAR­CÍA SSTOCK

An­drés Me­jía Po­sa­da es un pai­sa que tra­ba­ja con una de las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas más im­por­tan­tes del mun­do. Es­tá en la se­de prin­ci­pal, en Ca­li­for­nia.

Di­ce que es­tá gor­do de co­mer tan­to, aun­que no pa­re­ce. Tie­ne a su dis­po­si­ción pa­sa­bo­cas to­do el día y res­tau­ran­tes pa­ra desa­yu­nar, al­mor­zar y ce­nar. Cuan­do los visita lle­ga en bi­ci­cle­ta, pues pue­den es­tar en edi­fi­cios di­fe­ren­tes al su­yo, des­pués de ver el me­nú y es­co­ger qué va a co­mer. Sa­le, ma­ne­ja has­ta el lu­gar que pre­fie­re. An­drés Me­jía Po­sa­da es in­ge­nie­ro de sis­te­mas, tie­ne 28 años y tra­ba­ja en Goo­gle. Es­to nos contó so­bre su ex­pe­rien­cia.

¿Có­mo lle­gó a Goo­gle?

“Fue en 2013, cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar en la ofi­ci­na de Be­lo Ho­ri­zon­te. Te­nía un ami­go Co­lom­biano que co­no­cí en la Uni­ver­si­dad de los An­des, en Bogotá. Cuan­do él se gra­duó em­pe­zó a tra­ba­jar en Goo­gle y me ofre­ció en­viar mi ho­ja de vi­da. Al co­mien­zo le di­je que no creía que po­día pa­sar, que Goo­gle era pa­ra ge­nios, pe­ro me mo­ti­vó a in­ten­tar­lo. Des­pués de man­dar la ho­ja de vi­da me lla­ma­ron”.

¿Y có­mo es una ho­ja de vi­da di­ri­gi­da a Goo­gle?

“La ver­dad so­lo man­dé una ho­ja de vi­da de­cen­te, bo­ni­ta y que tu­vie­ra to­da mi in­for­ma­ción: qué es­tu­dié, mi ex­pe­rien­cia la­bo­ral, e in­cluí to­dos los pro­yec­tos que hi­ce ex­tra­cu­rri­cu­la­res, co­mo par­ti­ci­par en ma­ra­to­nes de pro­gra­ma­ción. Creo que esas co­sas las va­lo­ran mu­cho, por­que eso di­ce que eres una per­so­na que va más allá de lo que en­se­ñan en cla­se”.

¿Y có­mo fue el pro­ce­so?

“Pri­me­ro en­tre­vis­tas te­le­fó­ni­cas, to­das muy téc­ni­cas y no me pa­re­cie­ron di­fí­ci­les. Mi in­ten­ción era per­te­ne­cer a la ofi­ci­na de Nue­va York, por­que cuan­do uno apli­ca le pre­gun­tan por el lu­gar que pre­fe­ri­ría. Des­pués me di­je­ron si po­día ir a Nue­va York a una en­tre­vis­ta per­so­nal, pe­ro yo no te­nía vi­sa pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, en­ton­ces me ofre­cie­ron Brasil. Es­tu­ve allá y me gus­tó la ofi­ci­na. Me hi­cie­ron unas seis en­tre­vis­tas se­gui­das, fue un po­co es­tre­san­te, aun­que so­lo al co­mien­zo. Las pre­gun­tas eran muy téc­ni­cas y en­fo­ca­das en re­sol­ver pro­ble­mas.

Dos se­ma­nas des­pués me lla­ma­ron pa­ra de­cir­me que ha­bía pa­sa­do: “¿ Acep­ta?.. y yo di­je: ¡sí cla­ro!...”.

Em­pe­cé en la ofi­ci­na de Be­lo Ho­ri­zon­te, don­de es­tu­ve dos años y me­dio has­ta

que pe­dí una trans­fe­ren­cia a Ca­li­for­nia”.

