La ado­ra­ble le­ve­dad del ser

El Colombiano - - TENDENCIAS -

En me­dio de la ato­si­gan­te car­te­le­ra de va­ca­cio­nes, en la que la gran ma­yo­ría de tí­tu­los que la com­po­nen pa­re­cen pen­sa­dos pa­ra gen­te me­nor de 20 años o pa­ra per­so­nas con des­or­den de aten­ción, es una al­ter­na­ti­va re­fres­can­te con­tar con una pe­lí­cu­la co­mo Pa­rís pue­de es­pe­rar, pa­ra la que no que­da­ría fue­ra de lu­gar col­gar a la en­tra­da un le­tre­ro que di­ga: “Ado­les­cen­tes, abs­te­ner­se”. Y no es­ta­ría fue­ra de lu­gar por­que la pri­me­ra cin­ta ar­gu­men­tal de

Elea­nor Cop­po­la, es­tre­na­da el año pa­sa­do en el Fes­ti­val de Ci­ne de To­ron­to, es cual­quier co­sa me­nos una pe­lí­cu­la es­cri­ta pa­ra un es­pec­ta­dor jo­ven. Sus pro­ta­go­nis­tas son ma­yo­res de cin­cuen­ta años y sus te­mas son ideas pro­pias de la ma­du­rez, co­mo el has­tío del ma­tri­mo­nio, la cer­te­za de ser o no fe­liz, y la for­tu­na de es­tar vi­vos y apro­ve­char lo que el mun­do nos re­ga­la. La pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria, An­ne, que es­ta­ba en Can­nes acom­pa­ñan­do a su es­po­so, Mi­chael, un re­co­no­ci­do pro­duc­tor de ci­ne, de­ci­de no acom­pa­ñar­lo a su si­guien­te pa­ra­da de tra­ba­jo y acep­tar ir por tie­rra a Pa­rís, via­jan­do en el ca­rro que ma­ne­ja Jac­ques, un vie­jo com­pa­ñe­ro de ne­go­cios de su ma­ri­do. Ape­nas ini­cia­do el re­co­rri­do, nos da­mos cuen­ta de que el via­je du­ra­rá mu­cho más de lo pre­vis­to pues Jac­ques, sin ocul­tar en nin­gún mo­men­to su ad­mi­ra­ción por An­ne (la siem­pre her­mo­sa Dia­ne La­ne), quie­re mos­trar­le to­do lo be­llo que hay en el ca­mino, ya sea el res­tau­ran­te más exclusivo de un pue­bli­to, un pa­ra­je per­fec­to pa­ra un pic­nic o un acue­duc­to ro­mano de más de dos mil años de an­ti­güe­dad. En al­gún mo­men­to per­ci­bi­mos que to­do aque­llo no es ca­sual y hay una cla­ra in­ten­ción de con­quis­ta. Esa se­duc­ción su­til per­ma­nen­te y la acep­ta­ción si­len­cio­sa del flir­teo por par­te de An­ne, co­mo una for­ma de re­cor­dar­se que es­tá vi­va, es lo que ha­ce tan agra­da­ble la ex­pe­rien­cia de ver Pa­rís pue­de es­pe­rar. Es im­po­si­ble no pen­sar en su ca­rác­ter au­to­bio­grá­fi­co, pues Elea­nor, la guio­nis­ta y di­rec­to­ra, no ocul­ta que An­ne es su ál­ter ego. Ella tam­bién ha car­ga­do me­dia vi­da con la ta­rea de ser la es­po­sa de Fran­cis

Ford Cop­po­la, quien en al­gún mo­men­to fue uno de los hom­bres más po­de­ro­sos de Holly­wood. Co­mo Elea­nor, An­ne sa­be de te­ji­dos y ves­tua­rio (fue la es­pe­cia­li­za­ción de la di­rec­to­ra cuan­do era una jo­ven ar­tis­ta) y com­par­te tam­bién una tra­ge­dia fa­mi­liar re­ve­la­da en el úni­co mo­men­to do­lo­ro­so de es­ta his­to­ria que, a ries­go de pa­re­cer in­ge­nua, se de­can­ta por una vi­sión op­ti­mis­ta de la vi­da (otro re­fres­co en es­ta épo­ca en que el ci­ne de au­tor que no es cruel lu­ce sos­pe­cho­so) y se de­lei­ta con sus pla­ce­res sim­ples: los de­ta­lles de to­do ti­po de ob­je­tos que cap­ta An­ne con una cá­ma­ra di­gi­tal de afi­cio­na­da, los vi­nos fran­ce­ses de los que Jac­ques sa­be mu­chí­si­mo, el olor de las ro­sas y las dis­tin­tas va­ria­cio­nes del cho­co­la­te. Di­cho así, pa­re­ce­ría una pe­lí­cu­la em­pa­la­go­sa, pe­ro la ale­gre le­ve­dad de la his­to­ria y la ter­nu­ra con la que tra­ta la guio­nis­ta a sus per­so­na­jes, ha­cen de Pa­rís pue­de es­pe­rar to­do lo con­tra­rio. El equi­va­len­te ci­né­fi­lo a que­dar­se vien­do el atar­de­cer en bue­na com­pa­ñía.

FO­TO FO­TO­GRA­MA PE­LÍ­CU­LA

La cin­ta de la di­rec­to­ra Elea­nor Cop­po­la es­tá pro­ta­go­ni­za­da por Dia­ne La­ne, que in­ter­pre­ta a An­ne.

SA­MUEL CAS­TRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.