1 LOS LÍ­QUI­DOS DE TO­DO EL VEHÍCU­LO 2 LAS CO­RREAS PUE­DEN TRAER PRO­BLE­MAS 3 COM­PRO­BAR LA PRE­SIÓN DE LAS LLAN­TAS 4 EL ES­TA­DO DE LAS PLUMILLAS DEL PA­RA­BRI­SAS 5 LOS FRE­NOS SIEM­PRE HAY QUE REVISARLOS

Us­ted pue­de ha­cer­le una ins­pec­ción ru­ti­na­ria al au­to­mó­vil pa­ra co­no­cer su es­ta­do sin lle­var­lo al ta­ller.

El Colombiano - - TENDENCIAS MOTORES 3 4 1 5 2 - Por JUAN DAVID UMAÑA GA­LLE­GO

Exa­mi­ne su ca­rro co­mo un ex­per­to O tro puen­te fes­ti­vo pa­ra sa­lir a la fin­ca en el ca­rro o tal vez so­lo ir a co­mer con la fa­mi­lia al Orien­te an­tio­que­ño. Sea el plan que sea, no pa­se por al­to la re­vi­sión pre­ven­ti­va del vehícu­lo an­tes de via­jar, y si no al­can­zó a lle­var­lo al ta­ller, pue­de ha­cer­la des­de ca­sa. Us­ted mis­mo.

Por su­pues­to, no sig­ni­fi­ca aban­do­nar a los pro­fe­sio­na­les. Al con­tra­rio, la re­vi­sión pe­rió­di­ca en los ki­lo­me­tra­jes in­di­ca­dos por el fa­bri­can­te es al­go que no pue­de omi­tir y que le ayu­da­rá a que an­tes de sa­lir de pa­seo, pue­da con­fiar en su mi­ra­da y, sin ser un ex­per­to, exa­mi­nar el au­to y evi­tar mo­les­tias. El in­ge­nie­ro me­cá­ni­co Ricardo Vás­quez re­cuer­da que el due­ño del ca­rro pue­de evi­tar fa­llas con tan so­lo le­van­tar el ca­pó y mi­rar los ni­ve­les de los lí­qui­dos. “Agua, acei­te, fre­nos, di­rec­ción hi­dráu­li­ca y el agua del lim­pia­bri­sas son lí­qui­dos im­por­tan­tes. El fa­bri­can­te mues­tra cuál es el ni­vel in­di­ca­do y si al­guno de es­tos es­tá por de­ba­jo se pue­de so­lu­cio­nar lle­nán­do­los o iden­ti­fi­car una po­si­ble fa­lla ma­yor”, ex­pli­ca Ricardo. An­tes de sa­lir exa­mi­ne las co­rreas. Algunas de ellas son las del al­ter­na­dor, la de dis­tri­bu­ción o la que lle­va la bom­ba de di­rec­ción. Una ins­pec­ción vi­sual pue­de en­con­trar­le grie­tas o de­ta­lles des­hi­la­cha­dos. Si al­gu­na de ellas se rom­pe en el via­je, con­se­guir otra pue­de da­ñar­le el pa­seo. Mi­rar­las pa­ra no­tar al­gu­na ba­ji­ta de ai­re o to­car­las pa­ra en­con­trar­les pro­tu­be­ran­cias es una bue­na es­tra­te­gia. “Pue­den ha­ber­se gol­pea­do y te­ner al­gún de­fec­to pro­duc­to de ese gol­pe, lo que se ha­ce muy pe­li­gro­so si se via­ja con ve­lo­ci­dad por ca­rre­te­ra o hay al­ta tem­pe­ra­tu­ra”, in­di­ca el in­ge­nie­ro me­cá­ni­co. An­tes del via­je re­vi­se la pre­sión del ai­re con un ca­li­bra­dor o en una bom­ba. Ins­pec­cio­nar­las y ob­ser­var si es­tán gas­ta­das pues es­tas pue­den ra­yar el pa­ra­bri­sas. Cam­biar­las no ne­ce­si­ta de nin­gún me­cá­ni­co. No se con­fíe así los ha­yan re­vi­sa­do días an­tes en el ta­ller. An­tes de sa­lir de via­je pón­ga­los a prue­ba en via­jes cor­tos y ase­gú­re­se de su buen fun­cio­na­mien­to · ■ Exis­ten de­ta­lles del vehícu­lo que po­de­mos re­vi­sar sin lle­var­lo al ta­ller y an­tes de que sal­ga­mos de pa­seo o sim­ple­men­te va­ya­mos ha­cia el tra­ba­jo. Ha­cer­lo le evi­ta­rá do­lo­res de ca­be­za.

ILUS­TRA­CIÓN SSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.