¿Y qué es lo más sor­pren­den­te del lu­gar don­de us­ted tra­ba­ja?

“Acá hay de to­do, cho­co­la­tes, pos­tres, pa­sa­bo­cas. Las ofi­ci­nas son muy bo­ni­tas, muy com­ple­tas, hay gim­na­sios, can­chas de tenis. En mi edi­fi­cio no hay to­bo­ga­nes, pe­ro en otros sí, tam­bién al­gu­nos tie­nen pis­tas pa­ra ju­gar bo­los”.

¿Cuál cree que es la di­fe­ren­cia con los lu­ga­res de tra­ba­jo tra­di­cio­na­les?

“Que el tra­ba­jo se ha­ce bien sin im­por­tar la ho­ra de en­tra­da o de sa­li­da. Las per­so­nas tie­nen un ho­ra­rio de con­cen­tra­ción di­fe­ren­te. Goo­gle da mu­cha li-

ber­tad pa­ra que ca­da uno en­cuen­tre su me­jor ho­ra y lu­gar pa­ra tra­ba­jar. Yo tra­ba­jo de lu­nes a vier­nes, voy al gim­na­sio en la ma­ña­na, más o me­nos a las 8:30, y a las 9:30 co­mien­zo a tra­ba­jar. Cuan­do ten­go mu­chas obli­ga­cio­nes me que­do has­ta las 7:00 de la no­che”.

¿Cuá­les son sus fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas?

“In­ge­nie­ro de soft­wa­re. Me en­car­go del desa­rro­llo de apli­ca­cio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra ge­ne­ral”.

¿Cuál es su pro­duc­to pre­fe­ri­do de Goo­gle?

“YouTu­be. Me en­can­ta. Uso ca­si to­dos los pro­duc­tos ca­da día. Sus he­rra­mien­tas se vol­vie­ron im­pres­cin­di­bles en la vi­da mo­der­na. Si quie­res re­no­var tu li­cen­cia de con­duc­ción, lo bus­cas en Goo­gle, si quie­res re­co­men­da­cio­nes pa­ra via­jar, lo bus­cas en Goo­gle, pe­ro YouTu­be pa­ra mí es el me­jor, cam­bió el eco­sis­te­ma de en­tre­te­ni­mien­to, que era con­tro­la­do por gran­des com­pa­ñías. Con YouTu­be se trans­for­ma­ron las re­glas del jue­go”.

¿Có­mo sien­te que pro­fe­sio­nal­men­te lo ha cam­bia­do tra­ba­jar en Goo­gle?

“La lec­ción más im­por­tan­te es que ca­da per­so­na que es­tá acá lo ha lo­gra­do con mu­cha de­di­ca­ción y per­se­ve­ran­cia. Son per­so­nas co­mún y co­rrien­tes, so­lo que se han es­for­za­do mu­cho. Me ha cam­bia­do la ac­ti­tud fren­te al es­fuer­zo. La gen­te es­tá muy mo­ti­va­da en su tra­ba­jo, con ac­ti­tud de que­rer ha­cer y cons­truir co­sas, sien­to que en Colombia la gen­te es­tá más des­mo­ti­va­da”.

¿Goo­gle es esa com­pa­ñía de en­sue­ño don­de to­dos quie­ren tra­ba­jar?

“Es una de ellas. Es una em­pre­sa más en Si­lli­con Va­lley, acá hay mu­chas con los be­ne­fi­cios de ho­ra­rios y ali­men­ta­ción, por ejem­plo Fa­ce­book, Uber y Twit­ter. Es una ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca, en ge­ne­ral. ¡Pe­ro cla­ro! hay gen­te de to­do el mun­do que quie­re tra­ba­jar acá”

FOTOS

Las bi­ci­cle­tas son par­te de lo que más le gus­ta a An­drés Me­jía de tra­ba­jar en Goo­gle, las usa dia­ria­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.